El Brujo pone acento andaluz a Apuleyo

122

El Brujo” (Rafael Álvarez) llega a Los Teatros del Canal de Madrid para defender “El asno de oro“, una lúcida reflexión sobre la sociedad, llena de humor y repleta de fantasías sobrenaturales.

El Brujo vive las palabras de Lucio Apuleyo en "El asno de oro"
El Brujo vive las palabras de Lucio Apuleyo en “El asno de oro”

En Tesalia, la magia hierve cuernos de cabra, y los conjuros surgen como poción adormecedora que transforma las existencias.

A esa ciudad de mítico helenismo -y renglones suscritos con máscaras satíricas- acude el joven Lucio, un incauto muchacho que busca resarcir su curiosidad respecto a los hechizos deslumbrantes. Pero tanto quiere aprender este aristócrata romano sobre el poder de los mercaderes de sueños, que acaba convertido en un équido.

Tal es el argumento de “El asno de oro” o “Las Metamorfosis“, la obra más famosa de un maestro de las palabras con infinitos sentidos conocido como Apuleyo: autor del siglo II d. C., que vistió con los oropeles de la crítica social los antecedentes de la novelística latina.

Inmortal y frenético, el texto escrito por el creador bereber de Madaura (actualmente en Argelia) ha sobrevivido a las estocadas del tiempo, aderezado con la faz juvenil que prendió hogueras de inspiración en genios del calibre de William Shakespeare, Quevedo, Rabelais y Bocaccio.

Sensaciones que arrojan potentes reflexiones desde la balaustrada de los diálogos divinizados; y que pronto aterrizarán en Los Teatros del Canal de Madrid (Calle Cea Bermúdez, 1), de la mano del andaluz Rafael Álvarez “El Brujo”.

El Brujo recala en la Villa y Corte con su espectáculo, del 15 de enero al 8 de febrero de 2015/ Photo Credits: teatroscanal.com
El Brujo recala en la Villa y Corte del 15 de enero al 8 de febrero de 2015/ Photo Credits: teatroscanal.com

EL BRUJO Y LA PICARESCA DEL SIGLO II

Del 15 de enero al 8 de febrero de 2015, el mencionado actor y productor nacido en Lucena (Córdoba) se subirá a los escenarios capitalinos, con el objeto de exhibir la percepción de un humano encarcelado en una apariencia animal: un ser de figuración cercana a la del milanés Próspero en “La tempestad“, que modifica su original aspecto veinteañero por el de un hombre con melena abundante y electricidad en la mirada.

El Brujo ofrece -disfrazado con una vestimenta de blanco nuclear- los padecimientos de un protagonista sorprendido por su ansia de conocimiento esotérico, y que le lleva a darse cuenta de la hipocresía de los humanos y de los dioses, sumidos en luchas interminables por conseguir ardores que quitan la tranquilidad existencial.

El Brujo mostró la brillantez de su versión de "El asno de oro" en el Festival de Mérida/ Photo Credits: Festival de Mérida
El Brujo mostró la brillantez de su versión de “El asno de oro” en el pasado Festival de Mérida/ Photo Credits: Festival de Mérida

La peripecia está llena de acción y dinamismo, humor, ironía y una llamativa excentricidad”, afirma Rafael Álvarez en su página web. Una definición esgrimida desde la retina polivalente del teatro clásico; y pronunciada por un amante de las dramaturgias intensas, quien se ha atrevido por primera vez a representar la gran novela del período romano.

A través del acento sureño del galardonado en 2002 con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, el personaje imaginado por Apuleyo (a partir, según los historiadores, de un modelo tomado de Lucio de Pratae) toma el cuerpo de los retratos accesibles, ubicados en la invisible frontera que separa la locura de la razón, la fábula del costumbrismo emocional.

El Brujo ha tomado el texto de Apuleyo como un antecedente claro del género de la picaresca/ Photo Credits: Festival de Mérida
El Brujo ve el texto de Apuleyo como un antecedente claro del género de la picaresca/ Photo Credits: Festival de Mérida

Más información, entradas y horarios en

http://www.teatroscanal.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language