Alighiero e Boetti, Arte Povera de calidad en el interior de la Tate Modern

147
Londres rinde tributo al mestro de los mapas emocionales/ Photo Credits: Alighiero Boetti, Joaquín Cortés y Román Lores
Londres rinde tributo al maestro de los mapas emocionales/ Photo Credits: Alighiero Boetti, Joaquín Cortés y Román Lores

¿Francia posee más tonalidades grises que de revolucionario tricolor, como una vez confesó en estado de sinceridad militante François Mitterrand? ¿Es Inglaterra la extensión de verde uniformado, y regada con la luz fría de descomposición imperialista, a través de la que parecía percibirla -a golpe de tinta y papel- el admirado Charles Dickens? ¿Acaso, España tiene pegado a sus raíces un traje sangrante de rojo violento y amarrillo homicida? Probablemente, los sentidos pongan en muchas ocasiones rasgos y gestos a la geografía mundial, cual si fuera un globo terráqueo ajeno al azul generalista de los libros de texto. Una actitud de talente casi infantil que tomó cuerpo de metralla artística de la mano del irrepetible Alighiero Fabrizio Boetti (1940- 1994), mediante su excelente trabajo de poética trascendencia: labor visionaria y enérgica que la Tate Modern recupera hasta el próximo 27 de mayo, en la exposición Game Plan.

La exhibición estará abierta al público hasta el próximo 27 de mayo
La exhibición estará abierta al público hasta el próximo 27 de mayo

Las noches en la institución londinense -cuando las luces se apagan y las llaves de los vigilantes chillan con ecos mortuorios- deben transformarse en jornadas de belicosa agonía; ya que, por una más que sorprendente casualidad, las salas del inmueble capitalino se nutren estos meses con dos posturas antagónicas y beligerantes con respecto al significado de la creación. Por un lado se encuentra la exhibición que la antigua central eléctrica dedica al multimillonario Damien Hirst: un señor que convierte en oro todo lo que toca con la varita de su ingenio comercial. Y,  en el extremo opuesto del ring, las piezas mendicantes de Boetti dialogan con tesis contrarias al triunfalismo, conjunto compacto y lúdico cuya filosofía denunció en los albores del hippismo el mercantilismo artístico de su época (protagonizado en esos años de efervescencia sesentera por el minimalismo norteamericano y el Pop Art, de Andy Warhol y compañía).

Esta es la primera retrospectiva que se le dedica al artista turinés en Reino Unido
Esta es la primera retrospectiva que se le dedica al artista turinés en Reino Unido

Sorprende que la cita del turinés con el museo contemporáneo sea la primera de la historia en el feudo de Isabel II, una deuda con el maestro del Arte Povera que al fin ha saldado la urbe del Támesis con esta magna y completa muestra, en la que desmelena su aquelarre de normalidad la imaginería industrialista del italiano – asociada con la economía del sitio en el que fue alumbrado-; a la par que también lo hacen sus sellos de ciudadanía voluntaria y exigida, los bolígrafos transmisores de pulso humano y las portadas de revistas. Todos ellos ordenados en pose marcial, para dibujar el cosmos real y comprensible -manipulado por la plástica- donde convivieron día a día los millones de herederos de Garibaldi.

Boetti fue uno de los líderes del Arte Povera (término acuñado por el crítico alemán Germano Celant)
Boetti fue uno de los líderes del Arte Povera (término acuñado por el crítico alemán Germano Celant)

El universo de Boetti era eso: diversión y digresión hacia lo que consideraba la simplicidad, siempre entroncada con una especial representación de la naturaleza urbana. Así surgió la concepción del transalpino, de transformar los atlas con sus mapas de cromatismo emocional. Viajero incansable, la residencia prolongada del creador europeo en Kabul (Afganistán) le sirvió para diseñar en su mente lo que sería el mayor juego de su deslumbrante producción: unos dibujos de continentes y países definidos por las emulsiones que propagaban al exterior, en vez de por sus banderas. De esta manera, el vástago de un abogado turinés desplegó su caudal artesano para construir la Tierra a base de inspiraciones, y desarrollar con ellas una teoría geopolítica más basada en los sentimientos que en la razón.

El ceador italiano se inventó un nuevo atlas a través de las percepciones atesoradas en sus viajes
El ceador italiano se inventó un nuevo atlas a través de las percepciones atesoradas en sus viajes

De 1971 a 1994, el compañero de Michelangelo Pistoletto y Giulio Paolini imprimió sus propias fronteras del pensamiento, dando idea de la carga desmitificadora con la que estaba impregnado su talento visual. Un camino de anocheceres soñolientos y pesadillas de Marco Polo– transmutado en faquir de las telas y los collages- que se acerca al coliseo multimedia metropolitano con el grueso de su obra; en la que no falta si quiera un singular Autorretrato en bronce, inédito en la escena británica hasta este 2012.

Las mátemáticas y el diseño fueron herramientas de sus juegos visuales
Las mátemáticas y el diseño fueron herramientas de sus juegos visuales

Bucear por los lienzos y esculturas de Alighiero e Boetti (la dualidad impostada desde lo individual fue una de sus señas de identidad, tanto en sus acciones públicas como en su firma) es tomar constancia de un tiempo en el que la rutina se convirtió en excepcional vehículo para alcanzar la inmortalidad. Travesía en la que es posible toparse con las neuronas insaciables de este genio, que horneó a constancia en su cocina cerebral las apreciaciones experimentales de Lucio Fontana, las variaciones profundas de Paul Klee y el paisajismo hiriente de Nicolas de Stäel.

Su muerte prematura a los cuarenta y cuarto años privó a los amantes del arte de las obras de un auténtico revolucionario la plástica
Su muerte prematura a los cuarenta y cuarto años privó a los amantes del arte de más obras de este auténtico revolucionario de la plástica

Más información, precios y horarios en http://www.tate.org.uk

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language