Juan Giralt reivindica en Madrid su lenguaje híbrido

144

Juan Giralt llega al Museo Reina Sofía con su hatillo de imágenes peleadas con la simplicidad y el famoseo. La pinacoteca de la Villa y Corte exhibe, hasta el próximo 29 de febrero, la grandeza de este visionario con alma de lobo solitario de la plástica.

Juan Giralt comenzó a exponer en 1959/ Foto: Museo Reina Sofía
Juan Giralt comenzó a exponer en 1959/ Foto: Museo Reina Sofía

 

Como las capas de la cebolla, la carrera del artista madrileño Juan Giralt fue un carrusel de musas diversas, siempre suscritas a una devoción por la creatividad en sentido absoluto, sin mayores influencias que las de su propia sensibilidad.

Deficitario en soles mediáticos que deslumbraran su curso, el pintor gato abanó modas y complacencias, solo obsesionado con desarrollar un lenguaje capaz de aunar los conceptos supuestamente antagónicos de la abstracción y de lo figurativo.

Esas síntesis de soñador conceptual estimularon la pasión profesional de Giralt hasta su fallecimiento en 2007, justo en el momento en que los laberintos de los pasadizos visuales le habían otorgado el fruto de la madurez deseada.

Juan Giralt militó en el informalismo de los cincuenta y sesenta/ Fotos: Mueso Reina Sofía
Juan Giralt militó en el informalismo de los cincuenta y sesenta/ Foto: Mueso Reina Sofía

El Museo Reina Sofía refresca la obra de este viajero con equipaje de paletas comprometidas con el lienzo. Y lo hace con una vasta exposición, que inunda la sede capitalina de la citada pinacoteca.

JUAN GIRALT INVITA A LA CAÍDA DE LAS ETIQUETAS

Cuando alguien observa un cuadro o un collage del que fuera amigo de Juan Muñoz, la perspectiva de la exploración toma el protagonismo, a través de los cuerpos cambiantes con los que confeccionó sus escenas: tomadas de la realidad, o de las fantasías escondidas en el confuso mundo que le tocó vivir.

Nacido en la urbe del río Manzanares, en 1940, Giralt fue un cosmopolita al que le robó la retina El Informalismo europeo. Así lo atestiguaban sus manifestaciones ilustradas de los cincuenta y los sesenta, momento en que el entonces joven creador abrazó -con delirios de romanticismo encendido- la influencia de Jean Dubuffet y del Grupo CoBrA.

Juan Giralt dio un giro a su carrera en 1970/ Foto: Museo Reina Sofía
Juan Giralt dio un giro a su carrera en 1970/ Foto: Museo Reina Sofía

En esa época de muros desoladores, la ruptura con las normas encorsetadas de las corrientes anteriores a su generación nutrieron de naturaleza libertaria a las piezas de JG, enfatizadas con accesos de genialidades cromáticas y líneas de ironías candentes.

Sin embargo, Giralt no era de los que se contentaban con dominar un estilo único, que a la postre mermaría sus ambiciones de caballete: él anhelaba ansiosamente ir más lejos en su compromiso con la tela y el papel. De ahí que en 1970 anunciara su alejamiento definitivo de las tesis desarrolladas durante su juventud, y comenzara a estudiar las posibilidades de una abstracción híbrida o de una figuración particularista.

El Museo Reina Sofía recuerda tales etapas de brillantez analítica, y las confronta en el espacio y el tiempo para comprender mejor la psique del creador de la Villa y Corte, quien se aisló voluntariamente de la barahúnda mediática para conquistar el refugio de su estudio, plagado de ideas ajenas a las corruptelas de las modas imperantes.

El Museo Reina Sofía ha reunido muchos de los dibujos inéditos de Juan Giralt/ Foto: Museo Reina Sofía
El Museo Reina Sofía ha reunido muchos de los dibujos inéditos de Juan Giralt/ Foto: Museo Reina Sofía

Bajo esas consignas de escape necesario, Giralt alumbró sus collages en los ochenta y los noventa: décadas en las que mantuvo animados diálogos de soledad, sobre las visiones que huían del reduccionismo intelectual y enciclopedista.

La muerte sorprendió al pintor en plena ebullición de atajos pigmentados, con los que procuró dar profundidad a las dimensiones otorgadas por los objetos y los elementos circundantes. Un camino que inició con singular maestría, y al que el capitalino regaló los toques naturales del mestizaje futurista.

La muestra finaliza con las últimas obras de Juan Giuralt, quien falleció en 2007/ Foto: Museo Reina Sofía
La muestra finaliza con las últimas obras de Juan Giralt, quien falleció en 2007/ Foto: Museo Reina Sofía

Más información, entradas y horarios en

http://www.museoreinasofia.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language