Our Mutual Friend

86

Our Mutual Friend es el título de una serie de la BBC elaborada en 1976, que estuvo protagonizada por John McEnery y Jane Seymour, según el homónimo texto de Charles Dickens.

Our Mutual Friend se mantuvo en la parrilla a lo largo de siete semanas
Our Mutual Friend se mantuvo en la parrilla a lo largo de siete semanas

Charles Dickens conoció como pocos el Londres de algodón y estraza.
La pluma del genial literato brilló intensamente al calor de una sociedad condenada a la autodestrucción; ahogada por un clasismo capaz de pisar con tacón alto sobre los marmóreos suelos de las civilizaciones imperialistas, al tiempo que hundía sus alpargatas en el barro movedizo de un Támesis de esqueletos deformados.
En ese cosmos peregrino de la esperanza vital es donde transcurre la acción de Our Mutual Friend (Nuestro amigo común), un texto voluntariamente oscuro y con pocas concesiones a la algarabía y el cromatismo, que el autor de Oliver Twist concibió en 1865, cinco años antes de su muerte.

Our Mutual Friend narraba las consecuencias de la muerte del heredero John Harmon
Our Mutual Friend narra las consecuencias de la muerte del heredero John Harmon

Ungido con los aceites de los dramas intemporales, esta historia ambientada en la city del Big Ben durante el siglo XIX fue carne de televisión por el empeño de Julia Jones y Donald Churchill, quienes adaptaron la extensa novela a las estrecheces de una serie distribuida en siete episodios.

OUR MUTUAL FRIEND Y SU EXTENSO REPARTO

Aunque inicialmente fue rodada en 1976, la producción no alcanzó las pantallas británicas hasta 1978, cuando la cadena BBC decidió dar el visto bueno para su emisión. Espera que bien podría responder a la naturaleza intrínseca del argumento, uno de los más aguerridos y díscolos con la condición humana de cuantos confeccionó el writer de David Copperfield.

Leo McKern interpretó al peculiar Boffin en Our Mutual Friend
Leo McKern interpretó al peculiar Boffin en Our Mutual Friend

Los resortes que sustentan la acción de Our Mutual Friend no resultan agradables, y confluyen en su visión bastante desangelada de los estratos sociales de una Inglaterra tocada por las corruptelas a todos los niveles. A ese paisaje cargado de escarcha moral, Dickens le impone la aparición de un grupo de personajes a prueba de bomba, dotados de los convenientes chalecos en contra de las actitudes ruines o simplemente avariciosas; aunque estén siempre rodeados por los demonios de los bajos instintos y las éticas inexistentes.
Tales pigmentos fueron utilizados con genial determinación por el director Peter Hammond (hombre fogueado en títulos míticos de la British TV, como Los Vengadores y Las aventuras de Guillermo Tell), quien extendió al serial el aspecto nebuloso y helador del Támesis de ultratumba, mientras la blancura daba paso a una pátina de hollín interesado.

Jack Wild encarnó al joven Charley Hexam
Jack Wild encarnó al joven Charley Hexam

Escenografía primordial para contar las consecuencias de un ahogamiento vitriólico, el de un joven heredero llamado John Harmon. Todo un completo acto de violencia oculto en las brumas de las aguas pantanosas, que toca muy de lleno a una colectividad en la que hay cazafortunas, mujeres incapaces de sentir pasión alguna, niños infelices por la imposibilidad de llevarse algo al estómago, marineros embaucadores y señoritos y damas sin mayor sueño que el de medrar en los círculos más selectos de la capital.
Un completo muestrario al que le pusieron físico actores tan conocidos en los años setenta como John McEnery (John Rokesmith), Jane Seymour (Miss Bella Wilfer), Nicholas Jones (Eugene Wrayburn), John Collin (Rogue Riderhood), Leo McKern (Nicodemus Boffin), Lesley Dunlop (Lizzie Hexam) y Warren Clarke (Bradley Headstone), entre otros.

Jane Seymour se convirtió en una estrella televisiva tras su colaboración en Our Mutual Friend
Jane Seymour se convirtió en una estrella televisiva, tras su colaboración en Our Mutual Friend

La cadena BBC volvió a recrear esta curiosa y profunda novela ideada por Dickens en 1998, aunque los espectadores no consiguieron borrarse los insignes efectos y las imágenes evocadoras de la obra setentera de Hammond; la cual convirtió en en norma el método de hacer televisión de calidad interpretativa y técnica, sin echar mano de artificios extraños ni de presupuestos mareantes.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language