Flatlands, los nuevos espacios presentan sus credenciales en NY

121

Flatlands es el título de la muestra colectiva que ocupa actualmente una de las salas del Museo Whitney, en la ciudad de los rascacielos. En ella, cinco jóvenes artistas toman el pulso a los cambios escenográficos de la plástica contemporánea. La cita con estos creadores de vanguardias híbridas se prolongará hasta el próximo 17 de abril de 2016.

Flatlands tiene la misión de establecer similitudes entre las diferentes corrientes generacionales/ Foto: Obra de Orion Martin titulada "Bakers Steak"
Flatlands tiene la misión de establecer similitudes entre las diferentes corrientes generacionales/ Foto: Obra de Orion Martin titulada “Bakers Steak”

Confusos y con deseos de ir más allá que de las simples apariencias, los pintores nacidos entre las décadas de los setenta y los ochenta del pasado siglo XX revelan las frustraciones propias de los espíritus traicionados por el capital. Mayo del 68 ya les pilla muy lejos para crear balsas utópicas de consumo acelerado, y los mensajes institucionales lo único que preconizan son sueños supervisados por la alienación más absoluta.

Sin embargo, todavía es posible alcanzar un mínimo respiro entre las aplicaciones puras de los maestros renacentistas y barrocos, a la vez de atisbar un aliento de rubor salvaje en los pigmentos de los impresionistas y los amantes de las escenas surcadas por las realidades de paleta y caballete.

Flatlands muestra las obsesiones de unos jóvenes sin brújulas universales/ Foto: Obra de Matthew Cerletty, titulada "Shelf Life". Foto de EPW Studio
Flatlands muestra las obsesiones de unos jóvenes sin brújulas universales/ Foto: Obra de Mathew Cerletty, titulada “Shelf Life”. Foto de EPW Studio

Laura Phipps y Elisabeth Sherman (expertas en arte contemporáneo del Museo Whitney y comisarias de Flatlands) han querido poner rostro y pulso a las pasiones que mueven el talento de los que aún no han cumplido cuarenta inviernos; y lo han hecho por medio de una exhibición a la que concurren los trabajos de Nina Chanel Abney, Mathew CerlettyJamian Juliano-Villani, Caitlin Keogh y Orion Martin. Un quinteto que ya acredita suficiente experiencia en el circuito galerístico internacional.

FLATLANDS, LOS JÓVENES TOMAN LOS LIENZOS

¿Es posible explicar los socavones de la existencia con una Tablet, un móvil de última generación o un ordenador con pantalla táctil? ¿Puede un cúmulo de algoritmos binarios dar esperanza a las depresiones vitales? ¿Dónde quedan ocultos los puentes hacia la liberación individual, cuando el mercantilismo y el consumo a granel sustituyen a las emociones y a los sentimientos? ¿Pueden los triunfos programados desde el poder apaciguar las tensiones interiores de los seres humanos?

Estas y otras cuestiones diseñan el sustrato visual de los cuadros e inspiraciones que mueven a los cinco talentos de la plástica, que despliegan sus obras en el edificio situado en la mítica arteria de Grasevoort. Allí, entre susurros de sirenas portuarias y rumor de oleajes deformantes, los espacios urbanos dejan de tener un peso específico, para transformarse en caricaturas simbólicas; mientras los objetos rutinarios adquieren la faz de los fantasmas visibles y nada perdurables.

Flatlands se refriere a los lugares espectrales que perciben los nuevos creadores/ Foto: Obra de Jamian Juliano Villani, tiulada "Haniver Jinx". Foto de Gunter Lepowski
Flatlands se refriere a los lugares espectrales que perciben los nuevos creadores/ Foto: Obra de Jamian Juliano-Villani, tiulada “Haniver Jinx”. Foto de Gunter Lepowski

Encerradas en la cárcel de la incomprensión social, las propuestas de estos artistas emergentes confluyen en los ríos revueltos de las barricadas silenciosas, siempre parapetadas tras las máscaras de los colores desamortizadores. Dentro de semejante contexto hay enlaces sorprendentes con persecuciones anteriores en el tiempo, y que sitúan la retina del visitante en decorados presididos por cuerpos inmanentes (Mathew Cerletti), exotismo oriental tamizado por la iconografía estadounidense (Jamian Juliano-Villani), recuerdos de los mágicos trazos de René Magritte (Nina Chanel Abney), asociaciones clásicas (Caitlin Keogh) o surrealismos ultramodernos (Orion Martin).

Flatlands no renuncia a las enseñanzas de los genios de la plástica precedentes/ Foto: Obra de Caitlin Keogh titulada "Intestine and Tassels". Foto de Jordan Freeman
Flatlands no renuncia a las enseñanzas de los genios de la plástica precedentes/ Foto: Obra de Caitlin Keogh titulada “Intestine and Tassels”. Foto de Jordan Freeman

El momento actual habla de desigualdades acentuadas entre ricos y pobres, guerras dirigidas por robots programados para matar, terrorismo sanguinario contra los inocentes, niños ahogados en las aguas de la indiferencia gubernamental, miseria extrema en la calles de las grandes metrópolis… Una escalada de desafectos colectivos que falsea su trágica realidad con pantallas audiovisuales, las cuales convierten el horror en un triste espectáculo, ante el que los dirigentes de la opulencia proponen el olvido y las veladuras orquestadas.

En medio de ese universo de grises alarmantes, Flatlands concibe su significado como un estímulo para despertar de la alienación, con las imágenes de los que se niegan a seguir el juego a los hipnotizadores de las conciencias. Alternativa destinada a enfocar las metas alejadas de las felicidades paridas en los centros comerciales y los resorts de lujo.

Flatlands advierte a los visitantes sobre el miedo a la alienación colectiva/ Foto: Obra de Nina Chanel Abney titulada "What"/ Foto: Cortesía de Kravets Wehby Gallery
Flatlands advierte a los visitantes sobre el miedo a la alienación colectiva/ Foto: Obra de Nina Chanel Abney titulada “What”/ Foto: Cortesía de Kravets Wehby Gallery

Más información, entradas y horarios en

http://www.whitney.org/Exhibitions/Flatlands

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language