Dalí conquista la antigua metrópoli del realismo social

102
El Museo Pushkin monta la mayor retrospectiva en Rusia sobre el genio español
El Museo Pushkin monta la mayor retrospectiva en Rusia sobre el genio español

Un inmenso laberinto de símbolos y formas hace suyo, hasta el próximo 13 de noviembre, el espacio anteriormente racionalizado del moscovita Pushkin Museum of Fine Arts. Los discursos contrarios a la liberalización del pensamiento, que solían ir lacrados con el sello castrador de una extinta U.R.S.S., son ya muestras de un pasado un tanto oscuro -nunca lejano- que los compatriotas de Dostoievski y Tolstói pretenden olvidar a base de cultura sin red ni parapetos de corrección: unos conceptos en los que el primer marqués Dalí de Púbol fue un auténtico maestro.

La muestra ha surgido de la colaboración con la Fundación Gala-Salvador Dalí
La muestra ha surgido de la colaboración con la Fundación Gala-Salvador Dalí

Dali: A Retrospective ve la luz en las salas de institución capitalina de la tierra de Pasternak gracias al esfuerzo conjunto entre el Museo Pushkin y la Fundación Gala-Salvador Dalí. Así lo han dejado constar los responsables de ambos centros; acogiendo su proyecto dentro del programa de actos que celebran la dualidad amistosa que une este año a Rusia y España. Esta responsabilidad compartida, en beneficio sobre todo por los habitantes de Moscú que aman el trabajo del artista de Figueras, se ha visto favorecida por la inestimable colaboración entre Montse Aguer (Directora del Centro de Estudios de la Fundación) y Alexei Petujov (Conservador del Pushkin) en la elección de los 25 óleos, las 20 acuarelas, los 70 dibujos y las abundantes fotografías y testimonios grabados que intentan reproducir el arco existencial de un hombre tan complejo, excéntrico e irrepetible como fue -y será, per semper fidelisSalvador Domingo Felipe Jacinto Dalí i Domènech (Figueras, Cataluña, 1904- Figueras, 1989).

La exhibición intenta reproducir las distntas etapas del pintor catalán
La exhibición procura reproducir las distntas etapas del pintor catalán

Desde la época dadaísta de los bohemios años veinte hasta su evolución hacia un simbolismo aparentemente mediático (aunque realmente en sintonía constante con un cerebro que nunca acomodó su producción a las modas ni a los vaivenes de los gustos sociales), la institución situada en la urbe del Kremlin acomoda su propuesta a los deslumbrantes accesos de creatividad de este inabarcable prestidigitador de la imagen, que en cada segundo de su vida estuvo en la vanguardia cuartelera del hedonismo sin mesura, de los excesos pretendidos y las pinceladas de contornos sinuosos, de líneas tan oníricas como perfectas en su conjunción.

Los esquemas liberadores del surrealismo no encajaban muy bien en el imperio estatalista de la U.R.S.S.
Los esquemas liberadores del surrealismo no encajaban muy bien en el imperio estatalista de la U.R.S.S.

Los que asistan a la exhibición Dali: A Retrospective tal vez también saquen en claro que el responsable de La persistencia de la memoria fue ante todo un individuo profundamente deudor del amor -más allá de lo sexual- hacia una mujer: Elena Dimitrievna, más conocida como Gala. El rostro y las maneras de esta exiliada de la Rusia de las consignas y la hoz y el martillo, hija de una familia de intelectuales, conforma en su grandiosidad un fresco humano en el que Dalí sopesó gran parte de sus obras. Ambos tuvieron a partir de su inicio como pareja –se conocieron en 1929, cuando ella era la esposa del poeta Paul Éluard– una relación de intensa identificación personal, e incluso espiritual. El pintor catalán siempre acudía al refugio animoso de esta señora de origen eslavo, cuando se sentía perdido en un mundo del Arte que evolucionaba a ritmo de crucero hacia la progresiva simplificación de las sensaciones duraderas, normalmente más proclive a lo pasajero y a la fácil consumición. Un idilio como el descrito también puede hacer ver esta exposición del Museo Pushkin como una especie de regreso póstumo de Gala a las extensiones de su niñez, porque Dalí no era nada sin esta fémina de educación esmerada, que supo convertirse en musa e inspiradora; a la vez de amante de una figura internacional de natural efervescencia y supuesto egocentrismo  (y eso a pesar de ser once años mayor que don Salvador).

A través de los trabajos expuestos, el visitante podrá hacerse una idea de la importancia de Dalí en la Historia del Arte contemporáneo
A través de los trabajos expuestos, el visitante podrá hacerse una idea de la importancia de Dalí en la Historia del Arte contemporáneo

Pero hay mucho más que se puede apreciar en el estupendo trabajo desplegado por la Fundación Gala-Salvador Dalí y el centro moscovita. Entre los dibujos, óleos y acuarelas, los viajeros que se adentren en el cosmos preciso -y a la vez neblinoso- del surrealismo daliniano tendrán la ocasión de comprobar in situ las referencias evidentes, en la paleta del responsable de Los elefantes, hacia genios de siglos precedentes, como Velázquez, Zurbarán y Vermeer. De ellos, el catalán aprendió el gusto por emborrachar los pinceles con ocres de pasión, amarillos desintegradores y azules que provocan la conversión de los escépticos.

Imagen del cartel de "Dalí: A Retrospective"
Imagen del cartel de "Dalí: A Retrospective"

Tras este paseo triunfal por las entrañas en la producción del artista del desenfreno, las paredes del Museo Pushkin ya no volverán a ser las mismas. Incluso puede que dialoguen -en las noches de luna llena- sobre estos meses, durante los cuales compartieron sueños multicolores con las faunas mitológicas y las ironías persistentes del moniseur de los bigotes prominentes. Probablemente, las reflexiones de las charlas entre el hormigón y el mármol de las columnas versarán igualmente sobre el deseo de conevrtirse en uno de los huevos colocados a la entrada de Dali: A Restrospective, y que se identifican con la existencia intra-uterina. Si es así: ¡Bienvenidos al mundo del siglo XXI!

Más información en http://www.salvador-dali.org

A lo largo de las piezas, la presencia de Gala es una constante (literal o figurada)
A lo largo de las piezas, la presencia de Gala es una constante (literal o figurada)
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language