Banksy y Haneke dan voz a los olvidados de Calais

242

Banksy adornó ayer la embajada de Francia en Londres con un peculiar grafiti, en el que se podía ver la imagen promocional del musical de Los Miserables algo modificada, consistente en una niña atacada por un bote de gas. Por su parte, el director Michael Haneke rueda en estos momentos Happy End: un filme ambientado en Calais, que se nutre de los sufrimientos constantes de los desplazados por la guerra de Siria e Irak.

Bansky decoró el edificio londinense con bandera francesa con un dibujo de Colette, el personaje creado por Victor Hugo/ Foto: bansky.co.uk
Banksy decoró la embajada francesa de Knightsbridge con un dibujo de Colette, el personaje creado por Victor Hugo/ Foto: bansky.co.uk

Un eterno monólogo de miradas huidizas, retinas de frustración parapetadas tras los ojos de los niños y los adultos, con las plantas de los pies encallecidas por una odisea sin fin: cuencas estranguladas por las fronteras artificiales de La Jungla de Calais (el campo francés donde cientos de personas esperan para conseguir un permiso con el que encaminarse a Reino Unido). Estas macabras pinceladas son las que retratan a los individuos que -en su escapada a Europa por las matanzas indiscriminadas del conflicto bélico en Siria e Irak– han visto truncado su sueño de salvación, planteado en extensiones más favorecidas por el bienestar social.

Sin posibilidad de moverse hacia el destino pretendido, miles de personas hacinadas en el citado enclave galo aguardan en condiciones realmente penosas, mientras las inclemencias del tiempo hacen mella en sus cuerpos castigados por un viaje eterno y muchas veces mortal.

Michael Haneke (en la foto) cambió su proyecto para tratar directamente el conflicto de los refugiados
Michael Haneke (en la foto) cambió su proyecto para tratar directamente el conflicto de los refugiados

El artista británico Banksy ha estado desde el principio al lado de estas víctimas de la sinrazón de los gobiernos violentos y el terrorismo salvaje. Una actividad que el hombre de los aerosoles ha orquestado con obras del tipo del mural de Steve Jobbs con un petate al hombro y una pantalla de ordenador en la mano; o la escena de un niño mirando hacia Gran Bretaña, con un buitre posado encima de sus prismáticos (ambas pinturas ubicadas en los escombros del centro vecino del Eurotúnel). Todo un engranaje de insinuaciones críticas hacia una Unión Europea que -según el autor- parece ignorar las comprensibles reclamaciones de estos seres que solo anhelan un poco de paz en su rutina diaria.

Pero el célebre grafitero no ha sido el único creador en hacerse eco de las injusticias sufridas por estos ciudadanos nacidos en Oriente Medio: el cineasta nacionalizado austriaco Michael Haneke también ha tomado como suya la causa de los desplazados, y con sus problemas ha alimentado el guion de su último proyecto: Happy End (película que, al parecer, ha aparcado hasta próximo aviso la informática movie titulada Flashmob).

BANKSY Y HANEKE RECUERDAN A LOS REFUGIADOS DE ORIENTE MEDIO

En la mañana de ayer, la céntrica y populosa calle de Knightsbridge amaneció con una pintada firmada por el conocido Banksy: un dibujo de una niña proveniente de la novela Los Miserables, de Victor Hugo; en la que el muralista anglosajón invita a los espectadores a que efectúen una identificación sin placebos mediáticos, respecto a la situación de esta cría decimonónica con los pequeños que perecen actualmente en las balsas, y que derraman lágrimas de desesperación en las improvisadas tiendas de campaña levantadas en La Jungla de Calais.

Bansky firmó una pintada con Steve Jobbs en La Jungla de Calais/ Foto: bansky.co,uk
Banksy firmó una pintada con Steve Jobbs, en La Jungla de Calais/ Foto: bansky.co,uk

Precisamente, la irrupción violenta por parte de las autoridades francesas en el mencionado campo encendió los aerosoles del artista plástico inglés, y licuaron sus pigmentos de denuncia para elaborar la emotiva escena, ubicada momentáneamente en la embajada londinense de Francia (a las pocas horas, la emotiva obra ya había sido ocultada por la policía de la city del Támesis).

En una línea semejante, aunque con espíritu de mayor duración en el tiempo, el oscarizado Michael Haneke ha empezado a rodar Happy End: drama familiar que el responsable de La cinta blanca ambienta en el área de Calais.

Isabelle Huppert (en la foto) es la protagonista de Happy End
Isabelle Huppert (en la foto) es la protagonista de Happy End

Según las noticias permeadas a la prensa, Isabelle Huppert y Jean-Louis Trintignant vuelven a colaborar con el cineasta centroeuropeo, tras su intensa relación mantenida durante la elaboración de Amor.

Banksy y Haneke, al igual que muchos de sus colegas de profesión, unen con los citados trabajos a la plástica callejera y al Séptimo Arte, con la misión de construir barricadas de denuncia frente a los ejecutivos indiferentes.

Cuando las cámaras de televisión apagan sus focos en La Jungla de Calais, el hambre y el frío aún sigue presente entre las familias que esperan un hálito de esperanza para sobrevivir. Esfuerzo que Banksy y Haneke se encargan de potenciar con recuerdos directos y sensibles: fórmula con la que intentan dar un mínimo arrope de solidaridad a los olvidados por el narcisismo de los ricos.

Bansky utilizó "La balsa de la Medusa", de Theodore Géricault, para referirse a la emigración siria/ Foto: bansky.co.uk
Banksy utilizó “La balsa de la Medusa”, de Théodore Géricault, para referirse a la emigración siria/ Foto: bansky.co.uk

Más información en

http://www.banksy.co.uk

http://www.imdb.com

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language