El actor escocés (derecha) protagoniza el filme "Jack, el gigante asesino"

El actor escocés (derecha) protagoniza el filme "Jack, el gigante asesino"

Había una vez -en un reino mágico donde cohabitaban los hechiceros telúricos, las princesas pesarosas y los dragones con lenguas flamígeras-, un maquiavélico encantador que concitó a las fuerzas del infierno para que un monstruo de dimensiones considerables secuestrara a la hija del rey. La ferocidad de la bestia echó para atrás a más de un caballero en la empresa de rescatar a la bella joven. Solamente un individuo sin sangre azul -de los que repartía a mandobles su hombría, mientras endurecía sus músculos al calor de las aspas de un molino- aceptó el encargo. Él sería la última esperanza del entristecido monarca; y él es la estrella en el nuevo largometraje del peculiar y prolífico Bryan Singer (Nueva York, 1965).

La película está dirigida por Bryan Singer

La película está dirigida por Bryan Singer

El responsable de Sospechosos habituales y de las dos primeras partes de la saga de X-Men se toma un respiro entre tanto thriller de giros vertiginosos y ciencia ficción con sabor a cómic multitudinario, para narrar un cuento como mandan los cánones; aunque en el argumento haya lugar para escapes más o menos voluntarios hacia territorios de comicidad palpitante, más en la onda de La princesa prometida que en la de Shrek. Ante semejante reto, el autor de la injustamente subvalorada Valkiria se ha rodeado de un equipo de guionistas de fuste y reputación contrastada, entre los que destacan los nombres de Christopher McQuarrie, Mark Bomback, Dan Studney y David Dobkin (historia).

Nathan Juran realizó en 1962 un largo con el mismo título

Nathan Juran realizó en 1962 un largo con el mismo título

Ambientada en una Edad Media de difuminada identificación realista, la trama de Jack es de las que transitan por los adictivos caminos de las aventuras de capa y espada, aderezadas con especímenes que suelen hacer las delicias de los artesanos dedicados a los efectos especiales. Elemento de coqueteo mediático normalmente agasajado en la taquilla, que habrá servido de inspiración a gran número de las secuencias surgidas de la mente de Singer.

Kerwin Mathews fue el intérprete principal en la obra de los sesenta

Kerwin Mathews fue el intérprete principal en la obra de los sesenta

Pero, la visita a los libros infantiles llevada a cabo por el cineasta de Verano de corrupción no es todo lo original que pudiera parecer; ya que, en 1962, el húngaro Nathan Juran escenificó un trabajo del mismo título y semejantes vértices argumentales. En la cinta sesentera, enmarcada en plena efervescencia hollywoodiense hacia las maquetas sorprendentes del maestro Ray Harryhausen, la acción se centraba en la existencia de un granjero, cuando debe luchar contra una criatura de tamaño descomunal que -bajo el mandato de un guía demoniaco- había secuestrado a una bella doncella de sangre azul. El atlético Kerwin Mathews (Seattle, Washington, USA, 1926- San Francisco, California, 2007) fue el actor encargado de meterse en la piel del papel principal; el del mencionado héroe que se enfrenta sin miedo al entuerto en el que había que salvar a una muchacha inocente. La elección de Mathews dotó a la producción de una aceptación en las salas más que notable en esos tiempos, y consagró al moreno intérprete estadounidense como uno de los más dotados para protagonizar obras de similar pelaje dramático, como lo atestiguaron sus caracterizaciones para Simbad y la princesa y Los viajes de Gulliver.

La historia narra el secuestro de una princesa a manos de un monstruo

La historia narra el secuestro de una princesa a manos de un monstruo

El autor de Superman Returns ha sido consciente, al versionar la citada obra, de que inspirarse en un largo de las características del grabado por el artesano que ideó El ataque de la mujer de 50 pies suponía recrear un género de programa doble y amenazas de plastilina, que forma parte de la iconografía vital de miles de aficionados a este tipo de historias; en las que las posibles descoordinaciones en cuanto a la perfección técnica se suplían con innegables brotes de imaginación y fantasía. Singer ha podido contar con la cibernética para generar su mundo de cuento de hadas; aunque es más que posible que en su mente de espectador haya resonado con fuerza la potencia visual que lograba Harryhausen con elementos casi de guardería.

La producción de Juran se benefició de la influencia del maestro Ray Harryhausen

La producción de Juran se benefició de la influencia del maestro Ray Harryhausen

En cuanto al reparto, este Jack, el gigante asesino de 2011-2012 presenta una espectacularidad bastante mayor que el ofertado por la movie de 1962. El escocés Ewan McGregor es la figura en la que confía el creador neoyorquino para encabezar el elenco; un cuadro en el que también sobresalen las participaciones del flemático Ian McShane (Piratas del Caribe 4), el camaleónico Stanley Tucci (El informe pelícano), Bill Nighy (Love Actually) y la joven inglesa Eleanor Tomlinson (Alicia en el país de las maravillas).

Los efectos especiales planeados por Singer anuncian la adecuada espectacularidad

Los efectos especiales planeados por Singer anuncian la adecuada espectacularidad