Un adolescente llamado Leonardo da Vinci

471
Tom Mason y Dan Darko imaginan los años mozos del pintor de "La Gioconda"/ Copyright de foto de la CBBC
Tom Mason y Dan Darko imaginan la mocedad del pintor de "La Gioconda"/ Copyright de la foto de la CBBC

Hubo un tiempo, de lienzos a medio hacer y esculturas que soñar, en el que el creador de La última cena no peinaba canas; y en el que su barba aún estaba pendiente de enhebrar los hilos blanquecinos de la sabiduría.  Durante esos años, el genial maestro de las proporciones tendentes a la perfección impregnaba sus días con la paleta de las aventuras palaciegas; a la vez de con los brochazos sutiles de secretos de alcoba y traiciones a flor de acné. El canal infantil de la televisión estatal británica (CBBC) imagina en formato televisivo la mencionada fogosidad veinteañera del autor de La dama del armiño; un esfuerzo de traslación histórica que la potente cadena de la tierra de Shakespeare ha embutido en la serie Leonardo.

La serie recrea los escenarios florentinos en Sudáfrica/ Copyright de la foto de la CBBC
La producción recrea los escenarios florentinos en Sudáfrica/ Copyright de la foto de la CBBC

Trece episodios, de media hora cada uno, componen el cuerpo argumental de esta apuesta de Kindle Entertainment; en la que se dan cita –sin mucha relación literal con la vida del polifacético renacentista de la urbe de Vinci– un Leonardino (Florencia, Italia, 1452- Amboise, Francia, 1519) casi de pantalón corto, con el pelo pincho y aspecto de discotequero nocturno del siglo XXI. Filmada en escenarios manipulados de Sudáfrica, uno de los mayores méritos de esta serie se centra precisamente en hacer pasar los amplios paisajes del país de Nelson Mandela por la Florencia del XV. A tal efecto, la más que competente labor del equipo técnico se hace notar, en una obra que versiona de manera ficticia los hechos acontecidos en la existencia del vástago de Piero Fruosino di Antonio; conocido embajador de la República florentina en la era de máximo esplendor de la familia Medici.

En los trece capítulos, Leonardo tiene que hacer frente a numerosas intrigas palaciegas/ Copyright de la foto de la CBBC
En los trece capítulos, Leonardo tiene que hacer frente a numerosas intrigas palaciegas/ Copyright de la foto de la CBBC

Tom Mason (Malcom, Ace Ventura) y Dan Darko (Lazy Town) son los responsables de que Leonardo viera la luz. En una línea similar a Merlin (serial de corte fantástico sobre el rey Arturo y el mago de Camelot, que ya va por su cuarta temporada triunfando en la BBC), la historia de esta pareja de guionistas tiene la ambiciosa tarea de poner de moda a un personaje tan mediático como Da Vinci (algo parecido a lo que consiguió a principios de la década el escritor Dan Brown, pero sin el mundillo editorial como hilo conductor). Para ello, el camino elegido por la pareja de narradores audiovisuales ha sido el de prestar escasa atención a los datos contrastados, para abandonar la obra a un discurso más cercano al cosmos teenager que al intelectual de la Italia renacentista.

La acción transcurre en la Florencia del siglo XV/ Copyright de la foto de la CBBC
La acción transcurre en la Florencia del siglo XV/ Copyright de la foto de la CBBC

Las hazañas del joven Leonardo comienzan cuando el imberbe protagonista y su amigo Tomaso (que en el fondo es una chica disfrazada de muchacho, que responde al nombre de Lisa) llegan al palacio de la familia Medici, en la región de Florencia. Allí, el chaval iba a actuar de protegido por este clan, famoso por ser soporte del talento de todos los que estaban destinados a ser inmortales a través de su arte. En ese ambiente cortesano, Leonardo y sus colegas (entre los que se encuentran Machiavelli y Lorenzo) tienen que hacer frente a los ardides del retorcido y envidioso Piero de Medici, que –junto a otras acciones reprobables- roba el cuaderno de notas del pintor, escultor, filósofo, inventor e ingeniero. Asuntos como una competición en la que aparece un robot que lanza fuego, o la historieta en torno a una reina de los bandidos, dibujan una faz bastante alejada de la que mostró en su periplo vivencial el antiguo asalariado del milanés Ludovico Sforza; además de pupilo reconocido de Andrea de Verrochio.

