Drake apuntala su hip-hop atmosférico

137

Drake amuebla su poesía urbana con el r&b de inspiración rockera, en su cuarto álbum de estudio. Views from the 6 (Young Money Entertainment, Cash Money Records, Republic Records) se convierte con los acordes del músico de Toronto en un escenario de paletas diversas, donde los tiempos muertos gozan de un protagonismo reñido con las percusiones profundas. Un disco en el que se deja sentir la labor productora de dos tipos tan fogueados en la música rap como Noah “40” Shebib y Matthew Jehu Samuels (más conocido como Boi-1da).

Drake identifica el 6 del título del disco con la ciudad de Toronto
Drake identifica el 6 del título del disco con la ciudad de Toronto

Hubo un tiempo en que el hip-hop era una guerra de palabras contra los cánones sociales establecidos, una especie de fiebre rebelde por reivindicar un lugar preciso en el mundo. Con aroma a aceras quemadas por el sol y correrías vertiginosas frente a las autoridades castradoras de las diferencias, los versos callejeros de esos rapsodas con vestimentas llamativas hicieron temblar los templos agrietados de la música hedonista en Estados Unidos.

Pero el tiempo ha aburguesado incluso esa variante surgida en la marginalidad suburbial de los años setenta. Ahora, los sellos tratan a los raperos con los mismos talones millonarios que a las estrellas tildadas de mainstream. Y la única distinción entre ambos universos radica simplemente en la libertad a la hora de componer (con o sin palabras mal sonantes). Por eso resulta agradable toparse con alguien que intenta escapar, de vez en cuando, a la domesticación programática de la mercadotecnia.

Drake ha desarrollado su personalidad diferenciadora dentro del hip-hop
Drake ha desarrollado su personalidad diferenciadora dentro del hip-hop

Drake entra de lleno es esa categoría de artistas ajenos a los melódicos hits, unos tipos de autoría irreverente que procuran dar señas de identidad más allá de las posibles ventas de sus obras. Pese a que el canadiense no ha hecho ascos a los baños de multitudes y a las críticas agasajadoras, por lo menos todavía conserva cierto apego a los trabajos horneados en la cocina de los experimentos sinceros.

Tal apuesta por la diferencia reinante hace que Views from the 6 mantenga alerta los sentidos del que escucha, siempre pendiente de las insinuaciones a ritmo lento y cadencioso que el rapero norteamericano rompe con sus monólogos acerados y elocuentes.

DRAKE Y SU MIRA TELESCÓPICA

Sin la fuerza salvaje de Eminem ni el oportunismo mediático de Jay-Z, Aubrey “Drake” Graham se erige como un letrista sin extravagancias deformantes, tocado por la varita de la moderación relativa. La fórmula para conseguirlo viene inevitablemente unida a un mestizaje de géneros musicales, en los que el norteamericano reserva espacios importantes para el dance, el r&b, el soul e incluso la electrónica tamizada por las percusiones cavernosas.

Todo un muestrario coherente y heterogéneo, enlazado por la voz depresiva y delirante del autor de Thank Me Later.

Drake empezó a interesarse por la música a raíz de la relación con su padre
Drake empezó a interesarse por la música a raíz de la relación con su padre

De esta manera, los veinte cortes que componen el intenso mosaico de Views from the 6 dan para más de un lamento a golpe de puñetazo verbal, siempre suavizado por el confort de las atmósferas contundentes.Con tal mecánica discursiva, Drake va desgranando cada uno de los problemas y reflexiones que llenan su mente.

Bien los amigos de papel (Keep the Family Close), las tribulaciones ilusorias vividas en las metrópolis opresivas (9), las confesiones al borde del suicidio emocional (Redemption) o las acusaciones a la industria musical (Grammys); los asuntos que toca el creador de What a Time To Be Alive despliegan un tapiz de pesadillas asumibles, en las que la esperanza queda impresa por las melodías redentoras.

Ellos piensan que gané un Grammy“, llega a entonar en el rapero de Toronto, respecto a la obsesión por alcanzar los premios de la falsa opulencia mediática. Una auténtica declaración demoledora al calor de la vacuidad del estrellato, que enfatizan versos libres del talante de “Sé que esto se va a poner mucho peor antes de cualquier mejora” o “¿Cómo no notasteis cuando las cosas me iban realmente mal?“. En definitiva, hip-hop militante en los frentes del siglo XXI, que Drake interpreta al lado de colegas tan viscerales como Partynextdoor (With You), Pimp C y dvsn (Faithful), Wiz Kid y Kyla (One Dance), Future (Grammys) y Rihanna (Too Good).

Al final, cuando aparece el último track del álbum (Hotline Bling), la neblina gris y persistente de Views from the 6 eleva el conjunto algo por encima de cada una de las piezas que lo constituyen. Un notable grupo de songs en el que existen algunas bajadas de tensión, que se encarga de maquillar el talento multigenérico del vástago del sonido de Memphis.

Drake es uno de los máximos exponentes del hip-hop en la actualidad
Drake es uno de los máximos exponentes del hip-hop de etiqueta en la actualidad

Vídeo oficial de Hotline Bling, por DrakeVEVO

Más información en

http://www.drakeofficial.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language