Toulouse-Lautrec, NY se disfraza de París

95

Toulouse-Lautrec y sus carteles son los invitados de lujo del MoMA de Nueva York, a través de una vasta exposición. Cita con la que el museo estadounidense acaba con tres décadas sin una retrospectiva sobre el trabajo del maestro postimpresionista.

"The Paris Of Toulouse-Lautrec" saca a la luz parte de los fondos del MoMA sobre el pintor francés
“The Paris Of Toulouse-Lautrec” saca a la luz parte de los fondos del MoMA sobre el pintor francés

 

La noche le sentaba bien a la paleta del hijo del conde Alphonse y de Adèle Tapié de Celeyran.

Entre los pigmentos robados a la claridad, el pulso de Henri Marie Raymond de Toulouse- Lautrec (Albi, Francia, 1864- Saint-André-du-Bois, 1901) sintió los galones del heroísmo, sin importar lo más mínimo la cárcel corporal en la que estuvo enclaustrado desde su infancia.

Empapado de risas lujuriosas y mercantilismo de dignidades, el pincel del aristócrata hundió sus raíces en los suburbios parisinos del desenfreno y el hedonismo; siempre sometido al vaivén vertiginoso de damas con carnes suspicaces, tales como Yvette Guilbert, Loie Fuller y Jane Avril. Musas de los visionarios carteles firmados por el artista de la mirada dilatada; a los que el MoMA neoyorquino dedica la muestra titulada “The Paris Of Toulouse-Lautrec: Prints And Posters” (abierta al público desde el pasado 26 de julio, y hasta el próximo 22 de marzo de 2015).

Toulouse-Lautrec desarrolló con sus carteles un compendio de la vida nocturna en la capital del país de La Marsellesa
Toulouse-Lautrec desarrolló con sus carteles un compendio de la vida nocturna en la capital de La Marsellesa

TOULOUSE-LAUTREC, EL MEJOR GUÍA DE LA CITÉ DEL JOLGORIO

Treinta años sin el maestro decimonónico del Moulin Rouge eran muchos cursos expositivos carentes de sus siluetas ensoñadoras, del humanismo de pololos y sudor en el gaznate, de los pecados concebidos como carta para alcanzar la felicidad casual. Por eso, los responsables del MoMA no dudaron lo más mínimo cuando la experta Sarah Suzuki les habló de la posibilidad de ofertar la brillantez visual del genial dibujante.

A través de los numerosos pósters, impresiones, ilustraciones, cartones, acuarelas y pinturas existencialistas sobre la vida alegre ideados por el creador francés (unos cien, en total); el centro de la urbe del Empire State pone en el escaparate de la actualidad al bohemio encorvado de Montmartre, constantemente asociado a las butacas de los cabarets y los cafés-concierto.

Toulouse-Lautrec fue el mejor cronista de la bohemia en la Belle Époque
Toulouse-Lautrec fue el mejor cronista de la bohemia en la Belle Époque

Subido a los mimbres regados con alcohol, Toulouse-Lautrec amó como pocos el placer de las piernas de las bailarinas; los coqueteos interesados de las prostitutas; y los escarceos donjuanescos de los burgueses engordados con su soberbia vanidad. Imágenes que constituyeron un evocador libro de estampas costumbristas, filmadas con alma de paparazzi por el natural de Albi.

Según sus biógrafos, el que fuera amigo de Vincent van Gogh y vecino de Degas era capaz de desarrollar una escena a velocidad de crucero, con el simple armazón de soportes tan simples como una servilleta. Esa habilidad para reflejar el pulso vital de su época quedó encuadrada en una producción extensa y heterogénea, donde los apuntes históricos se confunden con una cotidianeidad rebosante de deseos cumplidos a golpe de talonario.

El París de Henri Marie Raymond es un lugar repleto de lupanares y de seducciones a salto de arbusto, un sitio de colores brillantes y caras enmascaradas. En definitiva, un decorado de marionetas contumaces que interpretan a la perfección su papel en el circo del destino, tan solas en su eternidad como acompañadas por muchedumbres gritonas y enrojecidas.

Las musas de Toulouse-Lautrec eran sobre todo bailarinas, actrices y prostitutas
Las musas de Toulouse-Lautrec eran sobre todo bailarinas, actrices y prostitutas

Ahí, deslumbrada por las luces artificiales y las sintonías de pianola y taconeos, la noche de Toulouse-Lautrec se siente arropada por las tonalidades ocultas, presta a lanzar sus influjos hechiceros. Aquelarres de fuegos carmesíes que ahora residen lejos del Bois de Boulogne, sonrientes  y amargados tras las celosías planetarias de un MoMA con ecos a El Salón de la Rue des Moulins, El Moulin de la Galette, El Moulin Rouge, Le Chat Noir, El Follies Bergère

Toulouse-Lautrec marcó un auténtico hito con sus imágenes de desenfreno burgués
Toulouse-Lautrec marcó un auténtico hito con sus imágenes de desenfreno burgués

Más información, entradas y horarios en http://www.moma.org

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language