Svetlana Alexiévich, el Nobel de Literatura habla bielorruso

96

Svetlana Alexiévich sucede al francés Patrick Modiano, en la lista de galardonados por la Academia sueca. La autora de Voces de Chernóbil es una creadora que ha erigido su carrera a base de conversar con los que sufren.

Svetlana Alexiévich ha desarrollados sus obras dentro de un género propio, caracterizado por lo colectivo
Svetlana Alexiévich ha desarrollado sus obras dentro de un género propio, caracterizado por lo colectivo

Los cantos corales recogidos ante situaciones trágicas son los auténticos protagonistas del Premio Nobel de Literatura de 2015. Como elegías griegas, de clasicismo tornado en contemporaneidad, las novelas de Svetlana Alexiévich (Ivano-Frankivsk, Ucrania, 1948) dibujan collages humanos en los que las palabras recortan la realidad, para componer un todo sorprendente y altamente sensible.
Según el portavoz de la Academia sueca, la escritora de ascendencia bielorrusa resultó la candidata ideal “por sus textos polifónicos, y por sus monumentos al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo”. Unos decorados de desesperanza, donde los hombres y las mujeres eslavos claman desde escenarios tan dantescos como el de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Afganistán y la ciudad fantasma de Chernóbil.

"Voces de Chernóbil" es el único libro traducido al español de Svetlana Alexiévich
“Voces de Chernóbil” es el único libro traducido al español de Svetlana Alexiévich

SVETLANA ALEXIÉVICH Y SU PARTIPACIÓN EN LA PERESTROIKA

Polifacética desde sus años de estudiante, la autora de Los chicos de zinc siempre ha asumido su papel como transcriptora de acontecimientos amargos, cual mercurio de las grietas existenciales de sus compatriotas (ora soviéticos, ora ucranianos, ora bielorrusos). “En todo momento he buscado un estilo que se adecuara a mi visión del mundo, a mi concepción de la vida. Y al final lo he encontrado a través de dotar de altavoces a las confesiones de mis personajes reales, para que hablen de sí mismos. La gente de verdad es la que transpira en mis historias”, explica la narradora.

En "Los chicos de zinc", Sveltana Alexiévich se acercó a las madres de los soldados rusos que combatieron en Afganistán
En “Los chicos de zinc”, Svetlana Alexiévich se acercó a las madres de los soldados rusos que combatieron en Afganistán

Esa unión con los muros sociales e individuales que tienen lugar a su alrededor ha sido el denominador común de su currículum, que empezó en los años sesenta en cabeceras mediáticas como Narowla y la revista literaria Neman. Tales destinos profesionales la indujeron a concebir su técnica de novela colectiva, de oratorio o de coro épico; con la que desarrolló su primer volumen: La guerra tiene rostro femenino, publicación con la que imprimió la memoria desangelada de las algunas de las féminas rusas que participaron en la Segunda Guerra Mundial.
Semejante armazón periodístico ha estado presente a lo largo de la carrera de Alexiévich, ingrediente esencial que vierte su savia en continua asociación con los escenarios en conflicto. Una característica artística que cobró enteros con la perestroika auspiciada por Mijáil Gorbachov, mediante obras de naturaleza comprensiva y analítica como la citada Los chicos de zinc  (texto que se ocupaba de las madres de los soldados rusos que participaron en la Guerra de Afganistán), Cautivos de la muerte (sobre los suicidios provocados con la caída del régimen soviético) y las impactantes declaraciones mártires alojadas en Voces de Chernóbil.

Svetlana Alexiévich estudió Periodismo en la la universidad
Svetlana Alexiévich estudió Periodismo en la la universidad

Época del desencanto (en la que la ganadora del Nobel se permite anunciar el crepúsculo del homo sovieticus) es hasta la fecha el último trabajo editado por la novelista bielorrusa; el cual corona la aventura retratista de esta mujer con espíritu de fotógrafa anímica.
El prestigioso galardón que ha recaído en las manos de Svetlana Aleksándrovna servirá para que sus frases se asomen a la terraza de la internacionalidad. Una oportunidad de lujo con la que lograr que los extraños conozcan, sin censuras autóctonas ni máscaras occidentales, las problemáticas que encadenan el sentir entre la estepa y la tundra.

La Academia sueca destacó la capacidad de Svetlana Alexiévich para dar voz a los que sufren
La Academia sueca destacó la capacidad de Svetlana Alexiévich para dar voz a los que sufren

Más información en

http://www.alexievich.info

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language