El arte conceptual británico celebra su happening en la Tate Modern

237

El arte conceptual, con sus rompedoras propuestas en el Reino Unido, es el protagonista de una muestra cargada de miradas al espejo retrovisor de las revoluciones visuales, que ocupará la antigua central eléctrica londinense del 12 de abril al 29 de agosto. La exhibición da cumplida cuenta del compromiso de los creadores isleños con una sociedad confusa, que vivió una significativa transformación integral entre 1964 y 1979.

El arte conceptual británico abrió el camino a nuevas formas de expresión/ Foto: Keith Arnatt Estate, "Art as an Act of Retraction" (detail 1971)
El arte conceptual británico abrió el camino a nuevas formas de expresión/ Foto: Keith Arnatt Estate, “Art as an Act of Retraction” (detail 1971)

Antes de que virtuosos escapistas de caballete y buril, como Marcel Duchamp, quitaran al Arte su pátina de seriedad y rigidez establecidas; las normas académicas eran como una espada de Damocles para los aventureros de la paleta y el plinto, la cual pendía amenazante sobre la cabeza de cualquiera que pretendiera cambiar la perspectiva de un cuadro, la calidez de un atardecer sobre el lienzo o los colores de las estaciones primaverales. Tal yugo lo sufrieron en sus propios pinceles, Van Gogh, Modigliani, Dalí, Picasso e incluso Goya y El Greco.

Los nombres que se adhirieron al conceptualismo no tuvieron que padecer las penurias de esos visionarios precedentes, pero esto no quiere decir que los jóvenes transgresores de los sesenta y setenta experimentaran un camino de rosas sobre el que posar sus manifestaciones. Las espinas de esta generación de espíritu altivo tenían que ver con el adocenamiento mental, y con las pocas alternativas de cambio que les dejaban los gobiernos de turno, los cuales hicieron del miedo la mejor manera para dominar a las masas.

El arte conceptual británico trató con ironía muchos de los problemas de la sociedad del país en esa época/ Foto: Keith Arnatt Estate,  "Art as an Act of Retraction" (detail ), 1971
El arte conceptual británico trató con ironía muchos de los problemas de la sociedad del país en esa época/ Foto: Keith Arnatt Estate, “Art as an Act of Retraction” (detail ), 1971

Rebeldes, inteligentes, irónicos y sumamente transgresores; tales calificativos bien pueden servir para definir a los tipos tintados de ocres y azules, que en la época de los pantalones campana supieron convertirse en los altavoces de los deprimidos, de los que mordían en silencio el dolor ocasionado por el terrorismo en Irlanda del Norte y de los que no llegaban a fin de mes por las políticas monolíticas de laboristas y conservadores.

En definitiva, una pandilla de poetas de los canales de expresión alimentados con las consignas del 68, a los que la Tate Modern capitalina les dedica una extensa exposición en este tecnológico milenio, titulada Conceptual Art in Britain 1964-1979.

EL ARTE CONCEPTUAL Y LAS FRONTERAS MULTIMEDIA

Una atmósfera extraña llena el interior de la central eléctrica de Bankside: un aire que huele a pretérito reconocible, y que parece sacado directamente del plató de Life on Mars. Por la sala en la que se muestran los trabajos de los conceptualistas hay discursos sardónicos y reflexivos, alegatos contras la injusticias ciudadanas, variantes de Pop art sombreadas por las revisiones de maestros como Velázquez y Zurbarán, o piezas de sensualidad africana y búsqueda del minimalismo ancestral.

Camera Recording its Own Condition (7 Apertures, 10 Speeds, 2 Mirrors) 1971 John Hilliard born 1945 Presented by Colin St John Wilson 1980 http://www.tate.org.uk/art/work/T03116
El arte conceptual británico exploró maneras de cambiar la forma de presentar una imagen/ Foto: “Camera Recording its Own Condition (7 Apertures, 10 Speeds, 2 Mirrors)”, 1971, John Hilliard, Presented by Colin St John Wilson, 1980

Al modo de un recodo de libertad de conceptos creativos heterogéneos, la Tate Modern reúne estaciones de peajes nostálgicos, en los que aparecen las escenas divertidas y poliédricas de Keith Arnatt, los discursos críticos de Art & Language (con David Bainbridge y Michael Baldwin a la cabeza), los juegos cromáticos del irlandés Michael Craig-Martin, el land-art inmenso de Hamish Fulton y el primitivismo enriquecedor de la norteamericana Susan Hiller.

Ellos, más el resto de sus compañeros de emociones, dieron cuerpo a una corriente que apiñó sus intereses al compás de los impulsos de una nación que intentaba dejar atrás el pasado, mientras abría sus entrañas a una modernidad que reclamaba espacio para ambicionar la corona de las declamaciones carentes de mordazas.

Pose Work for Plinths 3 1971 Bruce McLean born 1944 Purchased 1981 http://www.tate.org.uk/art/work/T03274
El arte conceptual británico inició un camino liberador de las rigideces anteriores/ Foto: “Pose Work for Plinths 3”, 1971, Bruce McLean

Más información, entradas y horarios en 

http://www.tate.org.uk

 

 

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language