Matthew McConaughey acude al mar de los árboles

153

Matthew McConaughey es el protagonista de “The Sea Of Trees“, el nuevo trabajo del cineasta Gus van Sant. El filme narra el viaje de un norteamericano a la conocida zona de Aokigahara, con el objetivo de atentar contra sí mismo.

Matthew McConaughey reflexiona sobre el derecho a morir en "The Sea Of Trees"
Matthew McConaughey reflexiona sobre el derecho a morir en “The Sea Of Trees”

La vida y la muerte portan máscaras diferentes y a la vez similares, sobre todo cuando danzan sus bailes macabros en la orografía japonesa.

Desde épocas inmemoriales, el país del Sol Naciente ha desarrollado una cultura singular y desdramatizadora con respecto al tema del suicidio. Actitud asumida sin rebeldías por parte de los hijos del otrora imperio volcánico, y que ha jalonado un pasado de sacrificios voluntarios realmente sobrecogedor.

Históricamente, y dentro de ese deseo por llegar al Más Allá antes de tiempo, el hara-kiri fue la estrella para provocar el salto a los abismos entre los aristócratas y los samuráis de las centurias pretéritas. Al igual que la técnica kamikaze fue la roja insignia del valor para bastantes pilotos nipones durante la Segunda Guerra Mundial.

Transcurridas las décadas, y embutidos en este tercer milenio de tecnología a vista de suelo y vacíos indescifrables, los compatriotas de Mishima ya no se quitan la vida por honores perdidos; sino que suelen hacerlo por el sinsabor de las soledades insondables, además de por las desesperaciones que abrasan los nervios y quiebran la resistencia (virus imposibles de atajar con los bálsamos sentimentales de una sociedad seca en medicinas anímicas).

Matthew McConaughey protagoniza una historia que recuerda vagamente a la de "La balada de Narayama"
Matthew McConaughey protagoniza una historia que recuerda vagamente a la de “La balada de Narayama”

Unos males que astillan el esqueleto de la Humanidad contemporánea, y que han llamado poderosamente la atención del director Gus van Sant. Hasta el punto de ser los auténticos motores del nuevo filme del responsable de “Mi Idaho privado“: una poética película que lleva por título “The Sea Of Trees“.

MATTHEW McCONAUGHEY TOCA SU BALADA DE NARAYAMA

Al noroeste del Monte Fuji existe una zona selvática y primigenia de unos 35 kilómetros, en la que los hombres y mujeres acuden para abandonar su cuerpo. Conocida como Aokigahara, esta tierra boscosa es como un paraíso con trenzas de camposanto y horquillas lapidarias. Allí, con la complicidad de los arboles y las plantas, los seres expanden su última mirada al horizonte: en silencio y con la parsimonia de los ríos que dejan de fluir.

Matthew McConaughey ha visto con sus propios ojos la belleza de la mítica Aokigahara/ Photo Credits: wikipedia.org
Matthew McConaughey ha visto con sus propios ojos la belleza de la mítica Aokigahara/ Photo Credits: wikipedia.org

Ese sitio es The Sea Of Trees, según la inspirada obra de Van Sant: un enclave de espectros anunciados en el que recala Matthew McConaughey, bajo la piel del derrotado Arthur Brennan.

A través del intenso guion escrito por Chris Sparling (autor de la historia de “Buried“), el cineasta de “Elephant Man” se adentra por los recovecos de una tradición arraigada y ancestral, la cual bombea sangre de martirio en el corazón de la población japonesa. Hemoglobina ilustrada que  Shôei Imamura ya retrató ligeramente en 1983, dentro de la excelente movie “La balada de Narayama“. En esa ocasión, el creador asiático pintó con su cámara las contradicciones de una aldea decimonónica, en la que los ancianos huían de su casa para morir totalmente abandonados en una montaña.

En una línea coincidente en intenciones argumentales -aunque dispar en su fisonomía escénica-, The Sea Of Trees no habla de los problemas de la vejez, sino del cansancio vital en tipos todavía jóvenes. Por lo menos, así lo dejan entrever los protagonistas de la trama: un norteamericano desengañado por los traspiés de su amarga realidad, y un ciudadano oriental que busca apearse del mundo sin estridencias.

Gus van Sant ya había tratado el tema de la vida y la muerte en muchas de sus obras
Gus van Sant ya había tratado el tema de la vida y la muerte en muchas de sus obras

Nutrido por estos personajes, el filme exhibe su doloroso discurso con el suicidio como leitmotiv, drama personal concebido como solución sin vuelta atrás. Un documento de tintes somnolientos y trágicos en el que colaboran -al lado de McConaughey- actores de innumerables pelajes, como Naomi Watts y Ken Watanabe.

El guion del filme pertenece a Chris Sparling, autor del libreto de "Enterrado"
El guion del filme pertenece a Chris Sparling, autor del libreto de “Enterrado”

Más información en http://www.imdb.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language