Evelio Rosero y la muerte del pontífice

198

El autor colombiano de Los ejércitos, Evelio Rosero, publica Plegaria por un papa envenenado (Tusquets Editores).

El libro de Evelio Rosero imagina cómo sucedió la muerte del pontífice número 263
El libro de Evelio Rosero imagina cómo sucedió la muerte del pontífice número 263

El 28 de septiembre de 1978, el papa de la sonrisa franca (Juan Pablo I) apareció muerto en sus dependencias vaticanas. El cuerpo del Santo Padre fue hallado por la monja Vincenza, y los comunicados oficiales hablaron de infarto de miocardio. Sin embargo, las especulaciones respecto al fallecimiento, más el breve curso del religioso veneciano como portador de las sandalias de Pedro el Pescador, comenzaron a alimentar historias de misterio, mafia y rencores eclesiásticos.

En tal época, el escritor Evelio Rosero (Bogotá, Colombia, 1958) apenas contaba con veinte primaveras. No obstante, esa incapacidad para interesarse en su momento ante un acto tan mediático no ha mermado ni un ápice la curiosidad que ha inspirado su pluma más de cinco décadas después.

Y fruto de esa inspiración de secretos trazos ha nacido Plegaria por un papa envenenado, texto con muelles de relato detectivesco que Tusquets Editores lanzó al mercado el pasado mes de enero.

El poeta, novelista, dramaturgo y periodista sudamericano es uno de los creadores más laureados en Colombia
El poeta, novelista, dramaturgo y periodista sudamericano es uno de los creadores más laureados en Colombia/ Photo Credits: Tusquets Editores

UNA CRÓNICA EN CLAVE DE THRILLER

Al comenzar la novela, un coro de prostitutas de la urbe de la Plaza de San Marcos se dirige directamente al protagonista de la historia (el en ese momento Patriarca de Venecia), y le airea un visionario toque de existencialismo.

Acercamiento de clásicas connotaciones que le sirve a Rosero para presentar ante el lector al hombre de la Iglesia – sometido voluntariamente a los rigores de la pobreza- que respondía al nombre de Albino Luciani (Canale d’Agordo, Italia, 1912- Ciudad del Vaticano, 1978).

En esas primeras frases y diálogos imaginados, el teólogo que estaba llamado a convertirse en Juan Pablo I aún no vestía las blancas telas del guía espiritual del Cristianismo; pero en sus actitudes ya se observaban los cordones que le alejaban de la curia y la opulencia, para recibir sin censuras acomodaticias el mensaje de Jesús de Nazareth.

La prosa de Rosero se halla cargada de símbolos que enfatizan la humanidad de los personajes
La prosa de Rosero se halla cargada de símbolos que enfatizan la humanidad de los personajes

Dicen los que conocieron a Luciani que era un erudito más sensible que intelectual, más impetuoso que protocolario. Su vida reflejaba la faz de un señor divorciado con los lujos, a quien no le costaba expresar públicamente la necesidad de revisar el papel de las mujeres en la religión; a la vez que mostraba una querencia comprensiva hacia algunos de los pensadores de la liberación dogmática.

La filosofía de Juan Pablo I simplemente se resumía con la palabra Humildad (la misma que presidió su pontificado), término con el que explicaba la aceptación sin límites de los que exhiben la inocencia de la pureza. Un posicionamiento de sincera rebeldía con el poder, que entraba en confrontación directa con la especulación mercantilista de la Banca Vaticana, y con la bestialidad de la pederastia silenciada tras los confesionarios.

En "Plegaria por un papa envenenado" prevalece la figura de un hombre humilde y justo con los pobres
En “Plegaria por un papa envenenado” prevalece la figura de un hombre humilde y justo con los pobres

Rosero construye en sus páginas el esqueleto de un siervo de los evangelios sumamente dolido por el desprestigio del edificio eclesiástico, resquebrajado en sus pilares éticos y morales. Y como eje de todo ese engranaje de degradación monetaria estaba la oscura política del obispo Marcinkus (director en esos momentos del Banco Vaticano).

Volver los ojos hacia los que menos tienen, y hacerlo no sólo con sermones sino con acciones constatables, fue el objetivo del Papa Sonriente. Propósito de enmienda que únicamente pudo iniciar, ya que su período como comandante del menor Estado de Europa se prolongó únicamente a lo largo de 33 días.

No obstante, sentencias como la de “Dios es Padre; y, más aún, Madre” o la valiente escena en la que le echó en cara al dictador argentino Jorge Rafael Videla las violaciones y asesinatos cometidos por su régimen golpista hicieron del predicador nacido en Canale d’Agordo una figura renovadora y admirada por el pueblo. Un referente que, en cierta medida, sentó las bases para algunas de las reformas sugeridas en la actualidad por el Papa Francisco.

Anteriormente, Evelio Rosero ya se ocupó de indagar sobre la figura de Simón Bolívar
Anteriormente, Evelio Rosero ya se ocupó de indagar sobre la figura de Simón Bolívar

Más información en  http://www.tusquetseditores.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language