The Avalanches excitan el verano

The Avalanches editan el segundo álbum de su carrera: un extenso disco de sonidos estivales y contagiosos, titulado Wildflower (Modular, Astralwerks, XL y EMI).

La banda australiana ha tardado dieciséis años en finalizar la continuación del célebre Since I Left You (2000).

Entre las mezclas expuestas hay incluso una sonora mención a la película Sonrisas y lágrimas.

The Avalanches enlazan 22 temas en los que transpira la psicodelia de los sesenta

The Avalanches enlazan 22 temas, en los que transpira la psicodelia de los sesenta

Hasta 1997, la electrónica elaborada en Oceanía era una completa desconocida fuera de sus fronteras marítimas.

Mientras las radiofórmulas de USA y del tapete europeo se plegaban ante el dominio exclusivista de estrellas de las antípodas como Kylie Minogue, INXS y Crowded House (por no mencionar a los eternos AC/DC y a los baladistas Air Supply); unos chicos procedentes de Melbourne se propusieron colarse entre las notas exportables de la antigua colonia penal.

El material que presentaban los entonces veinteañeros tenía el aspecto de los híbridos explosivos, nacidos al calor químico de las rave multitudinarias: fisonomía acomodada con miles de samples de vinilo superpuestos.

Y con esas trazas, Darren Seltmann, Robbie Chater, Tony Di Blasi y Gordon McQuinter se pusieron a actuar en toda plaza que contratara sus servicios.

El resultado del éxito cosechado con su interminable gira por los garitos de Nueva Gales del Sur fue un suculento contrato con una discográfica, que les avaló para que grabaran su ópera prima, bajo el nombre de The Avalanches (antes se llamaban Swinging Monkey Cocks). Este trabajo llevó por título Since I Left You, y fue concebido por la crítica especializada como uno de las mejores obras de la música australiana de la primera década del 2000.

The Avalanches han querido recuperar el sonido de grupos como The Beach Boys

The Avalanches han querido recuperar el sonido de grupos como The Beach Boys

Tras dieciséis años de conciertos y proyectos en solitario, los compatriotas de Cocodrilo Dundee se han cansado de interpretar las viejas melodías, y regresan a la actualidad con Wildflower: un ambicioso compacto, en el que hay sitio para Paul y Linda McCartney, The Bee Gees y Oscar Hammerstein II, entre las personalidades más destacadas.

THE AVALANCHES Y SU LÚDICO CONCEPTO DE LAS MELODÍAS

La profundidad de campo viene a ser una norma esencial en cada uno de los temas que completan esta segunda creación del ahora terceto de Melborune.

Robbie Chater, James De La Cruz y Toni Di Blasi multiplican exponencialmente los elementos que integran la totalidad de los cortes, como si quisieran provocar una sensación de desasosiego placentero en los que escuchan los tracks.

Un efecto que la banda parece comparar metafóricamente con el consumo de sustancias tales como el LSD.

The Avalanches lanzaron como anticipo de "Wildflower" el single "Frankie Sinatra"

The Avalanches lanzaron como anticipo de “Wildflower” el single “Frankie Sinatra”

Lo que consiguen con ello es envolver la lírica electrónica en un manto diferenciador de los productos simplemente preocupados por la perfección tecnológica, y que les acerca más a las fronteras estilísticas localizadas en las melodiosas extensiones surferas de The Beach Boys, y en las contorsiones activas de los franceses Daft Punk.

La carretera, donde el terceto compuso y dio cuerpo a cada una de las songs que aparecen en Wildflower, se erige como la protagonista subconsciente de un disco dirigido directamente al corazón de las nostalgias rítmicas, a los sentimientos sublimados por neones encendidos y a los estados de ánimo que cambian al cruzar la esquina de una estrofa.

Cual distorsionado campo de juegos, siempre enfocado durante el recreo escolar, el grupo australiano desgrana un hip hop de factura vitalista, mezclado conveniente con melodías de acabado retro.

Así es como se percibe el curso excéntrico y nebuloso de Frankie Sinatra (interpretado con determinación por el rapero Danny Brown y por el productor MF Doom), la agradable luminiscencia de Subways (donde es posible localizar la huella de los hermanos Gibb), la fuerza expresiva de The Noisy Eater (a cargo de Biz Markie y el pianista Jean-Michel Bernard) o las atrayentes acoples de Harmony (orquestados por Jonathan Donahue y Jonti).

La ausencia voluntaria de tonalidades oscuras, o gratuitamente discotequeteras, da un armazón propio a The Avalanches en el género de la electrónica del siglo XXI.

Rasgos que los isleños se encargan de retocar con un sinfín de influencias, destinadas a salvarlos de tener que someterse a las dictaduras de las definiciones exactas y artificiales.

The Avalanches logran con "Subways" uno de los mejores momentos del álbum

The Avalanches logran con “Subways” uno de los mejores momentos del álbum

Vídeo oficial de Frankie Sinatra, por TheAvalanchesVEVO

 

2 comments

  1. Pingback: Free Piano

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *