Federico Luppi verbaliza la violencia de la dictadura argentina

153

Federico Luppi es el principal intérprete de El reportaje: una obra que sigue, a ritmo de entrevista, la organización del incendio del Teatro del Picadero.

 

Federico Luppi encarna a uno de los máximos responsables de la represión cultural en el gobierno de Videla
Federico Luppi encarna a uno de los responsables de la represión cultural en el gobierno de Videla

De 1976 a 1983, el país del tango vivió uno de los períodos más oscuros en su historia como nación.

Durante ese lapso temporal, cientos de personas desaparecieron de sus casas de la noche a la mañana, todos ellos opositores de la dictadura militar comandada por el antiguo general Jorge Rafael Videla (quien se alzó con el poder a la fuerza, al frente de lo que eufemísticamente fue bautizado como Proceso de Reorganización Nacional).

Una de las primeras cosas que los militares comenzaron a controlar fue la libertad de expresión, con una mordaza sutil y traicionera, destinada a anular a  los que pensaban de manera contraria al dogmático ejecutivo.

Bajo tales medidas soterradas de aniquilación, muchos pensadores y políticos fueron raptados de sus domicilios, encarcelados y torturados hasta la muerte. Actos que desconocía el grueso de la población, y a los que pusieron lágrimas y gritos de furia las Madres de la Plaza de Mayo.

Federico Luppi es el principal reclamo artístico del sincero documento escrito por Santiago Varela
Federico Luppi es el principal reclamo artístico del sincero documento escrito por Santiago Varela

En medio de la mencionada ola represiva, la cultura fue uno de los ámbitos en el que más se cebaron los uniformados golpistas. A tal efecto, las huestes afines al poder sembraron el terror sin contemplaciones; y ocasionaron –entre otras actividades- numerosos ataques a los centros de transmisión artística, como el del Teatro del Picadero de Buenos Aires, perpetrado un 6 de agosto de 1981 (irónicamente, el mismo día en que Frank Sinatra divertía a los opresores, en los salones del Hotel Sheraton de la capital albiceleste).

Los lustros transcurridos desde entonces han conseguido llevar a la cárcel a algunos de los responsables del genocidio dictatorial, al tiempo que ha permitido volver a edificar un inmueble heredero del arrasado Teatro del Picadero.

Fruto de esa década de confusión y muerte, El reportaje aterriza en la Sala Negra de los Teatros del Canal de Madrid, para recordar los excesos cometidos por los que tomaron ilegalmente las riendas de Argentina, después de deponer por las pistolas a María Estela Martínez de Perón.

El texto recoge las consecuencias de la destrucción del Teatro Picadero, como símbolo de la libertad ciudadana
El texto recoge las consecuencias de la destrucción del Teatro del Picadero, todo un símbolo de la libertad ciudadana

FEDERICO LUPPI PONE RASGOS A LA BARBARIE

La obra ideada por Santiago Varela (y dirigida por Hugo Urquijo) centra el foco dramático en un anciano con la mirada vaga y cansada, aunque no exenta de una autoridad pretérita y cuartelera. En el momento de arrancar la pieza, el hombre permanece preso en la cárcel, después de ser condenado por un tribunal, debido a su participación en el régimen de los militares.

En semejante tesitura, el individuo quiere explicar ante sus compatriotas sus motivaciones; por lo que accede a entrevistarse con un periodista televisivo, quien desea poner rostro al genocidio y encontrar respuestas a la sinrazón desencadenada entre 1976 y 1983.

Federico Luppi aporta la credibilidad necesaria a un personaje que colaboró en la  masacre dictatorial
Federico Luppi aporta la credibilidad necesaria a un personaje que colaboró en la
masacre dictatorial

Tal argumento pone al espectador alerta desde que se alza el telón, y le lleva vertiginosamente a través de sorprendentes giros, increíbles cuando los enfatiza la voz del actor Federico Luppi. El intérprete gasta zapatos hechos girones, consumidos por décadas de profesión; y exhibe sus escamas de virtuosismo en un ejercicio de lacerante soledad (pese a tener sobre el escenario a los no menos competentes Susana Hornos y Juanjo Andreu).

Un sencillo decorado y muchas confesiones escalofriantes dejan constancia de los injustos procedimientos de Videla y sus matones contra el denominado Teatro Abierto: formación que pretendía ofrecer al público una visión libre y contestataria de la Argentina de 1981. Un experimento que el exmilitar protagonista atacó sin compasión, para enterrar en las cenizas los sueños de un montón de jóvenes que demandaban una salida democrática para su tierra.

Las Madres de la Plaza de Mayo proyectan su espíritu a cada acto de "El reportaje"
Las Madres de la Plaza de Mayo proyectan su espíritu en cada acto de “El reportaje”

A la vez que Luppi dibuja a este tipo de cuadriculada maldad, los espectadores se adentran en la psique más oscura de la Historia, agarrados a unos lazos discursivos que pueden recordar a los utilizados en la película El desafío (filme basado en la célebre entrevista realizada por David Frost a Richard Nixon en 1977, y que también dio pie a una homónima obra de teatro).

A día de hoy, la gran mayoría de las ya Abuelas de la Plaza de Mayo siguen buscando a sus parientes, espíritus ausentes por el martirio al que les sometieron unos autómatas con galones. Sin embargo, lo que no consiguieron estos soldados de la brutalidad fue apagar los cantos de los que elevaron su lírica por encima de los golpes y las violaciones.

El reportaje es una fiel muestra de esa resistencia necesaria: siempre dispuesta a comprender, nunca servil a los intereses de los asesinos.

El estilo narrativo de "El reportaje" tiene en "El desafío" un claro referente escénico
El estilo narrativo de “El reportaje” tiene en “El desafío” un claro referente escénico

Avance de “El reportaje“, elaborado por los Teatros del Canal

Más información, venta de entradas y horarios en

http://www.teatroscanal.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language