Goya triunfa en el corazón de Gran Bretaña

97

Goya es el protagonista en este comienzo de la temporada museística en Londres. Gabriele Finaldi estrena su cargo al frente de la National Gallery, con una muestra que explora la intimidad del pintor de La gallinita ciega a través de sus retratos.

La exposición contiene entre las setenta obras el retrato a Doña Isabel de Porcel, uno de los menos conocidos producidos por Goya/ Photo Credits: The National Gallery de Londres
Doña Isabel de Porcel, retrato pintado por Goya/ Photo Credits: The National Gallery de Londres

Miles de capas tiemblan arrugadas bajo el pincel del artista de Fuendetodos. Mientras, las miradas de sus modelos se convierten en estiletes que rasgan los sueños de la razón; todo para imponer la humanidad de las poses inmortales, cercanas y etéreas. En el centro de esa orgía de rostros surcados por pestañas históricas, la faz de Francisco de Goya y Lucientes (Fuedetodos, Zaragoza, 1746- Burdeos, 1828) ejerce de perfecta anfitriona; al mando del celebrado banquete de laureles internacionales que ha organizado en su honor la National Gallery de Londres.
Hasta el próximo 10 de enero, el almirante Nelson hundirá la rigidez leonina de Trafalgar Square frente a las controversias emocionales del autor de La maja desnuda (también de la vestida); al tiempo que las setenta obras del artista aragonés lanzarán minas de pasión visionaria en la metrópoli del Támesis, para dominar la urbe del Big Ben con el poder benefactor de las imágenes imantadas, y con las emociones sensibles de las velas de trementina.

Imagen del catálogo de Goya.- The Portraits
Imagen del catálogo Goya, The Portraits

GOYA DESNUDA EL PRETÉRITO DE ESPAÑA

Procedentes de colecciones como la de la Hispanic Society de Nueva York, las piezas seleccionadas muestran la evolución sin precedentes del creador de La familia de Carlos IV, siempre con un ojo puesto en acercarse a la cotidianeidad de este misterioso personaje, admirado tanto por la ilustre figuración decimonónica como por los abstractos de hornada más contemporánea.
Hay algo imperecedero en las pinturas de Goya, un elemento que hipnotiza la retina de generaciones diferentes, incluso equidistantes en siglos. La psicología activa con la que el zaragozano nutría a sus figuras construye anatomías sorprendentes, capaces de establecer diálogos ocultos entre el espectador y el cuadro. Algo que supieron atisbar desde sus atalayas encantadas Picasso, Degas, Delacroix y Manet.

Goya se distinguió como retratista oficial en la época de Carlos III y Carlos IV
Goya se distinguió como retratista oficial en la época de Carlos III y Carlos IV

La sala dedicada a esta especial exhibición llena la National Gallery de testimonios escondidos entre los pigmentos. Unas conversaciones miméticas y universales en las que es posible descodificar palabras de sabiduría institucional (Gaspar Melchor de Jovellanos), frases escandalosas sobre amores furtivos (Duquesa de Alba) o revoluciones de novedad impostada (Don Valentín Bellvís de Moncada y Pizarro).
Pero Goya Portraits también permite introducirse en el backstage existencial del genio aragonés, mediante el visionado de los retratos de su esposa Josefa, de su hijo Javier y de su nieto Mariano (una de las obras crepusculares del artista, cuando ya bebía sorbos de camposanto por los escenarios de Burdeos).

La muestra cuenta con piezas procedentes de museos como el del Prado de Madrid
La muestra cuenta con piezas procedentes de museos como el del Prado de Madrid

El sinfín de transformaciones cognitivas que sufrió don Francisco pone en duelo de capotes su etapa cortesana -coincidente con la época de Carlos III y el conde de Floridablanca- con la desangelada perspectiva del hombre que padeció la euforia tradicionalista de Fernando VII. En medio quedan la oscuridad en formato de grabado y la pesadez moral ilustrada con esqueletos desmembrados. Evolución encorsetada magistralmente en los iris de los rostros que desfilaron por su estudio.
Subidos a esa montaña rusa de componente vivencial, no se puede entender al muralista y creador de los cartones madrileños sin el componente destroyer desplegado en series como Los desastres de la guerra.

Consecuencia de gigantismo profesional que queda impresa en esta magna exposición con sello British.

La pasión de Goya y la Duquesa de Alba está también presente en la exposición
La pasión de Goya y la duquesa de Alba está también presente en la exposición

Más información en

http://www.nationalgallery.org.uk

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language