James Salter, clasicismo innovador en el tercer milenio

84
El autor norteamericano acaba de editar en USA su primera novela desde 1979
El autor norteamericano acaba de editar en USA su primera novela desde 1979

Henry Miller fue un auténtico maestro en atrincherar su literatura tras el parapeto del erotismo de escuadra y cartabón. Siempre mediado por la lujuria de los rincones inexplorados, los cuerpos diseñados por el escritor estadounidense desmiembran sus emociones en trópicos antagónicos y atrayentes. Tan sensuales como depravados, tan inspiradores como decadentes. La piel con piel que humedeció la pluma del autor de Sexus parece coincidir en tintero con la del responsable de Quemar los días: un continuo de alcobas secretas y habitaciones en penumbra al que la Editorial Salamandra le da voz y acento en la lengua de Quevedo, tributo a un writer que se confiesa fiel heredero de las palabras de André Gide y Thomas Wolfe.

La editorial Salamandra está empeñada en sacar la obra de Salter traducida al español
La editorial Salamandra está empeñada en sacar la obra de Salter traducida al español

Tras las célebres traducciones de La última noche y Juego y distracción; este verano le ha tocado el turno -enarbolada por la química hidalga del idioma de don Miguel Cervantes– a Años luz: una crónica familiar desarrollada en el Nueva York de las desilusiones medioambientales, y cuyo protagonista es un exitoso arquitecto, que es incapaz de apuntalar los pilares de su propia existencia.

Entre los títulos editados en la lengua de Lope de Vega está "Juegos y distracción"
Entre los títulos editados en la lengua de Lope de Vega está “Juegos y distracción”

Vuelta a la actualidad

Sin embargo, el esperado lanzamiento -en la Península Ibérica- de las obras “antiguas” de James Salter (Nueva York, 1925) no es lo más significativo (por importante que sea tal acontecimiento) de lo sucedido en torno al trabajo de un señor que ha llegado a ser comparado con Ernest Hemingway, y que goza del honor de poder llamarse amigo de Richard Ford y Julian Beck. Seguro que el lector se preguntará, ¿qué es lo que ha ocurrido que sea tan relevante como para mejorar la degustación de la prosa en español de James Arnold Horowitz? Pues, la respuesta está en la aparición (producida el pasado mes de abril en USA) de su última novela: All That Is (Todo lo que es).

El narrador ha sido comparado con Ernest Hemingway y Henry Miller
El narrador ha sido comparado con Ernest Hemingway y Henry Miller

Random House presentó el evento con la ceremonia comprensible, si se atiende a que ésta es la primera novela del vecino del Empire State desde 1979, cuando publicó En solitario. Un texto que ha estado treinta y cuatro primaveras en el frigorífico, y que versa sobre las experiencias de un joven oficial de la Marina del país de las barras y estrellas destinado en Okinawa (Japón)Philip Bowman es el nombre de este individuo (para nada un héroe al uso) que vuelve a su tierra, donde se pone a trabajar como editor de libros. A partir de aquí, Salter describe con exactitud lo que ocurre detrás de los escaparates de las letras impresas; aunque lo realmente determinante en la trama es la relación de este otrora militar con su esposa, una mujer con la que le es imposible mantener una conversación y un mínimo de sintonía vivencial.

Pese a contar con ochenta y ocho años, su estilo no ha perdido frescura
Pese a contar con ochenta y ocho años, su estilo no ha perdido frescura

De esta manera, perdido en la sociedad que supuestamente le iba a tender lazos de reinserción afectiva, Philip comienza a interesarse por una joven misteriosa, a la que conoce casualmente. Chica con la que inaugura un amor de despertadores trucados y estimulantes amaneceres, coloreados por la frescura de lo inesperado.

Sus historias tienen una fuerte carga erótica
Sus historias tienen una fuerte carga erótica

Los ochenta y ocho años que acredita JS no han borrado ni un atisbo de la acidez y encantamiento de su estilo directo y desdramatizador, como si aún fuera el treintañero de The Hunters o el pretérito piloto de combate de la Guerra de Corea, donde lideró más de una misión aérea. Aventuras uniformadas que sirvieron para alicatar la pasión narradora del creador de Juego y distracción, y la cual le acercó incluso al Hollywood de finales de los cincuenta (fue guionista de Entre dos pasiones, de Dick Powell, en 1958) y gran parte de los sesenta (en 1969, uno de sus textos dio pie a la película Una cita, de Sidney Lumet; e incluso llegó a dirigir su propio largometraje, bajo el título de Three, en 1969).

Las mujeres son las auténticas protagonistas de sus argumentos
Las mujeres son las auténticas protagonistas de sus argumentos

Sincero, escasamente polémico (sólo cuando la trama lo merece, como ocurrió con su defensa de la eutanasia asistida en el relato Last Night), analista algebraico del ser humano contemporáneo y profundamente implicado con la confusión de sus congéneres, James Salter resurge de su torre de marfil con la fuerza de sus obras: un mosaico de tendencias individuales, cuyos cauces desembocan en las cataratas Victoria de lo que eternamente se conoce como la “gran novela americana”.

Salter posee premios como el PEN y el Faulkner de narrativa
Salter posee premios como el PEN y el Faulkner de narrativa

Más información en http://www.randomhouse.com y http://www.salamandra.info

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language