Richard Dübell, la respuesta alemana a “Los pilares de la Tierra”

162
El autor de "La Biblia del Diablo" sigue los pasos de uno de los best sellers más señeros de las últimas décadas
El autor de “La Biblia del Diablo” sigue los pasos de uno de los best sellers más señeros de las últimas décadas

La novela histórica con ribetes de ficción vivió con Ken Follett un periodo de esplendor de corte titánico, que catapultó al mencionado género a las listas de los laberintos temáticos más demandados por las editoriales. Muchos de los que adquirieron el texto del narrador inglés pasaron por alto que, algunas décadas antes, obras magistrales del tipo de Fabiola, Quo Vadis? o Sinuhé El Egipcio ya habían conseguido metas incluso más pletóricas (aunque solamente sea desde el punto de vista de la calidad) que las logradas por el autor de Un mundo sin fin y La clave está en Rebeca. Sin embargo, pocos pueden dudar de la audacia de un señor que, con el motivo de la construcción de una catedral en la Edad Media, concitó frente a una página impresa incluso a los que únicamente leen las revistas del corazón. Repetir semejante entusiasmo novelesco es más que complicado, pero nunca se sabe dónde puede albergarse un pelotazo literario de similar calibre.

Las supresticiones religiosas forman parte del universo literario de Dübell
Las supresticiones religiosas forman parte del universo literario de Dübell

En busca de esas cuentas millonarias y números estratosféricos, Richard Dübell (Landshut, Alemania, 1962) ha lanzado al mercado el volumen titulado Las puertas de la eternidad (ediciones B): una suerte de puzle en el que, aparte de connotaciones follettianas, se localizan referencias, casi más claras que con Los pilares…, a la saga cátara del también germano Peter Berling (ese individuo de gran bagaje viajero que se metió en el bolsillo a la clientela de los ochenta y parte de los noventa con la serie iniciada a través de Los hijos del Grial).

"Las puertas de la eternidad" narra los intentos de una monja por construir un templo a Dios
“Las puertas de la eternidad” narra los intentos de una monja por construir un templo a Dios

Aunque lo ideal para juzgar sería situarse en el contexto escogido por Dübell para su relato, y que los aficionados indaguen sobre las variadas influencias que se esconden tras sus palabras y párrafos. A tal efecto, la historia arranca en el año 1250, en latitudes del centro de Europa. En esa época plagada de supersticiones y hogueras humeantes de carne humana es donde se desarrollan las aventuras del cátaro llamado Roger de Bezeres. El siglo XIII era un tiempo confuso y violento, sobre todo después del fallecimiento de Federico II; ecosistema guerrero en el que el responsable de La Biblia del Diablo también sitúa a la talentosa Elsbeth (una monja cisterciense que desea construir un lugar de culto en medio de la nada).

El útlimo relato del nacido en Landshut también guarda mucha similitud con la saga de Peter Berling
El útlimo relato del nacido en Landshut también guarda mucha similitud con la saga de Peter Berling

Las vidas de estos dos personajes parecen no tener mucho en común. No obstante, la audacia de Dübell obliga a estos seres de ficción a encontrarse en las boscosas extensiones de Steigerwald, donde ambos coinciden casualmente. Tal acercamiento se produce cuando la religiosa intenta por todos los medios que la Inquisición no haga una pira fallera con su protegida (de nombre Hedwig); acción desesperada que la lleva a recurrir a tres desconocidos, entre los que se halla el citado Roger.

"Una misa por los Medici" es otra de sus obras traducidas al español
“Una misa por los Medici” es otra de sus obras traducidas al español

Parecidas o no las obras del anglosajón y el centroeurpeo, los críticos han venido en adornar las virtudes de Las puertas de la eternidad como una especie de vástago teutón de Los pilares de la tierra; algo que está facilitando las ventas del volumen, pero que simplifica demasiado los ingredientes de una creación que, debido al background de su diseñador, merecería una calificación más individualizada.

"Capricorn" fue una de sus primeras narraciones
“Capricorn” fue una de sus primeras narraciones

En este sentido, es bueno repasar brevemente el perfil de RD. Pese a estar publicando en los contornos de Goethe desde hace más de un lustro, en España ha sido su relato titulado La Biblia del Diablo el que, hasta el momento, ha cosechado mayor fama entre los fans del género de terror histórico. En esa ocasión, más que un argumento costumbrista y aventurero, era el tema del fin del mundo y el apocalipsis inminente lo que más atraía al escritor germano. No obstante, la trama sobre el niño de ocho años -que sobrevive a una masacre en su aldea de Bohemia en 1572– y de su relación con el maléfico Códice Gigas (testimonio infernal que anhela localizar el monje enloquecido que había asesinado a los padres del muchacho) marcó el devenir de unos acontecimientos que ensimismaron a miles de lectores por todo el planeta.

Su prosa distendida ha ayudado al creador teutón a triunfar más allá de sus fronteras
Su prosa distendida ha ayudado al creador teutón a triunfar más allá de sus fronteras

Ahora, algo más maduro en sus descripciones y con un talante mucho más incisivo en sus diálogos, Dübell se enfrenta a lo que puede significar su confirmación como superventas. Y todo se lo debe a los territorios transitados por revelaciones místicas y a las luchas pretéritas contra las creencias absolutas. Estas herramientas bien pueden valerle un puesto de honor en un Olimpo de ediciones quemadas por la voracidad de las cifras mareantes del consumo masivo.

La Feria del Libro de Madrid es el marco perfecto para que los lectores comrpueben las virtudes de "Las puertas de la eternidad"
La actual Feria del Libro de Madrid es el marco perfecto para que los lectores comrpueben las virtudes de “Las puertas de la eternidad”

Más información en http://www.edicionesb.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language