Paul Gauguin insufla aires de exotismo pigmentado a los intestinos del Museo Thyssen

132
La insitución madrileña celebra su aniversario con una muestra sobre el pintor y escultor parisino
La institución madrileña celebra su aniversario con una muestra sobre el pintor y escultor parisino

Cuando las legañas de la oscuridad amenazaron con sellar sus retinas, el padre de la Escuela de Pont-Avent desafió a la enfermedad ocular con lienzos plagados de cromatismo deslumbrante, de formas herederas de un primitivismo lumínico, ajeno a cualquier forma de rendición creativa. Abigarrado en el calor tahitiano, donde hundió su pincel de sangre y fuego, el otrora amigo de trifulcas del genial Theo van Gogh orquestó la mayor parte de su producción más excelsa; voluntariamente independizada de los convencionalismos europeos, amén de los complejos y usos de movimientos y corrientes a caballo entre los siglos XIX y XX, de moda entre galerías y marchantes. Así surgió cerca de una centena de pinturas y esculturas, que dialogaban cara a cara con la pureza artística: conjunto de espejos de colores sobre madera y tela diseñados con las escamas epidérmicas de musas indígenas, teñidas con los ocres de la sensualidad más ancestral.

La muestra estará abierta al público del 9 de octubre al próximo 13 de enero de 2013
La muestra estará abierta al público del 9 de octubre al próximo 13 de enero de 2013

Muchos de esos trabajos, de calor agotador y hambre en los trazos, son los que protagonizan el recorrido de la muestra Gauguin y el viaje a lo exótico, que programa el Museo Thyssen-Bornemisza en su sede madrileña del Paseo de Recoletos, entre los próximos 9 de octubre y 13 de enero de 2013.

Gaugin renovó el arte desde su estancia en Tahití
Gauguin renovó el arte desde su estancia en Tahití

Paloma Alarcó (Jefe de Conservación de pintura moderna del centro de la Villa y Corte) es la comisaria de esta especial cita expositiva, donde confluyen las obsesiones e imágenes de un señor que se puede catalogar como motor inspirador de maestros de las paletas tales como Henri Matisse, Wasilly Kandinsky, Paul Klee y August Macke, entre otros. A la vez de considerarse impulsador de las nociones aglutinadoras de generaciones tan sustanciales para la historia de la plástica como la de los fauves, la de los expresionistas o la de la abstracción iniciática de las escuelas germana, austriaca y rusa.

Sus obras tropicales inspiraron a fauves y expresionistas
Sus obras tropicales inspiraron a fauves y expresionistas

Bajo una perspectiva totalmente libertaria, aunque salpicada de un cierto deje neoclásico a lo Ingres, Gauguin desembarcó en la Polinesia en 1891, arruinado, enfermo y decepcionado de un París de traiciones cainitas, y de una bohemia en la que el mercantilismo había tomado el testigo del trasiego por la sensibilidad, sin cheques al portador. Agotado y perseguido por sus numerosas deudas, el hombre de fuerte carácter nacido en París durante las revoluciones de 1848 se estableció en las latitudes de Tahití, con el ansia de encontrar de nuevo la afición por el arte. Y lo logró al arrope de su compañera Ana, y de sus ideas envolventes a base de colores robados a la naturaleza viviente. Todo ejecutado con unas perspectivas que ofrecían tridimensionalidad pautada simplemente con la imaginación, puntos de fuga alimentados con formas plenas y voluminosas.

El primitivismo tomó en Gauguin soluciones revolucionarias respecto a la perspectiva y composición del lienzo
El primitivismo tomó en Gauguin soluciones revolucionarias respecto a la perspectiva y composición del lienzo

El trópico trajo a la palestra de lo imperecedero al vástago del periodista; siempre con aires de visionario ejecutor, de anticipador de futuros desintegradores y paisajes amortiguados, con las huellas más de lo sensitivo que de la figuración añeja. Como ejemplo de la grandeza visual con la que disfrazó su pasión creativa el parisino se puede citar el inmejorable cuadro ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos? (un testamento pictórico en el que el capitalino puso muchas de sus energías salvajes).

Con Tehura como modelo elaboró unos 70 cuadros en pocos meses
Con Tehura como modelo elaboró unos 70 cuadros en pocos meses

Con la bella e insinuante Tehura como modelo, el artista francés se rindió ante sesiones de trabajo y tintura maratonianas, sin hacer caso a las limitaciones del cuerpo y la salud. Individuo de excesos conocidos en su pretérito curso en la urbe del Sena, las infecciones hicieron de su existencia un lecho de dolor y sufrimiento, a través de fantasmas relacionados con la sífilis y la lepra. Tales eran sus padecimientos que, en 1897, el inmortal pintor y escultor intentó suicidarse. Finalmente, en 1910, el líder de los Nabis estableció su residencia en Atuona (Islas Marquesas) durante un periodo de tregua pacificadora con la muerte: lugar en el que falleció en 1903.

La naturaleza trasciende en cada pintura como auténtica protagonista
La naturaleza trasciende en cada pintura como auténtica protagonista

El Thyssen rinde ahora tributo a una figura que se adelantó a su tiempo, y sin la que es difícil comprender la aparición de todo lo que vino después de él. El primitivismo exultante con el que conmocionó a Europa fue carne de cultivo en barbecho subyugante, para las vanguardias de todo signo y credo filosófico. Aunque solamente sea por su currículo polinesio: Paul Gauguin ejerce su reinado desde un trono nada efímero como transformador de la modernidad, arquitecto de la fisonomía del mundo contemporáneo.

Sin Gauguin no se podría entender el trabajo de gente como Matisse o Klee
Sin Gauguin no se podría entender el trabajo de gente como Matisse o Klee

Más información, horarios y entradas en http://www.muesothyssen.org

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language