Kafka sangra su corazón en el interior del teatro madrileño María Guerrero

96
El centro escénico de la Villa y Corte acoge las representaciones de "Kafka enamorado"
El centro escénico de la Villa y Corte acoge las representaciones de “Kafka enamorado”

Para rozar la genialidad, y sentarse en la misma mesa que esta dama de caprichosa máscara danzarina, hay que sufrir. Los estados de felicidad continua –esos que muchos relacionan con la posesión de una casa medianamente lujosa, matrimonio de “churri” hasta en el delantal, familia plus ultra y cotizaciones consumadas en vistas a obtener una sustanciosa pensión- suelen estrangular la pasión de creativa, degollar a mordiscos el canibalismo sinfónico que produce obras magistrales y guías del pensamiento con birrete enciclopédico. Tal vez, si el autor de La metamorfosis hubiera pasado por el altar del brazo de la cerebral Felice Bauer, el temperamento turbulento y neurótico que impregnó la producción literaria del autor checo se hubiera visto silenciado con la armonía sin rebelión, por el discurso simplista de un hombre satisfecho consigo mismo, sin alternativas para quedar en la memoria de la Historia.

Las actuaciones tienen lugar en la Sala de la Princesa, hasta el próximo 28 de abril
Las actuaciones tienen lugar en la Sala de la Princesa, hasta el próximo 28 de abril/ Photo Credits: Marta Vidanes

Pero, esa unión de prevista consagración por la sinagoga nunca llegó a producirse; y el responsable de El proceso acabó alejándose voluntariamente de su enamorada, para refugiarse en su profesión de dinamitero de las convenciones, de diseñador portentoso de edificios entintados con la sabiduría de los soñadores insomnes. La pareja rompió definitivamente su noviazgo en 1917; aunque, fruto de esos escasos años (de 1913 a 1917) de sentimientos a flor de piel, surgió un libro titulado Cartas a Felice: compuesto por 500 misivas y numerosas postales que los enamorados se dirigieron mutuamente, con el objetivo de caldear sus emociones románticas.

La pieza sigue las vicisitudes que experimentó el autor de "El proceso" con Felice Bauer
La pieza sigue las vicisitudes que experimentó el autor de “El proceso” con Felice Bauer

Esas frases alumbradas a través de deseos -volátiles y abismales- sirvieron de base al dramaturgo español Luis Araújo para crear Kafka enamorado (lienzo escénico que se representa hasta el próximo 28 de abril en el Teatro María Guerrero de Madrid); una pieza teatral en la que el veterano dramaturgo se adentra en el universo del narrador de El castillo, para desvelar sus dolores de corazón mientras éste decidía si era más importante abandonarse al anonimato ciudadano con la mujer elegida, o beber las mieles de la inmortalidad acompañado de sus trabajos teñidos de soledad y desesperación.

La relación entre Kafka y Bauer se mantuvo entre 1913 y 1917
La relación entre Kafka y Bauer se mantuvo entre 1913 y 1917

El argumento del fresco concebido por el compatriota de Calderón de la Barca comienza su curso de muerte anunciada en el citado 1913, cuando el entonces joven Franz Kafka (Praga, 1883- Kierling, Austria, 1924) conoció a la chispeante directiva de una firma comercial llamada Felice Bauer (1887- 1960). Ambos coincidieron durante una comida en casa de un amigo común: Max Brod (el editor que salvó para la posteridad los escritos del narrador checo). Y el magnetismo fue inmediato. Sin embargo, los dos eran diferentes en todos los aspectos; hasta el punto de que ella se mostraba un tanto esquiva y decepcionada frente a las obras del funcionario con aspiraciones a ser el adalid de las letras centroeuropeas en el amanecer del siglo XX.

Uno de los motivos barajados para explicar la ruptura estuvo (según algunos estudiosos) en la imposibilidad de Bauer para entender los escritos del autor checo
Uno de los motivos barajados para explicar la ruptura de la pareja estuvo (según algunos estudiosos) en la imposibilidad de Bauer para entender los escritos del autor checo

Hasta en tres ocasiones estuvieron comprometidos, y en todas las veces el que se echó para atrás fue el tormentoso autor de América. La primera de esas rupturas la propició la intromisión de una tercera persona (identificada como “la suiza”); y las otras dos se debieron a causas más o menos similares. No obstante, en el fondo subyacía el miedo de Kafka hacia algo que el intelectual valoraba más allá de cualquier bien terrenal: su don y energía para convertir un papel en blanco en palabras capaces de aportar claridad a las contradicciones del hombre.

Pese al carácter turbulento del responsable de "El castillo" se le conocieron varias relaciones sentimentales
Pese a su carácter turbulento, al responsable de “El castillo” se le conocieron varias relaciones sentimentales

Estas aristas psicológicas, que impidieron a Franz y a Felice materializar su pasión, las explora Araújo con el bisturí de un admirador de los textos del praguense; un informe más emocional que meramente verídico, en el que las situaciones extremas y los diálogos con múltiples lecturas otorgan a los personajes similar intensidad en su vida interior a la que desplegaron durante sus respectivas existencias, hace ahora cerca de cien aniversarios.

El intervalo del noviazgo entre Bauer y Kafka dio como resultado el libro "Cartas a Felice"
El intervalo del noviazgo entre Bauer y Kafka dio como resultado el libro “Cartas a Felice”

Arropados en torno a la batuta rectora del director José Pascual, los actores Jesús Noguero, Beatriz Argüello y Chema Ruiz exhiben con intenciones cabales las heridas de unos seres determinados a ser infelices, como si en el sufrimiento hallaran la armonía necesaria para poder seguir adelante con su heroico camino de peregrinaje.

La soledad del praguense fue una norma esencial para preservar su genio
La soledad del praguense fue una norma esencial para preservar su genio

Más información, horarios y entradas en http://www.cdn.mcu.es/espectaculo/kafka-enamorado/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language