El Museo del Prado confraterniza con el Hades

165
Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid
Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid

Europa apagaba incendios de fe cuando María de Hungría encargó a Tiziano que pusiera rasgos a Las Furias. Un año antes del mencionado contrato, fechado en 1548, Carlos V pasaba por el acero de las espadas militares a los rebeldes luteranos; los mismos que, bajo la formación de la Liga de Esmalcalda, habían osado plantar cara al Sacro Imperio Germano. La batalla de Mühlberg dejó claro que el poder justiciero de los guerreros católicos era muy superior a los que se atrevían a cuestionar la aceptación literal de los textos sagrados: dogmas de misterios en latín que no permitían la libre interpretación, ni las críticas a las riquezas del clero.

Con todo este material, el renacentista Tiziano Vecellio acercó su pincelada aérea a los cuerpos dionisiacos de Ticio, Tántalo, Sísifo e Ixión, anatomías en escorzo que inspiraron los dolores intestinos del Barroco, alimentados con sus crepusculares fondos de claroscuros militantes.

Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid
Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid

Esos rostros surgidos del Averno, o del Hades de los castigos espeluznantes, son el reclamo artístico en el que se basa el madrileño Museo del Prado para elevar a la categoría de exposición Las Furias. De Tiziano a Ribera. Un puzle de seres reñidos con los pacíficos cansancios, que estará presente en las Salas A y B del edificio de Los Jerónimos, hasta el próximo 4 de mayo.

Un cuarteto espectral

Numerosas instituciones han prestado algunos de sus fondos más relevantes para dotar de fisonomía a la muestra comisariada por Miguel Falomir (Jefe del Departamento de Pintura Italiana y Francesa del Museo Nacional del Prado). A través de esas telas sustraídas de la experiencia sensible de los pintores, el centro pone imágenes a un tiempo de suicidios en masa, de condenas oficiales y excomulgaciones, de visionarios enrabietados por las alucinaciones de Savonarola y geocentrismos erróneos.

Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid
Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid

Históricamente, Las Furias que imaginó Tiziano no eran esos príncipes alemanes idealizados, con los que María de Hungría intentaba vestir el Palacio de Binche (situado en Bruselas); sino los fantasmas femeninos que velaban para que los reos sufrieran por sus pecados en el Reino de los Muertos (Hades), por las acciones reprobables realizadas durante su existencia. No obstante, el maestro veneciano del siglo XVI cargó los pinceles con las insinuaciones de la belleza helénica, alicatados por las lecciones que Miguel Ángel dejó expuestas en su Ticio (dibujo supremo que el ilustrador de la Capilla Sixtina regaló, en 1532, a Tommaso de Cavaliere).

Con esa pátina de atractiva y dramática masculinidad llegó a las escuelas española y flamenca el tema de Las Furias, a las que otorgaron lágrimas de sangre y escorzos desmembradores genios de la las tinturas como Rubens, Goltzius, Van Haarlem, Ribera o Rombouts.

Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid
Photo Credits: Museo Nacional del Prado de Madrid

Hígados devorados por buitres (Ticio), canibalismo de naturaleza divina (Tántalo), piedras con el peso de las eternidades (Sísifo) y ruedas de interminables senderos (Ixión); las cuatro figuras dedicadas a castigar a los rebeldes transformaron su significado original para dotar de excusas aterradoras a los imperios occidentales, y de emoción artística a los palacios y monumentos. Armas con las que los poderosos exigían la obediencia de la razón sin explicaciones, y con las que los creadores reclamaron la dignidad del tenebrismo anímico.

Photo Credits: Museo Nacional del Museo del Prado
Photo Credits: Museo Nacional del Museo del Prado

Más información, horarios y entradas en

http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/las-furias-alegoria-politica-y-desafia-artistico

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language