PJ Harvey se come el Mercury Prize a dos carrillos

58
La artista británica consigue el prestigioso galardón con su octavo trabajo de estudio
La artista británica consigue el prestigioso galardón con su octavo trabajo de estudio

En este siglo de la comunicación y la tecnología hasta en el chupete del bebé, ¿tiene algún sentido la guerra? Mientras los seres humanos sacan pecho porque son capaces de manejar sus estados de ánimo -gastando adrenalina a raudales- frente a las videoconsolas de rigor, las bombas continúan cayendo en lugares como Afganistán. Similares reflexiones -de ideología de escudo protector- sobre la sinrazón autodestructiva de los hombres y mujeres han catapultado a Polly Jean Harvey (Gran Bretaña, 1969) a un hito nunca alcanzado anteriormente por alguno de sus colegas de profesión: ser la única creadora viva en ganar por dos veces –mediadas por una década- el Mercury Prize.

Harvey es la única estrella en alcanzar el premio en dos ocasiones
Harvey es la única estrella en alcanzar el premio en dos ocasiones

Los doces temas que componen la fisonomía sinfónica de Let England Shake han “sacudido” también -aparte del país isleño- a los miembros del jurado, quienes se han rendido ante la calidad sonora de esta fémina de aspecto bohemio y en continua rebeldía estilística; que se crió oyendo las ovejas en Dorset (algo así como lo de Clarice Starling de El silencio de los corderos, pero cambiando el animal de la granja).

La autora de "Let England Shake" ganó el Mercury en 2001 por primera vez
La autora de "Let England Shake" ganó el Mercury por primera vez en 2001

Octavo trabajo de estudio en la carrera de Harvey, el CD que la ha hecho acreedora del prestigioso premio por segunda ocasión (estuvo nominada otro par de veces), desde que lo consiguiera en el tristemente recordado 2001 por su disco Stories from the City, Stories from the Sea (Island Records, 2000), supone un recorrido rabioso por las influencias más vitriólicas en el background de la compositora y vocalista. La soledad de quien se da cuenta de que es ciudadana de un mundo en el que no hay cabida para la ingenuidad ni la esperanza de salvación, la expresa la autora de Dry a modo de salmos guitarreros grabados en las entrañas de una catedral situada en su Dorset infantil. Entre las frases esculpidas de sus cánticos se nota la presencia de la poesía ingrávida de T. S. Eliot o la literatura existencialista de Harold Pinter; pero igualmente hay un acercamiento espectral hacia las atmósferas de las pinturas negras de Goya, solamente elevadas a la luz por los intersticios surrealistas de Dalí o la euforia cromática de Frida Kahlo.

La prestigiosa compositora es conocida por su gusto hacia la experimentación de géneros
La prestigiosa compositora es conocida por su gusto hacia la experimentación de géneros

  

En cuanto a sustancia melódica, el rock envolvente de tracks como el evangélico The Glorius Land, el desbordante England o el lacerante On Battleship Hill rememoran los etílicos sones de bandas del pelaje de The Doors, The Pogues y –como no- de los inevitables versos rimados por el “lado salvaje de la vida” de The Velvet Underground. Harvey y sus muchachos –John Parish y Mick Harvey– se entregan sin medida en un álbum que salió a la venta el pasado 14 de febrero de 2011, y cuyo primer sencillo fue editado en vinilo bajo el titulo de The Words That Maketh Murder, acompañado de una cara b que rezaba bajo el lema de The Guns Called Me Back.

Desde "Dry" (1992), la carrera de la criada en Dorset ha subido como la espuma
Desde "Dry" (1992), la carrera de la letrista educada en Dorset ha subido como la espuma

Han pasado diez veranos desde que la inglesa se alzara con el Mercury por las pegadizas letras de Stories from the City, Stories from the Sea: la visión más comercial de la intensa y fructífera carrera musical de Harvey. El pop abanderado entonces por la poetisa sonora fue del gusto de miles de seguidores, y encandiló a los miembros del jurado. Sin embargo, la alegría por la consecución de semejante distinción se vio seriamente empañada por los atentados de Nueva York y Washington del 11-S, en las Torres Gemelas y el Pentágono. La barbarie terrorista hizo que los ánimos no estuvieran para festejos en esa época.

En plena era tecnológica, la vocalista aún sigue apostando por el vinilo
En plena era tecnológica, la vocalista aún sigue apostando por el vinilo

Resulta un tanto sorprendente que el nuevo Mercury sea por un CD que, en cierta medida, es consecuencia de lo ocurrido durante el 11-S. Esto se refleja en la carga antibelicista desplegada por la grabación de un trabajo que empezó a gestarse en el lejano 2007, y que se materializó entre abril y mayo de 2010. Pero ahora, afortunadamente, Polly Jean puede por fin celebrar que ha entrado en los manuales de la historia de la música contemporánea en plan récord; y lo ha logrado con una creación alimentada a través de sus experimentaciones por el blues, el folk, el rock indie y la electrónica.

En su mochila se funden el blues, el rock, el folk y el pop mainstream
En su mochila se funden el blues, el rock, el folk y el pop mainstream

Los que estén por el territorio de la reina Isabel II podrán felicitar de viva voz a la cantautora, en el concierto que tiene previsto dar el próximo 10 de septiembre en la Isla de Wight; aunque, en caso de confirmarse, también tendrán la oportunidad de llevarlo a cabo en la cita que vestirá de gala los temas de Let England Shake en el templo londinense del Royal Albert Hall (las actuaciones están programadas para el próximo 30 o 31 de octubre).

Más información en http://www.pjharvey.net

"Let England Shake" supone un alegato sincero contra las guerras del siglo XXI
"Let England Shake" supone un alegato sincero contra las guerras del siglo XXI
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language