“No Man’s Land” descubre en Madrid dónde está el país de las sombras

117
Las Naves del Español acogen, hasta el próximo 2 de febrero, la adaptación del texto "Tierra de nadie"/ Photo Credits: Matadero de Madrid
Las Naves del Español acogen, hasta el próximo 2 de febrero, la adaptación del texto “Tierra de nadie”/ Photo Credits: Matadero de Madrid

Con los escombros de la Tierra baldía, diseñados por el poeta Thomas Stearns Eliot (T.S. Eliot), Harold Pinter (Londres, 1930- 2008) construyó su particular monumento a la derrota humana, a esos seres abrigados con mantas de decadencia y cansancio: autómatas del desencanto, que protagonizaron muchos de los renglones retorcidos del dramaturgo anglosajón. Los senderos de ese inmueble -ennegrecido por los gritos al viento- están conformados con guijarros de pecados y vallas almidonadas con las maderas de la desilusión. “En la tierra de nadie no hay movimiento alguno, ni cambio, ni decrepitud, ni recuerdos, ni eternidad. Sólo existe el aquí…el silencio…”. Y así, según el epitafio esgrimido por el autor de La huella, emprende su odisea con vapores etílicos No Man’s Land (la obra que coloniza, hasta el próximo 2 de febrero, la Sala 1 de las Naves del Matadero de Madrid).

La obra, escrita por Harold Pinter, fue estrenada originalmente en el Old Vic, en 1975
La obra, escrita por Harold Pinter, fue estrenada originalmente en el Old Vic, en 1975/ Photo Credits: Matadero de Madrid

Una casa de beodos

Cuando Tierra de Nadie fue presentada al público del mítico Old Vic Theatre, en 1975, lo que los asistentes descubrieron fue una especie de radiografía de una sociedad alejada de la felicidad, condenada a la autodestrucción por su propia existencia. Un padecimiento colectivo, que el grupo Pink Floyd identificó -dentro de la letra de una de sus canciones- como la desesperación del pueblo británico, virtud que la pluma de Pinter metamorfoseó en confesión sangrante compuesta por dos actos.

La trama cuenta la relación malsana entre cuatro individuos, encerrados en un inmueble londinense/ Photo Credits: Matadero de Madrid
La trama cuenta la relación malsana entre cuatro individuos, encerrados en un inmueble londinense/ Photo Credits: Matadero de Madrid

Una fiesta cargada de reproches, un hogar de incendiadas pasiones ubicado en el barrio de Hampstead (prisión figurada con espíritu a El ángel exterminador de Buñuel, que abre sus pústulas en el centro de la urbe del Támesis), y cuatro personajes con arrugas de complejos guardados en los arcones del pasado, pintados de blanco y negro y con marco de cartón húmedo. Esos son los ingredientes que el compatriota de William Shakespeare mezcló con inusitada eficacia en el mortero de su genialidad desbordante. Cuenco de esencias sensibles, del que salieron conveniente horneados el egocéntrico Hirst, el amargado Spooner, y los extraños y discordantes Foster y Briggs.

Luís Homar (en la imagen) encabeza el reparto, junto a Josep María Pou/ Photo Credits: Matadero de Madrid
Lluís Homar (en la imagen) encabeza el reparto, junto a Josep María Pou/ Photo Credits: Matadero de Madrid

Semejantes coordenadas creativas les sirvieron a los legendarios Ralph Richardson y John Gielgud para sacar resina candente de los recovecos de Hirst y Spooner, unidos en una versión de la pieza difícil de igualar. Un hito de la escena internacional que no ha obsesionado especialmente al director Xavier Albertí, quien convoca las palabras de Pinter desde la óptica primigenia con la que fueron concebidas, sin paños calientes, crudas e irónicas.

La acción se desarrolla en los años setenta/ Photo Credits: Matadero de Madrid
La acción se desarrolla en los años setenta/ Photo Credits: Matadero de Madrid

Tierra de nadie es uno de los viajes más fascinantes e ideológicos del teatro contemporáneo, en términos de vivir la vida con una fuerza que sólo puede lograrse cuando se guarda absoluta fidelidad a uno mismo. En definitiva, se trata de un sitio de ambigüedad y líneas borrosas, donde las identidades se ponen en peligro y, al mismo tiempo, se reconstruyen”, afirma Albertí, en la página web de las Naves del Español. Una aventura de arriesgadas proporciones, y discurso contundente, en la que comparecen reales y vulnerables Lluís Homar, Josep María Pou, Ramón Pujol y David Selvas.

Xavier Albertí es el director de la adaptación que ocupa la Sala 1 de las Naves del Español, ubicadas en la Villa y Corte/ Photo Credits: Matadero de Madrid
Xavier Albertí es el director de la adaptación que ocupa la Sala 1 de las Naves del Español, ubicada en la Villa y Corte/ Photo Credits: Matadero de Madrid

Más información, entradas y horarios en

http://www.mataderomadrid.org/ficha/3056/no-man’s-land-html

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language