Ennio Morricone no pierde el toque

114

Ennio Morricone edita su último trabajo: la banda sonora del filme La Corrispondenza (Warner Chappell Music Italiana S.R.L). Un álbum diseñado por dieciséis temas, en el que el magistral compositor romano demuestra su indiscutible dominio de las atmósferas sugerentes y las notas sensibles.

Ennio Morricone comprende a la perfección la necesidad expresiva del filme de Giuseppe Tornatore
Ennio Morricone comprende a la perfección la necesidad expresiva del filme de Giuseppe Tornatore

Una película no sería lo mismo sin las melodías que la acompañan. Bien para enfatizar los momentos cruciales de un argumento o para arrancar esquirlas de profundidad emotiva a una escena, las bandas sonoras contribuyen a que no pocas producciones cinematográficas potencien sorprendentemente sus efectos en los espectadores, para construir obras maestras de recuerdos a base de fotogramas con voz propia.

En el citado terreno de generar estados de ánimo mediante una ráfaga de piano, algún gruñido enérgico de una guitarra o una percusión de apasionado recorrido; el octogenario Ennio Morricone ejerce su profesión con la cátedra de la inspiración candente: una cualidad que el transalpino ha explotado con intensidad, a través de los silencios volcánicos del Far West; o de la espiritualidad primigenia de los religiosos guiados por las creencias divinas.

Ennio Morricone sigue con intensidad el curso amoroso de la estudiante Amy Ryan y el astrónomo Ed Phoerma
Ennio Morricone sigue con intensidad el curso amoroso de la estudiante Amy Ryan y el astrónomo Ed Phoerum

La B.S.O. de La Corrispondenza toma su estructura volátil y rítmica de esas experiencias de atril y pentagrama, sublimadas entre las míticas secuencias de filmes tan conocidos como El bueno, el feo y el malo; Hasta que llegó su hora; La misión; Cinema Paradiso, Érase una vez en América o Los odiosos ocho (por cuyo trabajo, el creador capitalino obtuvo en 2016 el Oscar a la Mejor Banda Sonora Original). Molde sinfónico de envergadura, que crece exponencialmente con el contagio sensitivo de cada uno de los cortes pensados para ilustrar la movie de Giuseppe Tornatore (director con el que EM ha firmado algunos de sus mejores sueños polifónicos).

ENNIO MORRICONE NO PISA EL FRENO

Un fondo de tristeza compartida da comienzo a la soundtrack de La Corrispondenza: escenario de emulsiones amorosas, que el músico transalpino titula La casa sul lago. Allí, los protagonistas del largometraje (la pareja compuesta por Jeremy Irons y Olga Kurylenko) dan rienda suelta a sus secretos de alcoba, y a la desbordada atracción que muestran el uno por el otro. Con unas simples notas de teclas embadurnadas por colores lluviosos, Morricone consigue anticipar la tragedia sentimental que narra la historia del filme, y que queda materializada con la alternancia de ritmos y cadencias.

Ennio Morricone narra con los instrumentos los cambios emocionales que transmite la cinta
Ennio Morricone narra con los instrumentos los cambios emocionales que transmite la cinta

Esta concatenación de melodías dispuestas a exhibir la psique de los personajes aparece orquestada por recursos tan envolventes como el de la repetición obsesiva de algunos temas, o por el martilleante susurro de los instrumentos de cuerda y percusión.

Según el guion de La corrispondenza, el argumento gira en torno a la relación ilícita e imposible entre un taciturno y maduro astrónomo, llamado Ed Phoerum (Jeremy Irons); y una bella e hipnotizadora alumna, bautizada Amy Ryan (Olga Kurylenko). Ambos viven un viaje a los abismos de los deseos culpables, que acabará por mellar la confianza del uno en el otro, y que fundirá la luz existencial de estos seres en un mundo de sombras nostálgicas.

Don Ennio hace suyas tales amarguras y esperanzas, para dejar constancia del diario de desilusiones irreparables retratado por Giuseppe Tornatore. Una vez más, el compositor y uno de sus directores fetiches vuelven a entenderse casi sin hablar, simplemente dialogando con la fuerza de las imágenes y los textos traducidos a los cuadernos pautados.

Desasogante y calmada, romántica y despiadada, atmosférica y contundente; la banda sonora de La Corrispondenza es un ejemplo más de que la genialidad no tiene nada que ver con la juventud, sino con el matrimonio -eterno y siempre fiel- entre la perfección y las musas.

Ennio Morricone también ha sido objeto estos días de la edición de dos discos de recopilatorios
Ennio Morricone también ha sido objeto estos días de la edición de dos discos recopilatorios

Más información en

http://www.enniomorricone.org

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language