Series míticas: El ecualizador

295
Denzell Washington es el actor que suena para protagonizar la adaptación al cine de esta obra de TV creada por Richard Lindheim y Michael Sloan
Denzell Washington es el actor que suena para protagonizar la adaptación al cine de esta obra de TV, creada por Richard Lindheim y Michael Sloan

Si tiene algún problema, y los malos le acechan: llame a Robert McCall, al número 212 555 42000. Él solucionará su situación”. Este anuncio de Prensa (traducido libremente del original en inglés) era el motor con el que el personaje del mítico serial creado por Richard Lindheim y Michael Sloan encendía cada uno de los ochenta y ocho episodios que protagonizó para la pequeña pantalla, y que se distribuyeron a lo largo de cuatro temporadas, entre 1985 y 1989. En ese intervalo nocturno de salones adormecidos con las estufas y alcobas con migas sobre el edredón, el británico Edward Woodward se embutió en su gabardina de espía sin identidad, con miles de espectadores siguiendo sus aventuras ambientadas en la ciudad de Nueva York. Éxito mediado por el cristal del televisor que, dentro de poco, verá su versión cinematográfica (si todo sale como está previsto) con el rostro de Denzell Washington en la piel del esforzado detective y protector de los amenazados.

Ecualizador2

Sin embargo, pese a su futura puesta de largo en las salas de exhibición, los fans aún recuerdan la factura más de andar por casa de ese tipo con cara de pocos amigos y pistola a lo James Bond, que aseguraba la integridad de sus clientes: unas veces molestados por una organización mafiosa, otras por psicópatas con ganas de meter el miedo en el cuerpo y en ocasiones acosados por redes de narcotráfico y delincuencia de guante blanco. El ex agente de la inventada The Agency (servicio que parecía pedir a gritos la definición de CIA) no hacía ascos a ningún reto, todo para redimir su conciencia, ensuciada por décadas de misiones carentes del más mínimo sentido de la ética y la moralidad.

Ecualizador1

Lo que cuenta la hemeroteca

Las enciclopedias de las obras de TV explican que El ecualizador comenzó su vuelo por las ondas un mes de septiembre de 1985, en la cadena CBS, enmarcado en una época en la que la audiencia se solía quedar enganchada con la acción más frenética mezclada con ciertas dosis de humor, muy en la línea de El halcón callejero, El equipo A y El coche fantástico. Pero el proyecto ideado por el tándem Lindheim- Sloan no estaba precisamente abonado a esa moda resultona de chistes fáciles, sino que equilibraba en adecuadas dosis la parafernalia de las películas del agente 007 con cierto aroma a género de filme de la Guerra Fría (aunque conveniente acerado con la espátula de Magnum, Mike Hammer y Spencer). Estos elementos combinados dieron como resultado el guion de un capítulo piloto donde el héroe estaba definido milimétricamente, con sus arrugas de cansancio patriótico y sus pecados ocultos tras una faz casi imperturbable.

Ecualizador3

Ante semejante sobriedad impostada, los ejecutivos de la firma se pusieron un poco a la defensiva, frente a la posibilidad del fracaso en antena de un producto elaborado con una fórmula más propia del formato en celuloide que de la hedonista tele made in USA. No obstante, su opinión cambió cuando asistieron a las primeras pruebas de cámara del intérprete inglés Edward Albert Arthur Woodward (Corydon, Surrey, Reino Unido, 1930- Truro, Cornwall, 2009). La capacidad innata en este veterano actor –casi siempre secundario hasta ese momento- para transmitir un sinfín de matices al papel encendió las mentes de los ejecutivos, quienes comprendieron enseguida que el serial podía ser un pelotazo con vistas a prolongarse en el tiempo.

Ecualizador4

El estreno de El ecualizador (acompañado de la fastuosa sintonía compuesta por el antiguo miembro de The Police Stewart Copeland) fue mejor de lo que las cábalas habían pronosticado, y el curso de la creación despegó con el ánimo de reportar a CBS- Universal unos índices de share más que notables. Y todo merced a una completa batería de casos y entuertos a cada cual más llamativo y estimulante, que contribuyeron a garantizar la gloria de McCall, al que el público conocía como un hombre reservado y honesto, cuyo pasado estaba plagado de sombras, con un divorcio doloroso, un vástago del que nunca se había ocupado, una amante asesinada y una hija secreta.

Ecualizador5

No obstante, la omnipresencia del rol de Woodward a lo largo de los episodios se completó con el gancho efectivo del nutrido reparto que colaboró en las escenificaciones: casting que incluyó los nombres de gente del mundillo como Robert Mitchum, Richard Jordan, Melissa Sue Anderson, Stanley Tucci, un joven Vincent D’Onofrio o el cantante Meat Loaf.

Ecualizador6

Al final, después de que Edward Albert Arthur ganara un Globo de Oro en 1987, la fuerza inicial de las historias empezó a decaer; coincidiendo con la enfermedad cardíaca que aquejaba a la estrella europea. Esto, unido a que su posible sustituto (el mencionado Jordan) también moriría víctima de un ataque al corazón y a los cambios en las preferencias de los espectadores, provocó la cancelación definitiva de El ecualizador. Aunque, en el camino pedregoso de la memoria, siempre quedarán grabadas a derrape limpio las galopadas de Robert McCall a lomos del legendario Jaguar negro X16 Series III, eternamente implicado en la defensa de los inocentes.

Ecualizador7

Más información http://www.colemanluck.com y http://www.universal.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language