David Bowie, adiós al duque con heterocromía

180

A poco más de un día de cumplir 69 años, David Bowie falleció en su casa de Nueva York. La fatídica noticia saltó a los medios de comunicación con escaso tiempo transcurrido desde la salida al mercado de Blackstar: el último trabajo de una de las estrellas más icónicas de la música, que se mantuvo en el Olimpo de los ídolos sinfónicos a lo largo de cerca de cinco décadas.

David Bowie no pudo superar el cáncer que padecía desde hacía 18 mese
David Bowie no pudo superar el cáncer que padecía desde hacía 18 meses

Independientemente de la calidad litúrgica de sus letras, y tras la larga y prolífica carrera que esculpió con visión e ingenio David Robert Jones, la trágica casualidad ha hecho que Blackstar se haya convertido en una especie de epitafio profesional del autor de la irresistible Space Oddity.

A tal efecto, muchos de los críticos han desempolvado su vena existencialista para entrever mensajes ocultos en los cortes del mencionado álbum, pistas que indicaran el momento individual que estaba experimentando el alter ego del enérgico Ziggy Stardust. Y probablemente, parte de las encrucijadas emocionales del artista inundaran las composiciones del disco, aunque el neoclasicismo turbulento de la crepuscular obra también podría deber su discurso a una de las múltiples pieles con las que el Duque Blanco solía enmascarar sus proyectos, siempre al compás evidente de los cambios generacionales.

Todos los que por edad nos asomamos a la música de DB en los ochenta-noventa admiramos la determinación inspiradora de hits de soberbia pegada como Let’s Dance, China Girl o This Is Not America. A la vez de atrapar el aliento de las peregrinaciones necesarias con la arriesgada electrónica, que el británico practicó al lado de Brian Eno.

Seguro que todo lo que se pueda expresar en este texto sobre el trovador de Heroes y Starman ya se ha  propagado a los cuatro vientos por cabeceras más señeras que esta. Un atajo de descargo voluntario que permite dejar que el gran señor del glam, el pop, el soul, el barroquismo escénico y el jazz europeo hable por sí mismo, con una de sus mejores songs.

Así que, y sin más preámbulos narrativos, aquí os dejo la inmortal Life on Mars?; cuya melodía dio pie a una de las escenas más alegóricas del cine de Lars von Triers, incluida en la sobresaliente película Rompiendo las olas.

Vídeo de Life on Mars?, de David Bowie. Emimusic

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language