Bat for Lashes canta a la novia trágica

142

Bat for Lashes, o más concretamente Natasha Khan, se refugia en el universo gótico para crear su cuarto disco de estudio: The Bride (Parlophone).

La multiinstrumentista londinense enlaza trece temas cargados de emoción romántica, con los que llega a elaborar una historia deslavazada corte a corte.

Sensible y profundo, el trabajo de la artista inglesa recuerda a algunos álbumes de Björk y de Kate Bush.

Bat for Lashes pensó en el argumento de The Bride
Bat for Lashes pensó en el argumento de “The Bride” a raíz de un corto grabado por Khan

Algo se enciende en el interior de los oyentes, cuando el vagabundeo afectivo de la garganta de Natasha Khan entona las dolorosas estrofas de I Do: el tema con el que da comienzo The Bride.

Un arpa rasga la metálica y cristalina voz de la capitalina, mientras en torno suyo empieza a elevarse un escenario de muerte y de recuerdos anhelados, donde las notas exhiben la vulnerabilidad anímica de una mujer golpeada por un drama irresoluble.

Especial y diferente son dos de los calificativos que han acompañado a la creadora de origen británico y pakistaní desde la edición de Fur and Gold (su ópera prima, presentada en 2006), y tales distinciones se hacen notablemente sólidas frente a las vaporosas pesadillas que describe la nueva obra de la vecina del Támesis.

Bat for Lashes tiene en curso una gira por Inglaterra
Bat for Lashes tiene en curso un Tour por Inglaterra

A cada giro de pentagrama, la presencia de la literatura gótica y del folk atemperado con el barroquismo orquestal hacen del compacto un relato de silencios y fantasmas, en el que Natasha ejerce de protagonista absoluta, tras envolver su naturaleza con el llanto amargo de la prometida a la que alude el título del disco.

Esta grabación es como una metáfora que me permite explorar el concepto del amor en general, algo que requiere igualmente algunas pinceladas de muerte“, asegura la artista.

BAT FOR LASHES Y LA REDENCIÓN DE LOS QUE SUFREN

Resulta extraño y alentador que, dentro del cosmos de los hits pegadizos e individualizados, alguien plantee un álbum como si fuera un cuento breve, en el que la coherencia argumental sirve para visitar diferentes estados de la depresión que se intuye a través de la música y las letras. Esto hace que The Bride destaque primero por el esfuerzo de Bat for Lashes para erigir un conjunto coherente, donde los tracks son las indisolubles piezas de un mecano ebrio de humanidad.

Bat for Lashes
Bat for Lashes suele actuar en recintos tan peculiares como iglesias

Con tal esquema, el oyente asiste en el acto inicial a la crónica de una muerte anunciada: la de Joe, un hombre que se prepara para asistir a su ansiada boda. La garganta de Khan alerta a las audiencias del destino que le depara al alegre personaje, quien perece en un accidente de coche mientras se dirigía a su casamiento. Estos hechos quedan sellados con la presencia del demoledor tema In God’s House.

Una herida abierta que mediatiza a la anónima prometida, quien se obsesiona con su peregrinaje por el dolor, a partir de la árida song Honeymooning Alone. En esta composición, la dama vestida de blanco narra cómo se embarca a una luna de miel en completa soledad, pellizcada únicamente por las sensaciones pretéritas.

Como si de un poema de Federico García Lorca se tratara, el guion sinfónico adquiere entonces un cúmulo de presagios entre el Más Allá y la deformada realidad. Y de tales paseos por el sinsentido de la vida surgen letras tan inspiradoras como las de Widow’s Peak e If I Knew.

No obstante, ese conocimiento de los dramas imposibles no hunde el panorama presentado por Bat for Lashes en el comprensible y absoluto tenebrismo; ya que, al final, el CD congela unos momentos de esperanza redentora, alentados por cortes como I Will Love Again, In Your Bed y Clouds.

Sorprendente en su lírica de luto y en el valeroso desarrollo de ésta, The Bride contribuye a sostener por la senda de la fantasía la interesante carrera de Natasha Khan: una fémina capaz de ser diseñadora de ropa deportiva, al mismo tiempo que establece puntos de conexión underground entre diferentes artes.

En esos viajes continuos, con destino a los paraísos cerrados a las dictaduras de la mercadotecnia, es donde la isleña extrae el singular molde con el que esculpe los surcos de sus tonadas: unas veces amargas, y otras aguerridas y estimulantes.

Bat for Lashes
Bat for Lashes ha trabajado con Neil Krug en el vídeo de “In God’s House”

Vídeo oficial de In God’s House, por Bat for Lashes

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language