Alistair McGowan encarna al retorcido Piero de Medici/ Copyright de la foto de la CBBC
Alistair McGowan encarna al retorcido Piero de Medici/ Copyright de la foto de la CBBC

El marcado carácter infantil de la apuesta de la CBBC lastra lamentablemente el ejercicio de ambientación, llevando las riendas del producto hacia el sendero de la diversión pura y dura, simplemente esbozando algunas de las variantes más conocidas en la vida de Da Vinci. Por ejemplo, la compañera vestida de hombre a la que se refieren como Tomaso/ Linda posee una clara identificación con la que se piensa fue la modelo de La Gioconda: la esposa de un mercader bautizada como Linda Gherardini (Florencia, 1479- Florencia, 1542). También Piero de Medici (Florencia, 1472- Gaeta, 1503) tiene un representante histórico en el individuo al que todos apodaban El Infortunado. Este aristócrata -hijo de Lorenzo el Magnífico y Clarice Orsini, y hermano del Papa León X- siempre ha sido definido por su carácter arrogante, envidioso y débil. Algo que no le impidió ser el señor de Florencia de 1492 a 1494.

En el episodio final, Leonardo construye una especie de robot/ Copyright de la foto de la CBBC
En el episodio final, Leonardo construye una especie de robot/ Copyright de la foto de la CBBC

En cuanto al reparto, Leonardo presenta un elenco de jóvenes intérpretes más que completo, muchos de ellos –la mayoría- desconocidos fuera de las fronteras del Reino Unido.  Jonathan Bailey (Oxforshire, 1988) encarna al polifacético Leo; lo que supone una gran oportunidad para un actor fogueado en colaboraciones como secundario en títulos del tipo de Lewis, Elizabeth: la edad de oro y Policía de barrio. Unidos a él en el apartado artístico, Flora Spencer-Longhurst hace de Tomaso/ Linda; Colin Ryan se caracteriza como Lorenzo; Alistair McGowan se mete en la psique de Piero de Medici; y Akemnji Ndifernyan, en la de Machiavelli. Todos ellos comandados por el director Luke Watson y el productor Bernard Krichefski.

Flora Spencer-Longhurst es la encargada de poner rostro a la futura modelo de "La Mona Lisa"/ Copyright de la foto de la CBBC
Flora Spencer-Longhurst es la encargada de poner rostro a la futura modelo de "La Mona Lisa"/ Copyright de la foto de la CBBC

La conversión de Leonardo da Vinci en un veinteañero con ánimo de lucha es sin duda una acción arriesgada; pero, si sirve para que los menores de dieciocho años se muestren interesados por su figura, bienvenida sea. Sin embargo, no estaría de más recomendar a los espectadores de cualquier edad que no olvidaran otros productos en formato televisivo con mayor intención en ajustarse a lo que ocurrió durante el arco existencial del maestro renacentista, como la magnífica serie La vida de Leonardo da Vinci, que realizó en 1971 Renato Castellani; y que contó con el francés Philippe Leroy como protagonista (por cierto, esta obra ganó en 1973 un Globo de Oro).

Renato Castellani dirigió en 1971 el serial "La vida de Leonardo da Vinci", una de las mejores adaptaciones de la vida del creador para la pequeña pantalla
Renato Castellani dirigió en 1971 el serial "La vida de Leonardo da Vinci", una de las mejores adaptaciones sobre el creador para la pequeña pantalla
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language