Tomás Segovia toma la palabra

66
"Digo yo", un libro del poeta con ensayos y entrevistas sobre distintos temas, sale a la venta en México
"Digo yo", un libro del poeta con ensayos y entrevistas sobre distintos temas, sale a la venta en México

España es en muchas ocasiones una tierra extraña, de comportamiento casi bipolar, capaz de dotar de importancia heroica a tipos de dudosa catadura intelectual y negar la excelencia a creadores de profundidad ética, moral, literaria y –lo que resulta más importante- humana. Lo mediático nunca debería sustituir a lo que verdaderamente merece la pena, en ningún momento los chispazos de la popularidad compartida tendrían que eclipsar la luminosidad prolongada. Por eso es bastante hiriente que el último trabajo del poeta valenciano Tomás Segovia haya aparecido antes en el país que le acogió en su exilio tras la castrante Guerra Civil del 36, México, que en los márgenes terráqueos en los que dio sus primeros berridos como bebé.

El autor valenciano reflexiona sobre cuestiones como el arte y la literatura
El autor valenciano reflexiona sobre cuestiones como el arte y la literatura

No obstante, que no existan malos entendidos, sea en la latitud que sea: la aparición de un libro ideado por el ilustre escritor y traductor –compatriota en cromatismo de Sorolla y su amigo Ramón Gaya– es una oportunidad única e impagable para encontrarse con los juicios cabales (como las cartas que publica el propio Segovia en su blog) de uno de los hombres que mejor ha sabido manejar la intangibilidad de la existencia y del paso del tiempo, la fragilidad de la sensibilidad de la nostalgia y la naturaleza mediada por la comprensión personalista de un espíritu en continua evolución.

La obra aparece en la colección Lengua y Estudios Literarios
La obra aparece en la colección Lengua y Estudios Literarios

El aparentemente rotundo título de Digo yo -la sentencia que bautiza esta recopilación de ensayos y reflexiones que edita, dentro de la colección de Lengua y Estudios Literarios, el Fondo de Cultura Económica– es una simple burbuja de efecto distorsionador. Conformando la copa de tan selecto cava, un conjunto de textos -en los que el autor de los sensuales y explícitos Poemas votivos desgrana sus percepciones sobre grandes cuestiones universales- van mostrando la sabiduría adquirida por el compatriota de Blasco Ibáñez en asuntos de tal calibre como la literatura, la ciencia, el arte, la historia y la verdad (peligrosa palabra, que en las manos del creador valenciano se transforma en una veleidosa damisela, que cambia de maquillaje con la facilidad con la que se engalanan de nocturnidad los días, en cuanto el sol toca a retaguardia).

Segovia guarda una relación especial con México, desde su exilio de España tras la Guerra Civil
Segovia guarda una relación especial con México, desde su exilio de España tras la Guerra Civil

Las trampas de la evidencia las genera el lenguaje, y todos sus artificiosos sistemas de cálculo y “milimétrica imprecisión”. Esa paradoja eterna que nos envuelve a los hijos de Adán y Eva es el caldo de cultivo de la obra del galardonado en 2008 con el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca. En el camino que traza la pluma de Tomás Segovia, las bifurcaciones están a golpe de paso; siendo cada una de las opciones propuestas para un seguimiento certero válidas en su variedad y poliédricas en su transparencia. En este aspecto, cobran especial relevancia las tesis de los grandes semiólogos de la historia contemporánea, con sus teorías desmitificadoras de la objetividad a cualquier precio.

Ramón Gaya le dedicó un famoso retrato
Ramón Gaya le dedicó un famoso retrato

En las frases del antiguo profesor de la Universidad Autónoma de México pervive la sustancia del pensamiento del danés Louis Hjelmslev, fundador del llamado Círculo Lingüístico de Copenhague; que, con su glosématica, argumentó la supeditación de la forma sobre la función en la expresión hablada. Pero, junto al nórdico, también se hallan los restos imperecederos de Roland Barthes (el semiólogo francés que se acogió a la escuela estructuralista influenciado por Ferdinand de Saussure y Claude Lévi-Strauss) y del antropólogo y filósofo Paul Ricoeur (uno de los defensores a ultranza del concepto de hermenéutica griega, que a modo de resumen pretendía travestir los hechos sociales en símbolos, anulando cualquier atisbo de objetividad).

El poeta siempre ha poseído una mirada de profunda emotividad
El poeta siempre ha poseído una mirada de profunda emotividad

Huir del dogmatismo, aunque estableciendo algunas nociones que ha ido guardando en su mochila el veterano pensador Tomás Segovia, es lo que transmite un libro imprescindible para disfrutar del talento de un autor, cuya producción supone ya un legado de las culturas española e iberoamericana.

El creador sigue en plena forma e incluso firma un interesante blog que actualiza con regularidad
El creador sigue en plena forma, e incluso firma un interesante blog que actualiza con regularidad

Si una vez leído Digo yo, los degustadores de experiencias lingüísticas al límite de lo imprevisible -siempre al lado de la hambruna sensitiva por las palabras- desean continuar introduciéndose en el universo sin fondo de este forjador de versos sin edad ni pasaporte: pueden hacerlo con la reedición de Zamora bajo los astros (Ediciones Florian de Ocampo, Alcalá de Henares) y las recientes impresiones de Cartas de un jubilado (opera prima de Segovia en formato de novela), Cartas Cabales y Estuario (poemas).

En 2010, Ediciones Sin Nombre editó "Cartas de un jubilado", "Cartas cabales" y "Estuario"
En 2010, Ediciones Sin Nombre comercializó "Cartas de un jubilado", "Cartas cabales" y "Estuario"
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language