Sigmar Polke riega el MoMa con su ironía

127

Sigmar Polke es objeto de una extensa exposición (la mayor hasta el momento en Estados Unidos) por parte del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Sigmar Polke es uno de los máximos representantes del Realismo Capitalista/ Photo Credits: "Mao", 1972, The museum of Modern Art, New York, Kay Sage Tanguy Fund, 2014, The Estate of Sigmar Polke Artists Rights Society, New York VG/Bild-Kunst, Bonn, Germany
Sigmar Polke es uno de los máximos representantes del Realismo Capitalista/ Photo Credits: “Mao”, 1972, The museum of Modern Art, New York, Kay Sage Tanguy Fund, 2014, The Estate of Sigmar Polke Artists Rights Society, New York VG/Bild-Kunst, Bonn, Germany

Los cielos de la Alemania dividida de la posguerra no siempre fueron el lienzo más adecuado para desplegar la explosión cromática del Pop Art.

El muro de la vergüenza ahogo la paleta de los pintores germanos (tanto los de la RFA como los de la RDA) en los mares desintegradores de la búsqueda de la identidad perdida.

Uno de esos maestros de las vanguardias con resquemor de bolchevismo policial fue el genial Sigmar Polke (Oels, Baja Silesia, 1941- Colonia, 2010): el líder –junto a Gehrard Richter– del movimiento bautizado irónicamente como Realismo Capitalista. Corriente que en definitiva era una traducción teutona de las aportaciones a la plástica de Andy Warhol y Roy Lichtenstein, sumergidas en las escuelas del cartelismo proveniente de la U.R.S.S.

Autodidacta e imaginativo, este artista multimedia de origen centroeuropeo copa estos meses de primavera atávica la atención internacional, parapetado en el segundo piso del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa), desde donde presenta al mundo sus imágenes de hogareña prestancia, bajo la muestra Alibis: Sigmar Polke 1963-2010 (19 de abril- 3 de agosto).

La muestra está centrada en el concepto de "alibis", elaborado por el propio Sigmar Polke
La exhibición está centrada en el concepto de “alibis”, elaborado por el propio Sigmar Polke

SIGMAR POLKE, EL CREADOR DE LA INCONSCIENCIA GERMANA

Los más de 250 trabajos que ocupan el interior del inmueble estadounidense -ideados en diferentes momentos de su existencia por la mente del que fuera alumno aventajado de Karl Otto Götz y Beuys– dan una clara visión de las obsesiones de atelier de un individuo que tuvo que fantasear con las pesadillas sociales, inmerso en una nación desestructurada, partida en dos por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Polke fue heredero de la Alemania de las reparaciones de los excesos cometidos por la generación precedente, y tuvo que convivir con esos fantasmas a lo largo de toda su trayectoria profesional.

La ironía fue una constante en su trabajo/ Photo Credits: MoMa
La ironía fue una constante en su trabajo/ Photo Credits: MoMa

Alimentado por esa sensación de ingravided, el Arte del nacido en la Baja Silesia fue evolucionando merced a la revolución contra todo atisbo de tradicionalismo; algo que el pintor, escultor, grabador, dibujante, fotógrafo y cineasta reflejó intensamente a través de la búsqueda sin tregua de nuevos materiales.

La hibridación con la que Sigmar Polke pergeñó cada una de sus obras marcó la compleja narrativa de un tiempo en el que la crítica a los poderes establecidos se efectuaba escondida detrás de las tenues gasas de velos figurados, telas alucinatorias que ocultaban la verdadera esencia de las secuencias representadas.

Normalmente edificados con la argamasa de la sátira, los trabajos del germano durante los años sesenta dialogan con el espectador posicionados en la tribuna de la denuncia constante, mensaje en delirio permanente que atacaba tanto a los manipulados medios de comunicación como a los engranajes volátiles que definían a sus contemporáneos.

Con ella, el centroeuropeo horneó una crónica monumental vestida de colores calientes y formas distorsionadas, la cual desembocó en su determinación por disfrazar con su pincel conocidas escenificaciones de maestros históricos, como Alberto Durero y Kandinsky.

Sigmar Polke solía mezclar diversos materiales en sus obras para construir su profunda narrativa visual/ Photo Credits: MoMa
Sigmar Polke solía mezclar diversos materiales en sus obras para construir su profunda narrativa visual/ Photo Credits: MoMa

Un camino de desmitificación voluntaria que llevó al experto en pintura sobre cristal a localizar el misterio de la inspiración, vertebrado por las Neue Bilder y el anarquismo conceptual.

Tal filosofía enlazó la senda de Polke con un gusto por la experimentación, que le influyó para probar las mieles de la fotografía de viajes (casi en la línea de los collages cosmopolitas de Robert Rauschenberg, aunque con un afán más muralista) y de las grabaciones en formato de celuloide (el MoMa ha logrado recuperar trece de las películas rodadas por el artista, ocho de ellas nunca vistas anteriormente en Estados Unidos).

Al final, el cáncer se llevó las ansias de exploración de este magno visionario de una época en barbecho; aunque, afortunadamente, el carácter prolífico del teutón ha permitido que su extenso legado hablara por sí mismo, para retratar con fidelidad las sensaciones y sentimientos de una generación capaz de construir palacios a partir de las cenizas.

En sus obras había referencias claras a la manipulación mediática de la publicidad/ Photo Credits: MoMa
En sus obras había referencias claras a la manipulación mediática de la publicidad/ Photo Credits: MoMa

Más información, entradas y horarios en http://www.moma.org

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language