The Met clausura su Sigfrido con cifras de blockbuster operístico

163
La institución neoyorquina acabará el tercer ciclo de "El anillo de los Nibelungos" el próximo 12 de mayo
La institución neoyorquina acabará el tercer ciclo de “El anillo de los Nibelungos” el próximo 12 de mayo

Una joya con la que alcanzar la inmortalidad, y albergar la esperanza de fundirse en el fuego de la divinidad. Sigfrido, Wotan y Brunilda empeñaron sus existencias de hemoglobina legendaria y mitológica en pos de la búsqueda de tan preciado objeto; y lo hicieron mediante arias de cromatismo sinfónico extraído de los árboles, las plantas, los insectos y las brumas de una tierra imaginada y fantástica, fortalecida tras la armadura de lo imperecedero. Richard Wagner fue el genial vehículo para que estos seres de ansiedad relumbrante, y heroísmo de flujo inagotable, expusieran sus luchas y deseos, sus traiciones y ambiciones. Un marco de situaciones inmutables que quedó impreso, con la herrumbre de la posteridad, en la simpar producción El anillo de los Nibelungos.

 "El ocaso de los dioses" da por finalizada la tetralogia wagneriana/ Photo Credits: The Met
“El ocaso de los dioses” da por finalizada la tetralogia wagneriana/ Photo Credits: The Met

Un total de tres ciclos consecutivos son los que ha dedicado el prestigioso centro The Metropolitan Opera House neoyorquino para presentar a los espectadores de todo el mundo la grandeza de este espectáculo, vertebrado desde sus inicios para recuperar las expectativas decimonónicas de su autor (quien escribía a pluma de celestiales contornos, mientras procuraba mecenas principescos por las extensiones profundas de Baviera y la Alemania de los grandes ríos y el romanticismo medioambiental). De esta manera, desde el pasado 7 de abril, el templo musical de la urbe del Empire State tiene al responsable de la trágica ópera Tristán e Isolda como absoluto protagonista. Un pacto de homenaje sincero que finalizará su curso expositivo el próximo 12 de mayo, con la representación de El ocaso de los dioses (Göterdämmerung).

La escenografía es uno de los puntos fuertes del montaje/ Photo Credits: The Met
La escenografía es uno de los puntos fuertes del montaje/ Photo Credits: The Met

La soprano Deborah Voigt (en la parte de Brunilda) es, junto al tenor Jay Hunter Morris (Sigfrido), uno de los pilares de tan aclamada exhibición, en la que se nota de forma sorprendente el trabajo del veterano John Fisher (uno de los escenógrafos y preparador de intérpretes con los que cuenta el Met). “Ante retos semejantes, es importante tener una estrategia”, afirma este hombre con carne de partituras y retina de paisajes de cartón piedra, cuando pasea por la platea de un lugar en el que todavía resuenan los aplausos de los amantes del bel canto.

En el reparto destaca la presencia de Deborah Voight y Jay Hunter Morris
En el reparto destaca la presencia de Deborah Voight y Jay Hunter Morris

Cerca de cinco horas de arias enlazadas casi sin respiro, con los ecos orquestales de las voces militantes de los ancestros nórdicos, componen la totalidad del ejercicio que diseña El anillo de los Nibelungos, poema medieval que Wagner arropó con indagaciones y elementos procedentes de las culturas islandesas y de las narraciones de escritores como los hermanos Grimm. De esta amalgama de influencias surgió, a partir de 1848 y coetánea con los accesos revolucionarios, la magna creación del fresco tetramorfo, conjuntado por El oro del Rin (Das Rheingold), Las valquirias (Die Walküre), Sigfrido (Siegfried) y la mencionada parte El ocaso de los dioses (Göterdämmerung).

Wagner tardó veintiséis años en dar forma a "El anillo de los Nibelungos"
Wagner tardó veintiséis años en dar forma a “El anillo de los Nibelungos”

Esas piezas de épica trascendencia, de los timbales a la percusión, de las cuerdas a los oboes y flautines, suponen el inmejorable material con el que ha contado el veterano director Fabio Luisi; para dotar de palabra melódica a un argumento que comienza con la forja de orfebre herido llevada a cabo por el enano Alberith.

La capacidad de Fabio Luisi reproduce la grandeza del original/ Photo Credits: The Met
La capacidad de Fabio Luisi reproduce la grandeza del original/ Photo Credits: The Met

Una puesta en escena barroca y tenebrista, en la que los actores se mueven por escaleras de surrealismo artístico y abismos de oscuridad pretendidamente evocadores, hacen de la apuesta por el universo wagneriano del Met un éxito seguro entre crítica y público. A partir de esas visiones reveladoras, el canon de Bayreuth se colma de signos de dramáticas perspectivas, en las que brillan -con sus timbres de cristal pulido tras años de carrera a sus espaldas- la entonaciones de Morris y Voight.

La épica de Sigfrido es una de las características que impiden el envejecimiento de la obra
La épica de Sigfrido es una de las características que impiden el envejecimiento de la obra

Poco más de cinco lustros fueron necesarios para que la pareja de Cosima (a la vez de protegido del rey Luis II de Baviera) elaborara las cuatro entregas de El anillo, una monumental partitura que remite directamente a la pasión, a un tiempo de batallas en el que la humanidad peleaba por experimentar la sensación de no ser prescindibles en la bola terráquea; huyendo de la mortal fragilidad de los hombres, mujeres y niños. Emociones que por espacio de unas horas el respetable puede intuir sentado en una butaca del Met, o acomodado en el gallinero de uno de las múltiples instituciones que conectarán con el coliseo estadounidense el 9 y el 12 de mayo (en Madrid, Yelmo Cines Ideal presta sus salas para tan importante acontecimiento).

"El ocaso de los dioses" se podrá ver en Madrid con conexiones en directo desde las salas del cine Ideal
“El ocaso de los dioses” se podrá ver en Madrid con conexiones en directo desde las salas del cine Ideal

Más información, entradas y horarios en http://www.metopera.org

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language