Peter Greenaway esculpe a Brancusi

398

Peter Greenaway continúa su particular guía por los genios del arte contemporáneo con Walking to Paris: filme con localizaciones en Rumanía, Hungría, Austria, Alemania, Suiza y Francia que narra el viaje hacia la vanguardia europea de Constantin Brancusi. El actor escocés Emun Elliott (Juego de tronos) es el encargado de poner físico al célebre escultor.

Peter Greenaway imagina a Brancusi (en la foto) durante sus años de juventud
Peter Greenaway imagina a Brancusi (en la foto) durante sus años de juventud

Sus figuras robaron modernidades de naturalistas poros a la tierra y a la sal, a los océanos y a los paisajes oxidados por la tradición en el Viejo Continente. Con esos aperos de labranza creativa, Constantin Brancusi (Hobitza, Rumanía, 1876- París, Francia, 1957) conformó un cosmos de geometrías sensuales y superficies hipnotizadoras, que le catapultaron al palco de las autoridades insignes, dentro de la plástica del siglo XX.

Pero la existencia del artista no fue en todo momento un cúmulo de reconocimientos y certezas visionarias. Antes de lograr la gloria, el escultor experimentó el frío de los campos y la oscuridad de Los Cárpatos, cuando de niño comenzó a ocuparse del negocio del pastoreo.

Peter Greenaway ha optado últimamente por rendir tributo a los maestros del arte
Peter Greenaway ha optado últimamente por rendir tributo a los maestros del arte

Sin muchas perspectivas de futuro, al llegar a la juventud, Brancusi se propuso peregrinar hacia la Ciudad de la Luz, para nadar al ritmo de sus sueños de plintos y buriles. Una odisea que el entonces veinteañero disfrutó entre 1903 y 1904, y en la que pudo degustar numerosas aventuras, con cuyas telas a lo Mil y una noches vistió su cuerpo de madurez voluntaria.

El cineasta galés Peter Greenaway imagina ese camino de lecciones profundas y determinantes; y lo exhibe en una película en la que trabaja desde marzo de 2015: movie que lleva el gráfico título de Walking to Paris.

PETER GREENAWAY, EN BUSCA DEL TALENTO

La ronda de noche (2007) abrió una etapa en la carrera del responsable de Prospero’s Books claramente enfocada hacia las obsesiones enciclopedistas del isleño. Antes, el director de Drowning by Numbers había jugueteado con el lenguaje cinematográfico, como si la cámara fuera un pincel y la pantalla un lienzo; mientras que los actores adquirían las contorsiones de los modelos posicionados convenientemente al antojo del artista.

Muy en la línea de su compatriota Derek Jarman, Greenaway ha acabado por sucumbir a su pasión profesional, en el crepúsculo de currículo (el creador siguió una completa formación como pintor, antes de dedicarse a las películas); y con ella ha compuesto filmes que inventan biografías en claroscuros, surcadas por elementos tan fundamentales en las obras del autor de The Pillow Book como el erotismo, el sexo, la muerte, la religión o la anatomía.

Emun Elliott (en la foto) ha sido seleccionado por Peter Greenaway para caracterizar a Brancusi
Emun Elliott (en la foto) ha sido seleccionado por Peter Greenaway para caracterizar a Brancusi

Goltzius and the Pelican Company (largo no estrenado aún en las salas españolas) y la paródica historia Eisenstein en Guanajuato han precedido a Walking to Paris en la misión de concretar la nueva filosofía activa de PG, desde que en los ochenta sorprendiera a la crítica y al público con el virtuosismo escénico y marcadamente coreográfico de El vientre del arquitecto o la barroca estela de Zoo.

El tiempo transcurrido ha metamorfoseado al otrora cineasta de las grandes revoluciones en un tipo con menos accesos de vanguardismo rompedor: alguien asentado en terrenos más seguros desde el punto de vista argumental, aunque no exento de excentricidades visuales propias de un hechicero de las imágenes. Un discurso en el que Brancusi atesora los misterios de las miradas flambeadas, surcadas por las retinas inspiradoras y los cerebros en eterna ebullición.

Lejos de las barricadas pretéritas, el cine de Greenaway se ha vuelto más explícito que contemplativo, y sus desnudos se han disfrazado de carnalidades pecaminosas y provocativas. Un sutil giro que -sin embargo- no distorsiona su sello característico, con el que intenta lacrar el exilio del escultor rumano de Walking to Paris.

La actriz suiza Carla Juri (en la foto) interpreta a Lucy
La actriz suiza Carla Juri (en la foto) interpreta a Lucy

Más información en

http://www.pinterest.com/cinatura/walking-to-paris

 

1 Comment
  1. breast pills walmart says

    This is the perfect webpage for everyone who hopes to find
    out about this topic. You realize so much its almost tough to argue with you
    (not that I actually will need to?HaHa). You definitely put a
    fresh spin on a topic which has been discussed for a long time.
    Great stuff, just excellent!

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language