Beth Orton planta raíces

125

Beth Orton echa marcha atrás en su sexto álbum de estudio. Después de la mágica escenografía sonora que desplegó en el inspirado Sugaring Season (2012), la cantautora de Norfolk refugia sus versos libres en el paraguas del folk electrónico de apariencia doméstica, género con el que la trovadora se dio a conocer. Una apuesta por los territorios familiares que lleva el lúdico título de Kidsticks (Antirecords).

Beth orton ha querido cargar su obra con una lírica sencilla y sin artificios
Beth Orton ha querido cargar su obra con una lírica sencilla y sin artificios

En ocasiones, una retirada a tiempo supone una victoria más adelante. Esta máxima de estrategia conservadora y sumamente razonable parece haber prendido en las musas de la antigua colaboradora de Chemical Brothers, las cuales han aconsejado a la enérgica letrista de Central Reservation acabar un rompecabezas en el que las sensaciones pretéritas pueden aportar soluciones estilísticas de cara al futuro.

Movida por semejantes dictados profesionales, Beth Orton ha puesto en stand-by el terremoto rector de sus sinfonías contagiosas más recientes, para rodearse de notas hogareñas y artesanas, como si estuviera en un parque infantil y le tocara entonar un puñado de baladas con las que animar a los niños que juegan en los columpios.

Beth Orton dedica cada tema a elementos de la naturaleza humana, floral y meteorológica
Beth Orton dedica cada tema a elementos de la naturaleza humana, floral y meteorológica

Con ese espíritu de Mary Poppins del trip hop, la súbdita de Isabel II aborda el sexto trabajo de su coherente carrera. Un disco de escasa duración (apenas 37 minutos) en el que los surcos vibran con los arreglos folkelectrónicos de esta vigía de experimentos traviesos y posicionamientos ocultos.

Dentro de semejante piel de serpiente, Kidsticks sobrevive con pasión tranquila y divertida, escondido tras el disfraz del falso optimismo y alimentado por odas hacia las muertes de los seres queridos, reflexiones a medio gas sobre el sinsentido de la existencia y pasatiempos cristalinos sin objetivos definidos.

BETH ORTON SACA SU GUITARRA DEL ARMARIO

No se puede decir que Elizabeth Caroline “Beth” Orton haya sido alguna vez aglutinadora de bandas especialmente complicadas a la hora de planificar las notas surgidas de su mente. La isleña es una de esas artistas a las que le gusta más el contacto directo con la imperfección de las grabaciones alejadas de las técnicas embellecedoras, donde el sudor se deja sentir a cada riff improvisado, o a cada requiebro de un sintetizador ajustado con el diapasón de la necesidad.

En esas extensiones es en las que adquiere su identidad musical Kidsticks.

Beth Orton apuesta por los mensajes ocultos en la sencillez infantil
Beth Orton apuesta por los mensajes ocultos en la sencillez infantil

Desde el primer corte nominado Snow (un desconcertante y algo superficial himno dedicado a la naturaleza en su estado más amable) hasta el ilustrativo y hedonista cierre de Kidsticks, los ocho tracks restantes muestran un recorrido de sonidos cambiantes y seductores, donde la voz de Orton comparece como un leve invitado que solo enfatiza sentimientos, evocaciones y nostalgias de signo diverso.

En ese papel de heroína de tales barricadas de algodón, Beth mima con el celo de una madre la folktronica de sus inicios; a la que le suma un sentido más crepuscular que antaño, como si su psicodelia hubiera experimentado la madurez de las décadas transcurridas en la carretera de las ondas. Una atmósfera de amargura implícita que únicamente se intuye, ya que el grueso de los pentagramas de Kidsitcks traspiran el flower power de la esfera angelina, en la que ahora reside la británica.

Sin embargo, por muchas que sean las virtudes de este compacto, la mayoría de medios de comunicación asociarán el actual trabajo de la responsable de Jim O’Rourke con la grabación desafortunada del vídeo de 1973, en el que la cantante aparecía pintando un árbol con aerosoles; lo que suscitó la ira de varias asociaciones ecologistas, al considerarlo un acto de nulo respecto hacia la vida y la dignidad de las plantas.

Asunto que BO se encargó de sellar con las debidas disculpas, y con la posterior retirada del mencionado vídeo. Pero el escándalo siempre queda…

Nota.- Beth Orton se encuentra en estos momentos de gira en USA y Gran Bretaña. Para consultar las fechas del tour, podéis entrar en la página http://www.bethortonofficial.com

Beth Orton tuvo que retirar el vídeo de "1973" por las protestas de algunas asociaciones ecologistas
Beth Orton tuvo que retirar el vídeo de “1973” por las protestas de algunas asociaciones ecologistas

Audio del tema Snow, proporcionado por Antirecords

Más información en

http://www.anti.com

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language