Sueño de una noche de verano hechiza Madrid

233

Sueño de una noche de verano abre su mundo de fantasía en la sala Fernando Arrabal de las Naves del Español, ubicada en el antiguo Matadero de la Villa y Corte. La comedia, escrita por William Shakespeare en 1596, es vista por Darío Facal y Javier L. Patiño como un extenso mural de confusiones voluntarias y transformismo simbólico, en el que se exhiben los vicios y las virtudes de los herederos de Adán y Eva. Todo un espectáculo de naturalezas mágicas, que estará en la cartelera capitalina del 20 de mayo al 12 de junio.

El sueño de una noche de verano conserva su apego a los juegos de palabras, en la versión de Darío Facal
“Sueño de una noche de verano” conserva su apego a los juegos de palabras, en la versión de Darío Facal

Cuentan los arcanos que un buen día de la temporada estival, los jóvenes Herminia y Lisandro huyeron de Atenas para refugiarse en el bosque. El motivo de su escapada fue el de un amor incontrolado e irrefrenable, una de esas pasiones que emborronan la mirada si ésta no se posa sobre las simas esponjosas de la media naranja.

Aunque, en su arriesgada acción, los muchachos también enarbolaron la bandera de la rebeldía contra las normas sociales de la ciudad clásica, y levantaron un figurado piquete destinado a avisar a la familia de la dama, cuyo padre pretendía casar a la chica con el colérico Demetrio.

Sin embargo, lo que no sabían los incautos debutantes en la entrega de un ardiente corazón era que el bosque protector guardaba misterios desconocidos, en forma de duendes y hadas. Unos seres capaces de trastocar las percepciones a su antojo. Para ello sólo les hace falta un cuenco y muchas hierbas extrañas, mezcladas convenientemente con la misión de fabricar un líquido portentoso para amortiguar la lógica rectora.

El sueño de una noche de verano es un proyecto puesto en pie por Metatarso Producciones/ Foto: Ana Himes
“Sueño de una noche de verano” es un proyecto puesto en pie por Metatarso Producciones/ Foto: Ana Himes

Tales coordenadas temáticas y aventureras marcan el argumento de Sueño de una noche de verano, la pieza creada con surrealismo satírico por William Shakespeare para conmemorar la boda de Sir Thomas Berkeley y Elizabeth Carey. Una obra representada hasta la saciedad en los seis continentes, que recupera su dimensión lúdica original de la mano de Darío FacalMetatarso Producciones.

SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO HACE UN ALTO EN EL EL ANTIGUO MATADERO

Un escenario vestido únicamente con varios telones ilustrados, intencionadamente superpuestos en el amplio y desnudo decorado, diseña el fantástico túnel del tiempo que el bardo de Stratford-upon-Avon ideó para montar su singular cuento de hadas y espíritus revoltosos. Semejante paisaje desastrado y alegórico da paso a cada uno de los cinco actos de los que se compone el texto, y que despliegan todo un entramado de erotismo desbordado, cambio de identidades, comportamientos alienados y transformaciones sorpresivas.

Carmen Conesa (en la foto) interpreta a Hipólita y a Titania en "El sueño de una noche de verano"/ Foto: Ama Himes y Metatarso Producciones
Carmen Conesa (en la foto) interpreta a Hipólita y a Titania en “Sueño de una noche de verano”/ Foto: Ama Himes y Metatarso Producciones

Nueve actores, que repiten más de un personaje cada uno, son los que participan en esta fiesta celebrada a verso candente. Cuadro dramático que cumple a la perfección las consignas del escenógrafo Darío Facal, quien no ha querido traicionar la esencia sulfurosa y acrobática del libreto del siglo XVI. De esta manera, la acción sigue ambientada en la ciudad de Atenas, en la época en la que era un lugar próspero y envidiado por los que visitaban sus calles y edificios. En este entorno, los personajes lucen ropajes clásicos prendidos de un ligero aire caricaturesco, como tocados por una cierta influencia romana.

Pero donde se percibe mejor la obsesión por mantener el espíritu de la pieza isabelina es en el cuerpo versificado del montaje, el cual respeta con emoción las palabras escritas por William Shakespeare: siempre emulsionadas por un fuego rítmico que no se apaga, y que hace que las frases sobrevuelen con determinación por las entrañas de los individuos que pueblan el decorado.

Precisamente, esa norma colectiva en favor de resguardar el talento discursivo del autor de Hamlet es la que otorga de un singular carácter a esta adaptación de Sueño de una noche de verano. Regla coherente y efectiva que igualmente contribuye a hacer creíbles los voluntariosos y enérgicos trabajos del competente reparto, en el que se encuentran nombres tan solventes como los de Carmen Conesa (Hipólita/ Titania), Emilio Gavira (Filóstrato/ Puck), Alejandro Sigüenza (Teseo y Oberón) y Alejandra Onieva (Herminia y Eva Nista), entre otros.

Emilio Gavira (en la foto) da vida a Puck en "El sueño de una noche de verano"/ Foto: Ana Himes y Metatarso Producciones
Emilio Gavira (en la foto) da vida a Puck en “Sueño de una noche de verano”/ Foto: Ana Himes y Metatarso Producciones

Más información, horarios y entradas

http://www.mataderomadrid.org

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language