Roman Polanski prueba el fruto prohibido en “La venus de las pieles”

239
El filme sigue la adaptación teatral de la novela de Leopold von Sacher-Masoch
El filme sigue la adaptación teatral de la novela de Leopold von Sacher-Masoch/ Photo Credits: Wanda Vision

Los márgenes del amor están muchas veces presurizados por la cápsula del deseo. El platonismo desfigurado por la asfixia lujuriosa suele provocar el acné en los insomnes y los exhibicionistas de armario ropero, los mismos que fustigan sus aspiraciones carnales con látigos de expiación. Esos fragmentos de desgarramientos tenebrosos, a medias entre el colchón y la lencería, diseñaron los renglones torcidos de La venus de las pieles (obra de curso breve y adictivo, publicada en 1870 por Leopold von Sacher-Masoch).

Esas páginas cargadas de suspiros y diálogos cómplices inspiraron al dramaturgo norteamericano David Ives para elaborar una homónima pieza teatral, en la que el juego sexual de los personajes se desarrollaba en la época actual, supeditado a las frustraciones del hombre contemporáneo (tan tecnológico como perdido).

Emmanuelle Seigner es la protagonista de la película
Emmanuelle Seigner es la protagonista de la película/ Photo Credits: Wanda Vision

Después de éxito del montaje del texto en los escenarios del país de las barras y estrellas (así como en los templos del entretenimiento de otras naciones), el director Roman Polanski hace suyas las situaciones planteadas por sus predecesores literarios; y con ellas alicata la que es la última película de su extensa carrera fílmica: crónica sobre las ilusiones a puerta cerrada que lleva el nombre de La venus de las pieles.

El texto describe la relación puntual entre una actriz y un director teatral
El texto describe la relación puntual entre una actriz y un director teatral/ Photo Credits: Wanda Vision

Nuevas lunas de hiel para Emmanuelle Seigner

El espíritu de voyeur que acredita el responsable de El pianista preside este largometraje, en el que la seducción está a la vuelta de cada plano y secuencia, caldeada con especias suculentas por la eficacia interpretativa de dos tipos esclavizados dentro de sus propias obsesiones.

Como si se tratara de una aventura perfumada con feromonas, el guion del director parisino (polaco de adopción consanguínea) narra los padecimientos sentimentales de un atribulado creador teatral, quien se encuentra en la tesitura de escoger a la actriz necesaria para protagonizar su nuevo y polémico proyecto: consistente en traducir a tres actos La Vénus À La Fourrure, del citado Leopold von Sacher-Masoch.

El deseo es el principal nexo del argumento
El deseo  y la ambición son los principales motores del argumento

La búsqueda de la fémina ideal resulta frustrante; pero una noche, cuando los truenos surcan el cielo y la lluvia moja las esperanzas menos impermeables de los hijos de Adán y EvaThomas recibe la visita de una extraña: una señora de rompe y rasca, o de oca-a-oca-y-tiro-porque-me-toca, que dice llamarse Vanda, y que desencadena un auténtico huracán en el corazón del artista de las palabras.

Allí, aislados del mundo, ambos dan rienda suelta a su imaginación, para amarse y vivir un emparejamiento en el que media la ambición y el talento; sin más asideros que los de las ánimas ansiosas por materializarse sobre un escenario, aunque fuera tan sólo por unas horas… unos minutos… unos segundos…

La acción transcurre en un teatro parisino
La acción transcurre en un teatro parisino

Polanski lleva el interés de La venus de las pieles al terreno de los enfrentamientos entre comportamientos antagónicos, como un combate a cara partida en el que únicamente es posible ganar tras desprenderse de las tradiciones y los convencionalismos sociales. La vieja historia del director que se aprovecha de una debutante cegada por un papel regresa con fuerza inusitada, en un relato que mezcla el drama existencial y la comedia de equívocos placenteros (en este caso, nunca romántica y siempre hiriente).

Y encima de esa cúspide de jadeos continuos y danzas macabras de velos inexistentes, la esposa del realizador -la francesa Emmanuelle Seigner– refresca sus mejores dosis de certera Saloméesencias que ya había practicado en el pasado a las órdenes de su marido (en Lunas de hielLa séptima puerta y Fanático). Un figurado baile sin cabeza santificada en el que el camaleónico Mathieu Amalric (007: Quantum Of Solace) ejerce como maestro de ceremonias.

Y mientras, el señor de ochenta y tres años que engendró La semilla del diablo observa desde su atalaya de eroticón enmascarado, no sin licuar las suspicacias con la mejor excusa que puede esgrimir un creador de su altura, la que le avala como uno de los más grandes cineastas en activo.

La venus de las pieles se estrena en España el próximo 31 de enero.

El filme se estrena en España el próximo 31 de enero
El filme se estrena en España el próximo 31 de enero

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language