Richard Armitage defiende a Miller

274

Richard Armitage (“El hobbit“) se sube al escenario del Old Vic Theatre con la misión de escenificar “El crisol“, en la piel del aguerrido John Proctor.

Richard Armitage da vida al personaje que Daniel Day-Lewis encarnó en la película "El crisol"/ Photo Credits: The Old Vic Theatre
Richard Armitage da vida al personaje que Daniel Day-Lewis encarnó en la película “El crisol”/ Photo Credits: The Old Vic Theatre

En 1620, el Mayflower desplegó por los territorios de lo que ahora es USA (entonces colonias pertenecientes a la corona británica) comunidades enteras de puritanos.

Ataviados con ropajes oscuros y ateridos a un concepto de la religión ciertamente dogmático, estos individuos (procedentes en su mayoría de los Países Bajos) extendieron a su paso el sometimiento a una moral de hierro, carente de libertades y encadenada a una visión excesivamente literal de la Biblia.

Pero la influencia de estos seres de religiosidad sanguinaria no se quedó en el mencionado siglo XVII, sino que trascendió más allá de las centurias; para aparecer nuevamente en su esencia, aunque transmutada según los tiempos y los propósitos, en el conocido período como macartismo.

Richard Armitage encabeza el elenco mientras espera el estreno del largometraje "Into The Storm"
Richard Armitage encabeza el elenco artístico, mientras espera el estreno del largometraje “Into The Storm”

Cual juez contra los embrujos demoníacos, de 1950 a 1956, el senador estadounidense Joseph Raymond McCarthy declaró, en el país de las barras y estrellas, la guerra sin cuartel al Comunismo. Cruzada con la que arruinó la vida de numerosos ciudadanos norteamericanos, a los que sometió a castradores procesos públicos, sólo por ser considerados sospechosos de seguir la doctrina marxista.

Tal fanatismo, con filo ponzoñoso heredado de los antiguos peregrinos del Mayflower, golpeó de lleno a la industria hollywoodiense y la élite intelectual de EE. UU, entre los que se hallaba el dramaturgo Arthur Miller.

A raíz de una delación sin sentido alguno, y basada en la ambigüedad discursiva de su trabajo, el autor sufrió el acoso y derribo en su propia nación. Lo que le inspiró para concebir una imborrable y metafórica protesta artística, pliego de descargo que el colega de Harold Pinter bautizó como El crisol.

Desarrollado durante la época de 1692, el texto del que fuera pareja de Marilyn Monroe cuenta el relato de una caza de brujas, muy similar a la efectuada por McCarthy en los años cincuenta.

El texto escrito por Miller se desarrolla en la ciudad de Salem, en 1692
El texto escrito por Miller se desarrolla en la ciudad de Salem, en 1692

Documento esencial sobre la vulneración de los derechos humanos, que el Old Vic Theatre de Londres recupera durante la temporada estival.

RICHARD ARMITAGE LUCHA CONTRA LA INQUISICIÓN

Hasta el próximo 13 de septiembre, el sólido y sincero John Proctor se subirá al estrado de la urbe del Támesis para defender a su esposa (Elizabeth Proctor) y a otras personas de su entorno, acusadas injustamente de realizar aquelarres en favor del diablo.

Basada en hechos reales, la trama de El crisol discurre con valentía por los motivos ocultos respecto a las ejecuciones efectuadas en la zona de Massachusetts, a finales del siglo XVII: la mayoría de las veces motivadas por envidias, supersticiones incongruentes, o herencias mal repartidas.

Yaël Farber es el director del montaje protagonizado por Richard Armitage/ Photo Credits: The Old Vic Theatre
Yaël Farber es la directora del montaje protagonizado por Richard Armitage/ Photo Credits: The Old Vic Theatre

Como pilar de ese hilo argumental, Miller imaginó al convincente granjero Proctor y a la malévola Abigail Williams: dos extremos contrapuestos en cuanto a comportamiento ético, en los que confluyen la dicotomía entre el bien y el mal.

Desde la publicación de la obra, ocurrida en 1953, muchos han sido los actores que se han metido en las arterias de ese hombre de la tierra, alumbrado en el ecosistema del puritanismo extremo.

Un trabajo de caracterización que ahora recae sobre las espaldas del británico Richard Armitage (Leicester, Inglaterra, 1971), y que anteriormente gozó con el virtuosismo escénico de gente como Daniel Day-Lewis (el oscarizado intérprete de Lincoln lo recreó en la película El crisol, de Nicholas Hyther).

De esta manera, el famoso Thorin de El Hobbit somete su fuerte dicción y su esbelto físico nervudo para dotar de credibilidad a un tipo cuyo único deseo era preservar la inocencia de los suyos, sin abandonar su espíritu a la desidia de unas muchachas borrachas de fantasía blasfema.

El humano heroísmo de John Proctor es una de las cosas que más sedujeron a Richard Armitage/ Photo Credits: The Old Vic Theatre
El humano heroísmo de John Proctor es una de las cosas que más sedujeron a Richard Armitage/ Photo Credits: The Old Vic Theatre

Junto al antagonista de Robin Hood en la exitosa serie de la BBC, Harry AttwellSamantha Colley, Marama Corlett y Jack Ellis son algunos de los rostros que surcan el decorado en tinieblas donde transcurren los tres actos mecanografiados por Arthur Miller; y a los que pone atmósfera de hechizos subliminales la directora Yaël Farber (Mies Julie).

Vídeo de Richard Armitage proporcionado por The Old Vic Theatre

Más información, entradas y horarios en

http://www.oldvictheatre.com/whats-on/2014/the-crucible

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language