Jessica Chastain da vida a la heroína del zoológico de Varsovia

239

Jessica Chastain es la protagonista de The Zookeeper’s Wife: película que sigue fielmente la novela homónima de Diane Ackerman, sobre la lucha de Antonina Zabinska y su esposo Jan para resguardar el zoo de Varsovia, de la desidia criminal de los nazis. La neozelandesa Niki Caro (En tierra de hombres) dirige la cinta.

Jessica Chastain ha tenido la oportunidad de construir un personaje con inmensa fuerza interior
Jessica Chastain ha tenido la oportunidad de construir un personaje con inmensa fuerza interior

Entre finales de los treinta y 1945, las hordas de Hitler se propusieron enterrar a Europa bajo sus propias cenizas, causadas por los bombardeos masivos y la destrucción programática del patrimonio del Viejo Continente. Sumidos en una alucinación colectiva de tonalidades arias, los responsables del aparato policial, político y militar de la Alemania del Tercer Reich causaron el caos y la aniquilación por todos los países que conquistaron, siempre a golpe de explosiones desintegradoras y balas cargadas con bestialidad.

Jessica Chastain (en la foto) acaba de finalizar el rodaje en Praga
Jessica Chastain (en la foto), durante el rodaje de “The Zookeeper’s Wife” en Praga

Una de estas naciones asoladas por la pesadilla teutona fue Polonia: tierra sacrificada con vendas en los ojos por el resto de las potencias continentales (Francia, Gran Bretaña, U.R.S.S.), que marcó uno de los episodios más traumáticos en la obsesión imperialista liderada por el autor de Mi lucha. Operación sanguinolenta, por que la que el caudillo austriaco hizo suya la patria de Chopin a partir del 1 de septiembre de 1939, con la toma de Varsovia.

En medio de la citada urbe, el zoológico capitalino -abierto en 1928– intentaba sobrevivir a duras penas, sumido en los vaivenes violentos provocados por la inminente guerra, y ahogado por la instalación de un gueto vecino: destinado a albergar a miles de judíos, que malvivían hacinados en espera de la más que segura deportación a un campo de exterminio. Allí, el matrimonio formado por Antonina y Jan Zabisnki consiguió hacer frente a las infernales tropas centroeuropeas y a los temidos señores de la Gestapo, mientras colaboraban con la resistencia. Una labor de coraje y riesgo por la que numerosos especímenes animales y más de 300 judíos lograron escapar de la masacre.

La escritora Diane Ackerman contó la historia de esta pareja de héroes con espíritu naturalista, en el texto falsamente autobiográfico titulado The Zookeeper’s Wife: un argumento que la directora Niki Caro ha traducido al formato cinematográfico sin quitar ni un ápice de su fortaleza intrínseca, a través del emotivo guion elaborado por Angela Workman.

JESSICA CHASTAIN RESISTE ANTE LOS NAZIS

Tras los ropajes de las décadas de los treinta y cuarenta, la estrella norteamericana de La cumbre escarlata parece salida de una época en la que los Cuatro Jinetes del Apocalipsis asolaban el planeta. De similar envergadura que Antonina Zabinska, Jessica Chastain ha diseñado una caracterización en la que no falta ni el necesario empeño en disfrazar el acento original, todo para hacerlo más cercano al de la ciudadana polaca a la que interpreta.

Jessica Chastain ha hecho un gran trabajo de caracterización para parecerse a Antonina Zabisnka (en la foto)
Jessica Chastain ha hecho un gran trabajo de caracterización para parecerse a Antonina Zabisnka (en la foto)

Voz, gestos y aspecto físico; estas coordenadas han definido el ejercicio de JCh desde que desembarcó en el set instalado en la República Checa, aunque también ha marcado el leitmotiv artístico del resto del elenco. Cuadro dramático en el que destaca la presencia del español Daniel Brühl (Lutz Heck) y del belga Johan Heldenbergh (Jan Zabinski).

De los citados, Brühl ha tenido que trabajar intensamente para recrear de manera verosímil la faz del torturador Lutz Heck: un hombre que ha quedado en los libros de Historia como el alter ego de Josef Mengele para el reino animal; el cual se dedicó a saquear el zoo de Varsovia para conseguir ejemplares con los que realizar macabros experimentos, llevados a cabo para recuperar animales extintos y alumbrar en el laboratorio nuevas especies, tales como el llamado caballo Heck.

Cuenta Diane Ackerman que el esqueleto de su obra lo conjunta el diario nunca publicado de Antonina Zabinska. Sin duda un inteligente artificio literario, que ha permitido al mundo admirar la constancia de una mujer que con su pareja y su valentía ayudó a proteger a los más necesitados, sin atender a los puestos en la escala evolutiva de las víctimas a salvar.

Antonina Zabinska (en la foto) dedicó su existencia a su amor por los animales, hasta su muerte en 1974
Antonina Zabinska (en la foto) dedicó su existencia a los animales, hasta su muerte en 1974

Más información en

http://www.imdb.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language