El Circo del Sol propone un reino enloquecido de acróbatas y payasos

296
La compañía estrena en Madrid su espectáculo "Kooza"
La compañía estrena en Madrid su espectáculo “Kooza”

Un buen día de un tiempo no especificado, un individuo llamado El Inocente se despierta con la sana intención de hallar su lugar en el mundo. Ataviado con un nombre tan descriptivo, resulta sumamente fácil asimilar sus esfuerzos para conseguir una brújula existencial que ha quitado la tranquilidad a millones terrícolas, desde casi la explosión del Big Bang; y que ha malversado la filosofía humana desde los albores de la racionalidad. Pero el citado explorador de sus propias esencias no se refugia en los libros para dotar de explicación psicológica su vacío curricular; sino que viaja a un mítico universo donde solucionar su problema, a través de las experiencias circenses y los revolcones de connotaciones libertarias.

El montaje estará en La Villa y Corte hasta el próximo 14 de abril, cuando viajará a Bilbao para su estreno el 16 de mayo
El montaje estará en La Villa y Corte hasta el próximo 14 de abril, cuando viajará a Bilbao para su puesta a punto el 16 de mayo

Ese cosmos de piruetas y trapecios, de funambulistas y gimnastas, de payasos y bufones recibe el imaginativo nombre de Kooza; lugar que, a la vez de significarse como Oz en la psique de The Innocent, es el título del espectáculo que El Circo del Sol despliega en Madrid desde esta noche hasta el próximo 14 de abril de 2013, bajo la gigantesca carpa blanca (Le Grand Chapiteau) edificada para la ocasión en la capitalina Casa de Campo (Puerta del Ángel).

La historia de este proyecto gira en torno a un hombre que busca su lugar en el mundo
La historia de este proyecto gira en torno a un hombre que busca su lugar en el mundo

A medias entre la realidad y el sueño, el trabajo que la compañía canadiense presenta en territorio español (después de circular previamente por otros países con un éxito más que notable) es como un coche con los espejos retrovisores sublimados; figura retórica de ámbito motorizado que sirve perfectamente para explicar el germen de esta función cargada de guiños al pasado, en la que la sustancia se pretende enlazar con el pretérito de los circos ambulantes, mediante dos de sus elementos primordiales: los acróbatas y los clowns.

Los números están interpretados por artistas de los cinco continentes/ Photo Credits: Cirque du Soleil
Los números están interpretados por artistas de los cinco continentes/ Photo Credits: Cirque du Soleil

A tal efecto, el director del evento (el humorista David Shiner) difumina el poso argumental (normalmente de ambición desmedida en anteriores proyectos de la formación norteamericana) con el fin de que la desnudez de presunciones consiga potenciar la importancia de los números, los cuales se adornan con la eficacia y la capacidad de sorpresa continua. Vértices con los que la nutrida troupe artística pretende asombrar a los espectadores, sometidos a una sensación de agradable histeria colectiva.

Uno de los momentos más sorprendentes es el de las pirámides humanas/ Photo Credits: Cirque du Soleil
Uno de los momentos más sorprendentes es el de las pirámides humanas/ Photo Credits: Cirque du Soleil

No obstante, a pesar de que el barroquismo del relato no sea semejante al de títulos como Varekai, el espíritu anímico de El Circo del Sol (marca de fábrica reconocible) hace que las insinuaciones de Kooza se parezcan más a una mixtura de sabores, entre La Comedia del Arte clásica y un plato en crudo de algunas de las tradiciones teatrales de Oriente. En ese ambiente de extravagantes maquillajes y de vestuarios cromáticos y vaporosos, es donde la peregrinación de El Inocente adquiere sus bártulos de consistencia plástica.

Las coreografías corren a cargo de Clarene Ford/ Photo Credits: Cirque du Soleil
Las coreografías corren a cargo de Clarene Ford/ Photo Credits: Cirque du Soleil

Con los ropajes diseñados por Marie-Chantale Vaillancourt y la música compuesta por el permeable Jean-François Côté, los roles del héroe con traje a rayas, Trickster (el creador del ecosistema imaginado por el protagonista), el Rey (monarca burlesco y tocado con la varita de la locura impostada), los dos payasos (bufones de la corte), el carterista (ladrón torpe al que persigue una pareja de policías), Heimloss (criatura que vive bajo el escenario, y que se encarga de la maquinaria de Kooza) y el perro malo (amigo fiel de El Inocente) se inventan una tierra de promisión y danza, dibujando sus autorretratos a través de carcajadas y llantos, de gritos y susurros, de fuerza y fragilidad, de confusión y equilibrio.

El escenario, entre el sueño y la realidad, es obra de Stéfane Roy/ Photo Credits: Cirque du Soleil
El escenario, entre el sueño y la realidad, es obra de Stéfane Roy/ Photo Credits: Cirque du Soleil

Tales son los pigmentos que utiliza Cirque du Soleil para construir su cuadro. Y, tras mojar su pulso pictórico en estas manchas cromáticas, estos cerebros de la espectacularidad imaginan equilibrios sobre sillas a alturas de vértigo, acrobacias con pirámides humanas incluidas (de nombre charivari, están basadas en un juego inuit llamado Nalukauq), contorsiones imposibles, bailes mano a mano que doblan las vértebras de los esqueletos, alambres atravesados por un cuarteto de profesionales de los abismos, aros olímpicos manejados con la soltura de los chefs de las colchonetas, trapecios que se burlan de la gravedad, básculas y técnicas de teeterboard para lanzar por los aires a personas de carne y hueso, monociclos en pas de deux inolvidables…y La Rueda de la Muerte. En este último apartado es recomendable hacer un inciso. El citado armatoste de unos 725 kilos de peso, y de memoria tangencialmente inquisitorial, está manejado por dos portentosos acróbatas sudamericanos. Un plato fuerte para completar el conjunto de un montaje mucho más sincrético que otros pergeñados anteriormente por el grupo fundado en Canadá, aunque no por ello menos admirable en sus bisagras de calidad y desparrame situacional.

"Kooza" aterriza en Madrid tras su paso por Londres
“Kooza” aterriza en Madrid tras su paso por Londres

El “no va más”, con el que la compañía ha alimentado cada una de sus estaciones profesionales desde sus comienzos en 1984, se erige como la consigna que calienta los fogones de esta empresa, titánica en preparación técnica y artística. Un fresco donde los ecos de las representaciones de calle y platillo, de arena y billetes de garita, están muy a flor de piel.

La apuesta del Circo del Sol pasa por una supuesta vuelta a los orígenes de calle y platillo/ Photo Credits: Cirque du Soleil
La apuesta del Circo del Sol pasa por una aparente vuelta a los orígenes de calle y platillo/ Photo Credits: Cirque du Soleil

Más información, horarios y entradas en

http://www.cirquedusoleil.com/es-ES/shows/kooza/default.aspx

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language