Ian Fleming le hace la competencia a 007

78
La BBC y la cadena Sky presentan la mini-serie "Fleming: The Man Who Would Be Bond"/ Photo Credits: BBC y Sky
La BBC y la cadena Sky presentan la mini-serie “Fleming: The Man Who Would Be Bond”/ Photo Credits: BBC y Sky

Cuando el autor de Casino Royale falleció víctima de un ataque al corazón (hecho ocurrido en 1964), el personaje que ideó con licencia para matar era el rey de las taquillas cinematográficas. Desde la inauguración en salas de las aventuras del espía británico más conocido de la era contemporánea, el público se identificó rápidamente con un tipo al que le gustaba más el lujo que a Kojak los chupachups. Lo que pocos podían imaginar era que la vida de su creador no estaba muy distante de lo que éste narró en sus libros de ficción.

Tal afirmación, fácilmente comprobable a través de la biografía del British writer, es el motor argumental de los cuatro episodios que componen la mini-serie Fleming: The Man Who Would Be Bond: una cuidada producción, que la cadena pública del Reino Unido (BBC) acaba de presentar en sociedad, acompañada de Sky Television. Empresa audiovisual en la que ambos sellos han invertido dinero y talento para generar una atrayente obra, que tiene prevista su emisión -en los hogares de los súbditos de Isabel II- del 24 de enero al 19 de febrero de 2014.

Un gentelman con uniforme

Protagonizada por el actor londinense Dominic Cooper (La duquesa), la trama de este acercamiento a la existencia del escritor centra sus renglones en las andanzas del literato durante La Segunda Guerra Mundial, periodo donde el autor de 007 contra el Dr. No sirvió como miembro del servicio de la inteligencia naval de su país (donde obtuvo  los galones de teniente coronel).

De físico elegante y modales de colegio privado, Ian Lancaster Fleming (1908- 1964) subió sin muchos problemas dentro del escalafón de la oficialía, debido sobre todo a su mente sagaz y a su pasión por las actuaciones en primera línea. Unas virtudes que le ayudaron a alcanzar el éxito con la determinación de los grandes estrategas, inicialmente bajo la tutela del almirante John Godfrey.

Amante de los planes secretos (en los que las informaciones a media asta se convertían en elementos esenciales, con los que jugar con ventaja en el tablero de la contienda planetaria), el vástago de Robert Fleming fue el artífice (entre otras gestas) de la conocida Operación Goldeneye (justo como el título de la homónima película de Bond, protagonizada a principios de los noventa por Pierce Brosnan). De importancia constatable en el curso de la contienda, Goldeneye fue el nombre en clave con el que se conocieron las maniobras de sabotaje -llevadas a cabo hasta 1943– desplegadas en las aguas del Peñón de Gibraltar, y que se programaron para desestabilizar la más que evidente alianza entre el régimen de la España nacional, de Franco, y la Alemania nazi, de Adolf Hitler.

Imagen del escritor Ian Fleming
Imagen del escritor Ian Fleming

IF se introdujo con suma facilidad en ese cosmos fascinante y sumamente peligroso; universo en el que también cultivó intencionadamente la fama de mujeriego y ligón (al igual que Mr. 007). Faceta esencial en su personalidad que el serial de la BBC escenifica a través del complicado y escandaloso affaire que el literato mantuvo con la nobiliaria Ann Charteris (quien tuvo que divorciarse por infidelidad flagrante del segundo vizconde de Rothermere, y que en la pequeña pantalla posee el rostro de Lara Pulver).

Salones de etiqueta, recreaciones de combates a fuego limpio, situaciones de secretismo codificado y mucha adrenalina son algunos de los ingredientes en los que se basan los capítulos de Fleming; y que han sido un caldo de cultivo inspirador para la pareja de guionistas formada por los veteranos John Brownlow (Sylvia) y Don MacPherson (Los vengadores). Ambos conchabados con el director Mat Whitecross (responsable del espléndido documental Camino a Guantánamo) para sacar adelante un proyecto de atractivo envolvente.

Ya fuera como espía en La Segunda Guerra Mundial o como corresponsal para The Sunday Times, la experiencia real del cerebro de Sólo se vive dos veces y Diamantes para la eternidad no perdió color al compararla con la de su trajeado hijo de papel y tinta. Eso sí, lamentablemente, las hazañas de valor y coraje del imaginativo narrador únicamente duraron cincuenta y seis primaveras…. En cuestión de tiempo, la ficción sí que supera ampliamente a the living days.

Más información y tráiler en http://www.sky.com/tv/show/fleming

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language