Friedrich Dürrenmatt reanuda la búsqueda del buhonero asesino

256
La editorial Navona reedita la historia que dio pie a la película de Ladislao Vajda y a "El juramento", de Sean Penn
La editorial Navona reedita la historia que dio pie a “El cebo”, de Ladislao Vajda, y a “El juramento”, de Sean Penn

La tranquilidad ciudadana de un cantón suizo en la época de los cincuenta –donde el nerviosismo solía circunscribirse simplemente a las inclemencias meteorológicas, y no a los actos de violencia criminal-  se ve azotada inesperadamente por la desaparición de una niña. La pequeña, de nombre Gritli Moser, había ido a visitar a su abuela atravesando el bosque. Pero nunca llegó a su destino. La tardanza y la falta de noticias hacen temer lo peor a los padres de la cría, quienes llaman a la policía para localizar el paradero de la menor. Al frente de la división se halla el comisario Mathäi, un hombre metódico y concienzudo que toma el caso con la determinación de un investigador avezado y eficaz. Fruto de sus indagaciones, Gritli es encontrada, aunque en estado de cuerpo presente. La autopsia de la joven indica que, antes de morir, fue forzada sexualmente por su agresor. Un dato excesivamente salvaje que hace que el detective prometa a los progenitores de la víctima dar con el asesino, cueste lo que cueste. A ello dedicará sus anhelos profesionales desde ese momento:  juramento emocional y  sincero que da pie al texto de La promesa (Friedrich Dürrenmatt, 1958).

Dürrenmatt fue un hombre al que le gustó experimentar con la ruptura de los géneros
Dürrenmatt fue un hombre al que le gustó experimentar con la ruptura de los géneros

Convertido en 1959 en el guion de El cebo (película dirigida por Ladislao Vajda), este relato espectral y turbador del autor de la excelente obra La visita de la vieja dama es objeto de una cuidada reedición en español a partir del pasado mes de junio, aventura sellada por la editorial Navona Negra (un trabajo de gran calado que se apoya en la más que meritoria traducción de Xandru Fernández).

Navona ya publicó "La promesa" a comienzos del siglo XXI
Navona ya publicó “La promesa” a comienzos del siglo XXI

Un escritor polifacético

Subtitulada con ironía e intención filosófica como Réquiem por la novela policiaca, La promesa es uno de esos libros que quedan en la memoria del lector por su lenguaje claro y directo, sus descripciones altamente visuales y su mensaje sorprendentemente enérgico, muy en la línea de una traslación contemporánea del cuento de Caperucita Roja (versión mucho más coincidente con la macabra atmósfera de Charles Perrault, que con el inocente desarrollo imaginado por los hermanos Grimm).

"El cebo" mostró la eficacia de un texto que aterrorizaba por su aparente normalidad
“El cebo” mostró la eficacia de un texto que aterrorizaba por su aparente normalidad

Dürrenmatt opta en cada página por una prosa cargada de momentos reflexivos, en la que las ecuaciones clásicas de las tramas detectivescas quedan puestas patas arriba, por la entronización del azar en la resolución de los misterios: una apuesta que deja a los agentes de la ley como meras marionetas cuyos hilos maneja el creador, independientemente de las reglas asumidas por el género. Esta fórmula le sirve al literato suizo para planear sobre los estereotipos habituales de las historias de crímenes cruentos; piruetas que cobran su legitimidad en medio del caos, donde parece que le gustaba plantarse a observar al creador alumbrado en la localidad de Konolfingen .

El argumento versa sobre el cruel homicidio de una niña
El argumento versa sobre el cruel homicidio de una niña

Ensayista, dramaturgo, filósofo y guionista el que fuera marido de la actriz Lotti Geissler construyó La promesa con los ingredientes de un libreto cinematográfico; lo que explica la meticulosidad escénica de sus situaciones y la brillantez secuencial en la que se despliega el argumento central. Tales características hicieron que Ladislao Vajda no lo dudara dos veces, cuando convirtió las palabras del natural del cantón de Berna en el thriller bautizado como El cebo (1959). Al igual que su precedente en papel, el largometraje mostró a su manera (siempre pendiente de no vulnerar los controles de la censura cinematográfica de la época) la escalofriante fábula sobre la obsesión del policía Mathäi por detener a un monstruo escurridizo y volátil, que se antoja como un ser multiforme y diabólico. Con estos elementos, la obra ideada por FD juega su partida existencial mediante insinuaciones constantes, que van desde un buhonero a un dibujo esclarecedor, de un psiquiatra intrigante a un viaje frustrado por Jordania… Paisaje de luces y sombras, casi de conexiones circenses, en el que anida hasta la figura de un gigante.

La trama se asemeja un poco a la del cuento de "Caperucita Roja"
La trama se asemeja un poco a la del cuento de “Caperucita Roja”

Algo de atrayente debe tener este volumen que ahora pasea nuevamente por los escaparates la editorial Navona (veintitrés años después del fallecimiento del writer centroeuropeo); sentimiento de enganche al que no se pudo resistir ni el mismo Sean Penn, quien en 2001 trasladó el escenario alpino de La promesa a las fronteras estadounidenses. El resultado fue la movie El juramento, que contó con Jack Nicholson en la parte del comisario que encarnó en 1959 el excelente Heinz Rühmann. Una adaptación de tintes universales que, no obstante, no pudo borrar del cerebro de los aficionados los gestos endemoniados del portentoso Gert Fröbe: retratados en la cinta de Vajda con inspiraciones tomadas del Peter Lorre de El vampiro de Düsseldorf .

El escritor se sirvió de elementos de la psicología para tocar uno de los primeros acercamientos a la pederastia
El escritor se sirvió de elementos de la psicología para tocar uno de los primeros acercamientos a la pederastia

Más información en http://www.navonaed.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language