Xavier Valls hace hablar a sus objetos en el centro de Madrid

226
La galería Fernández-Braso dedica una muestra de los últimos trabajos del pintor nacido en Horta
La galería Fernández-Braso presenta una selección de los últimos trabajos del pintor nacido en Horta

La luminosidad del Mediterráneo suele prender el ánima con la fuerza de las algas, la brea y el alquitrán. Sometidos a su influjo, los espíritus se transforman en salubres sustancias; y las retinas toman esencia de crepúsculos cegadores. Algo similar le ocurrió al denominado pintor del silencio, al arquitecto de estancias plasmadas con sencillez minimalista. Un señor de regio porte que se dedicó a hlivanar pinceles emborrachados con colores puros, destilados en el alambique clandestino del clasicismo heredado de maestros del bodegón, como don Francisco de Zurbarán.

La obra del artista español se caracteriza por su expresiva luminosidad
La obra del artista español se caracteriza por su expresiva luminosidad

Las imágenes robadas a la realidad soñada (nunca onírica por sus formas fantaseadas o por sus motivos ligados a la imaginería de brujas y ninfas) de Xavier Valls (Horta, Barcelona, 1923- ídem, 2006) reúnen –hasta el próximo 2 de junio– su canto de sugerente lirismo costero, en la galería madrileña Fernández-Brasso (Calle Villanueva, 30). Una celebración de honesto matrimono con la Madre Gaia que tiene especial sentido en el organigrama de exposiciones protagonizadas por el alumno de la Escola Massana (citas que la burocarcia intelectual española retrasó hasta 1982, a pesar de la importante producción del creador catalán en el circuito internacional); ya que la selección propuesta trata de presentar al público las piezas menos conocidas surgidas de su talentosa paleta: un grupo de líneas profundas y de soles encendidos que amartillaron las telas del esposo de Luisangela Galfetti, de 1962 hasta prácticamente su fallecimiento.

Hasta 1982, las autoridades de la tierra de Cervantes no le dedicaron una exhibición en reconocimiento de su labor
Hasta 1982, las autoridades de la tierra de Cervantes no le dedicaron una exhibición

Luz de París (trinomio de palabras con el que se ha bautizado a la muestra) se convierte bajo las premisas descritas en una exhibición que permite desnudar la mirada del visitante, abstraerla de prejuicios anteriores y sumirla en un recorrido extenso por insinuaciones e influencias; dentro de un laberinto de tendencias, donde sobresale la personalidad siempre particular de Valls (como una figura que huyó de los encorsetamientos de las modas y de las irrupciones de vanguardias tentadoras).

Desarrolló la mayor parte de su carrera en Francia/ Photo Credits: Leopoldo Pomés
Desarrolló la mayor parte de su carrera en Francia/ Photo Credits: Leopoldo Pomés

Cuenta su biografía que el compatriota de Picasso inició su fresco profesional de la mano del suizo Charles Collet, cuyas esculturas remitían a una descomposición del físico casi de Partenón, heridas en las facciones por la egregia utilización de los materiales. Probablemente, en las horas que pasó el entonces joven Xavier al lado de su mentor, este aprendiera la asunción de percibir a los objetos como modelos a los que mimar, y arropar con los oropeles de la sencillez sus contornos de Sancho Panza. Aunque, las experiencias del pintor no se circunscribieron solamente a la influencia de su profesor primerizo; sino que, muy pronto, el amante del bodegón y el paisajismo comenzó a alimentar su hambriento universo con el éxodo necesario a la cumbre de la creación artística en esa época: París.

En sus lienzos hay una cierta reminiscencia de movimientos como el de la Escuela de Vallecas
En sus lienzos hay una cierta reminiscencia de movimientos como el de la Escuela de Vallecas

De esta manera, y después de apuntalar su virtuosismo frente al lienzo en centros como la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, el genio de Horta se trasladó a la urbe del Sena, en 1949 (sólo cuatro años después de que las amplias avenidas de la sede del Louvre se vieran atenazadas por los taconeos violentos de las hordas invasoras de Adolf Hitler). Allí, entre barracones fluviales y bohemios de apasionamiento incandescente, Valls estableció su residencia, habitáculo censado desde el que extendió una red de amistades tan decisivas para su producción plástica como las mantenidas con Giacometti, Clavé, Guillermo de la Torre, María Zambrano y Luis Fernández.

En un momento de su vida, sus bodegones fueron comparados con los de Zurbarán
En un momento de su vida, sus bodegones fueron comparados con los de Zurbarán

De todos los colegas de charlas mencionados, el progenitor del recientemente nombrado Ministro del Interior francés (Manuel Valls) por el gobierno de François Hollande extrajo lecciones de caballete y posicionamiento activo; lo que le ayudó a ser fiel a su estilo (algo que mantuvo inalterable hasta el final de sus días en la Tierra).

La sencillez prima en su depurado estilo
La sencillez prima en su depurado estilo

Sin embargo, no solamente se dejó aconsejar por los discursos bienintencionados de sus compañeros de anhelos galerísticos. Así, fiel a sus inquietudes -y convencido de que los pilares de un trabajo sólido estaban en la experimentación continua-, el pintor barcelonés se empleó a fondo para aprender los usos y costumbres de las llamadas artes menores. Un ejercicio en busca de la precisión ornamental, que llevó a cabo mediante el estudio de la práctica de la manipulación del vidrio, el diseño de joyas y el fervor decorativo.

Siempre fue fiel a sus convicciones pictóricas
Siempre fue fiel a sus convicciones pictóricas

Tales incursiones hicieron de Xavier Valls un experto en conseguir el efecto deseado para cada uno de sus cuadros: escenas de etéreas transparencias y alucinatorias amalgamas, que arrancan destellos de vivacidad a objetos supuestamente inanimados, como si de una alquimia a lo Pinocho se tratara. Transmutado en un Merlín de currículo oleoso, el pintor del silencio otorgó voz y timbre a sus jarras, fruteros y vasos; los cuales propagan ahora, en la Villa y Corte, un diálogo que habla de luces que escaparon de las profundidades mediterráneas.

La figuración siempre estuvo presente en sus obras
La figuración siempre estuvo presente en sus obras

Más información y horarios en http://www.galeriafernandez-braso.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language