Gaspar Ulliel entra en el mundo de Xavier Dolan

223

Gaspar Ulliel es el protagonista de Juste la fin du monde, una película que versa sobre la posibilidad de arreglar las relaciones familiares frente a la cercanía de la muerte.

Gaspar Ulliel encarna a Louis, un escritor al que los médicos le diagnostican una enfermedad terminal
Gaspar Ulliel encarna a Louis, un escritor al que los médicos le diagnostican una enfermedad terminal

Jean-Luc Lagarce recurrió a sus sentimientos de felicidades truncadas para narrar la odisea de Louis.

El protagonista de esta casi autobiográfica carta -moldeada con párrafos de diálogos sulfúricos- regresa a un hogar que nunca concibió como tal, del que huyó acompañado de constelaciones bíblicas anidando dentro de su cabeza. Así comienza el calvario de esta metáfora grupal heredada de Caín y Abel, y que concreta sus delaciones en la figura de un individuo al que la Dama de la Guadaña le espera a la vuelta del camino, con paciente semblante de rémora constante.

Lagarce editó Juste la fin du monde en 1990; tan solo un lustro antes de que el autor pereciera víctima del sida. Enfermedad del amor prohibido que truncó la carrera de uno de los autores franceses más destacados de una dramaturgia generacional en la que compartió honores con colegas de talentos mordaces, tales como Bernard-Marie Koltès y Copi.

Gaspar Ulliel se mostró especialmente interesado al saber que el director iba a ser el joven Xavier Dolan
Gaspar Ulliel se mostró especialmente interesado al saber que el director iba a ser el joven Xavier Dolan

Después de dos décadas de ausencia, el creador nacido en Hérimoncourt asciende al escenario de la actualidad con la versión cinematográfica de la trama consanguínea descrita en la mencionada pieza teatral, filme que dirige el enfant terrible de nacionalidad canadiense llamado Xavier Dolan (cineasta de veintiséis años, que llamó la atención mundial con la cinta Yo maté a mi madre).

GASPAR ULLIEL ESCULPE PALABRAS DE ABATIMIENTO

Sin cambios especialmente significativos con respecto a su precedente literario, el argumento del largometraje sigue fielmente los pasos decididos de Louis (Gaspar Ulliel): un escritor al que le han diagnosticado una enfermedad terminal, y el cual desea despedirse de unos parientes a los que no ha visto desde hace bastante tiempo.

Gaspar Ulliel es un actor al que le gustan las caracterizaciones esforzadas
Gaspar Ulliel es un actor al que le gustan las caracterizaciones esforzadas

Cuando el citado protagonista se marchó del hogar, el padre del mismo murió; y la madre y sus tres hermanos se quedaron solos, con un reguero de reproches hacia el joven narrador que anhelaba respirar algo de libertad activa.

Al regresar a su otrora casa de infancias malogradas, Louis descubre que las cosas no han cambiado mucho, y que los viejos conflictos afloran con similar facilidad que la de antaño. Allí, entre los desdibujados ambientes pretéritos transformados en presente polvoriento, el writer se topa nuevamente con la resistencia férrea de su hermana pequeña, Suzanne (Léa Seydoux), el antagonismo de su brother, Antonie (Vincent Cassel) y la volatilidad de su bella sister, Catherine (Marion Cotillard); aparte de estrellarse con la faz de su autoritaria y neurótica madre (Nathalie Baye).

Con los ecos nostálgicos y deprimidos de Tennessee Williams y Eugene O’Neill, Lagarce construye un cuadro esperpéntico, cogido al denominador común del odio fratricida; además de atisbarse prendido a los faldones conceptuales y dramáticos de Antón Chejov, John Steinbeck y Howard Starks.

Marion Cotillard interpreta a Suzanne, la hermana de Gaspar Ulliel en el filme
Marion Cotillard interpreta a Catherine, la hermana de Gaspar Ulliel en el filme

Unas sensaciones de fantasmas de carne y hueso que difuminan los lugares, mientras levantan habitaciones surcadas por las pérdidas anunciadas y las deserciones vitalistas. Así es como Ulliel monta el complicado engranaje que responde a la identificación de Louis; y que, como el resto del elenco, concibe su sentido y trascendencia tendido en la laguna de los barqueros ansiosos por transportar almas anónimas al otro lado.

Confesional y radiográfica, Juste la fin du monde pinta fondos telúricos envueltos en las poses circunstanciales de un grupo de seres regados con el aroma de las derrotas sin luchas intestinas, siempre con los brazos caídos en pos de la eterna comprensión colectiva.

Esas son las teselas del mosaico testimonial de Jean-Luc Lagarce: un pintor de palabras  interesado en las humanidades vulnerables, y con patente de corso para exhibir las equivocaciones razonables de sus personajes.

Léa Seydoux y Vincent Cassel, quienes ya coincidieron en "La bella y la bestia", comparten nuevamente títulos de crédito en "Juste la fin du monde"
Léa Seydoux y Vincent Cassel, quienes ya coincidieron en “La bella y la bestia”, comparten nuevamente títulos de crédito en “Juste la fin du monde”

Más información en

http://www.imdb.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language