Tom Jones cierra su trilogía de blues existencial

236

Tom Jones lanza al mercado el disco número 41 de su trayectoria profesional: Long Lost Suitcase (Virgin/ EMI). Trece temas enlazados en un CD con sabor a Misisipi, que el británico acompaña con la publicación de su esperada biografía, Over the Top and Back (Penguin).

Tom Jones echa la vista atrás, cuando era un chaval apasionado por la música norteamericana
Tom Jones echa la vista atrás, cuando era un chaval apasionado por la música norteamericana

 

El Tigre de Gales rugió por primera vez en 1965, subido a lo alto de un escenario.
Desde entonces, este animal de fauna eléctrica no ha parado de exhibir la fuerza de su llamada por los cinco continentes, siempre arropado por las sinuosidades del blues, los arranques pasionales del rock & roll, los paraísos multicolores del pop psicodélico y las playas eternas del góspel de naturaleza mediática.
Los cincuenta años que acredita la carrera de Tom Jones (bautizado en 1940 como Thomas John Woodward) han dado para muchos hits en las listas de éxitos; quizá por eso sus obras de madurez estén dirigidas más bien a establecer conjuntos de compactación narrativa. En este sentido es como hay que entender su último álbum de estudio (el 41 en su currículo), un disco titulado aceradamente Long Lost Suitcase (EMI/ Virgin Records).

Tom Jones explica cada paso de su carrera y momento vital en "Over the Top and Back"
Tom Jones explica cada paso de su carrera y momento vital en las páginas de “Over the Top and Back”

 

TOM JONES AIREA SUS RECUERDOS

Un marcado espíritu de unidad sobrevuela los tres últimos trabajos del nacido en Pontypridd; saga de existenciales trazos que componen Praise and Blame (2010), Spirit in the Room (2012) y el actual Long Lost Suitcase. A través de los surcos metálicos de los citados CD’s, el cantante de la emotiva Green, Green Grass of Home eleva una confesión en clave de cuerdas añejas, capaces de provocar pulsiones explícitas en los oyentes, como si las imágenes de una vida precipitaran su curso al son de las sentidas letras.

Tom Jones actuará el 8 de noviembre en el Blues Fest, que se celebrará en el O2 Arena de Londres
Tom Jones actuará el 8 de noviembre en el Blues Fest, que se celebrará en el O2 Arena de Londres

El contexto de esta colección de tonadas adquiere una mayor contundencia al escucharlo mientras se lee la biografía del artista, que salió al mercado al tiempo que Long Lost Suitcase, bajo el emblema de Over the Top and Back (con la edición de Michael Joseph y Penguin). Este hilo de Ariadna lo despliega el propio Jones, al establecer una clara identificación entre los capítulos del libro y los cortes del álbum.
Así, del ejercicio memorístico surge un altar dedicado al blues de contornos embarrados, con líricas de hondo carisma en las que se percibe la mano de tipos de mágica trascendencia como Gillian Welch, Rolling Stones, Hank Williams o The Milk Carton Kids.

Tom Jones ha optado por un estilo menos glamuroso que el que le dio la popularidad en los sesenta y setenta
Tom Jones ha optado por un estilo menos glamuroso que el que le dio la popularidad en los sesenta y setenta

Sir Tom (por cierto, en la citada biografía, el músico reconoce que le pusieron el nombre artístico a raíz de la película Tom Jones, de Tony Richardson; y no por la homónima novela de Henry Fielding, que TJ admite no haber leído) dota de personalidad arrolladora a los 13 tracks, pese a que estos emulan la sangre de otros rapsodas.
A partir de los acordes iniciales del profundo Opportunity to Cry (producto imaginado por la mente polvorienta de Willie Nelson), el disco adquiere la tonsura de los ítems sinceros, lejos de los postureos mercantilistas a los que el autor de la célebre Delilah era tan dado en el pasado.

Tom Jones ha desarrollado su voz a través del pop, el rock, el blues y el gospel
Tom Jones ha desarrollado su voz a través del pop, el rock, el blues y el góspel

El Mr. Jones del tercer milenio parece haber alcanzado el nivel de los tipos que anhelan expresar sensaciones más directas que las del mero entretenimiento mainstream; tiempos en los que el isleño movía las caderas, embutido en pantalones volcánicos a punto de estallar.

Las Vegas ya no es lo que era sin Elvis ni Frank Sinatra; y, con la incineración de las décadas, el galés ha aplacado su rabia pretérita, para hacer recopilación de recuerdos y experiencias: todos ellos moldeados en el plinto de los pentagramas centenarios.

Los obsesos por la novedad a ultranza podrán tildar a Long Lost Suitcase de poseer un estilo avejentado. Pero las legañas del pasado son en muchas ocasiones mucho más alentadoras que los maquillajes falsamente modernos. Y en esa sintonía, el antiguo Tigre de Gales demuestra que recuperar las esencias de las guitarras filosóficas y los ripios de las letras somnolientas a base de garganta es un ejercicio de honestidad considerable, por el que se puede rozar incluso la genialidad.

Vídeo promocional de Long Lost Suitcase, de Tom Jones


Más información en

http://www.tomjones.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language