Series míticas: Arriba y abajo

41
Durante cinco temporadas y 68 episodios, la LWT narró las aventuras de los Bellamy y sus sirvientes
Durante cinco temporadas y 68 episodios, la LWT narró las aventuras de los Bellamy y sus sirvientes

El 21 de diciembre de 1975, la actriz Jean Marsh -metamorfoseada como Rose Buck– cerró el 165 de Eaton Place hasta 2011. En el último capítulo del serial creado por John Hawkesworth -según una idea original de la propia Marsh y de su compañera de profesión Eileen Atkins– la mencionada doncella preparaba las maletas, para cambiar de residencia hacia los aristocráticos salones de la mansión del marqués de Stockbridges; mientras que el antiguo mayordomo -el Sr. Hudson- y la otrora cocinera de la propiedad -la Sra. Bridges– se llevaban a la pinche Ruby para que les acompañara en su retiro como inesperados propietarios de un hotelito de playa. De fondo, como siempre, la imponente sintonía de Alexander Faris sonaba como colofón; acompañando la convulsa despedida de la nobiliaria puerta maciza situada en la zona londinense de Belgravia, y cuya hoja se abrió por primera vez a las cámaras de televisión en octubre de 1971 (eso sin contar la grabación de un piloto en blanco y negro). Por el camino, los numerosos premios obtenidos y  los miles de seguidores demostraban que, si alguna vez había una enciclopedia de la pequeña pantalla, esta obra de London Weekend Television estaría en un lugar más que privilegiado entre los prodcutos seleccionados.

La sintonía fue compuesta por Alexander Faris
La sintonía fue compuesta por Alexander Faris

Todo empezó con el despertar de los setenta, cuando las entonces treintañeras Jean Marsh (Stoke Newington, Inglaterra, 1934) y Eileen Atkins (Londres, 1934) llevaron a la sede de LWT un boceto sobre las aventuras de un grupo de criados y sus jefes; vivencias que se desarrollaban desde principios del siglo XX a los albores de la Europa hundida económicamente tras el crack de 1929. El planteamiento de un serial con estas características llamó inmediatamente la atención de los responsables del medio, quienes se pusieron en contacto con el genial John Hawkesworth (autor también de las excepcionales adaptaciones de La duquesa de Duke Street y Sherlock Holmes) para que dotara de cuerpo dramático el esquema argumental propiciado por Marsh y Atkins.

El actor escocés Gordon Jackson protagonizó la mayoría de los capítulos como el mayordomo, el Sr. Hudson
El actor escocés Gordon Jackson protagonizó la mayoría de los capítulos como el mayordomo, el Sr. Hudson

Desde el pitido inicial, Hawkesworth supo que Arriba y abajo funcionaría solamente si lograba crear una galería de personajes lo suficientemente interesantes como para mantener el adecuado número de espectadores. Así, el veterano guionista trabajó con la mente puesta en la formación de dos universos bien diferenciados, aunque con elementos coincidentes de manera puntual y afectiva: por un lado se hallaban los señores, identificados con los Bellamy; y, por otro, estaban los asalariados, a los que iba a liderar un mayordomo escocés con dotes innegables para el mando. Con esto, el escritor audiovisual obtuvo el material necesario para comenzar a modelar el vehículo altamente emocional de las historias a contar.

Angela Baddeley se ganó a la audiencia como la cocinera, la Sra. Bridges
Angela Baddeley se ganó a la audiencia como la cocinera, la Sra. Bridges

El año de partida del argumento fue fijado en el eduardino 1903, una época post-victoriana en la que la sociedad inglesa aún estaba pletórica de orgullo imperialista; y en la que el concepto de clases aún permanecía fuertemente arraigado entre los ciudadanos de las islas. En el primer capítulo, los televidentes pudieron conocer los roles de los principales alicientes de las tramas que iban a tener lugar en el 165 de Eaton Place. En este especial enclave, el objetivo de la cámara invitaba a conocer a los Bellamy con un simple acompañamiento a las estancias de los pisos superiores. Clan típico en las clases adineradas de la Gran Bretaña de la primera década del siglo XX, el núlceo familiar se componia de Richard (patriarca y político con ganas de medrar en el concierto parlamentario, mediante las influencias de su esposa, al que puso rostro David Langton); Lady Marjorie (dama de alcurnia cónyuge de Richard, que interpretó la elegante Rachel Gurney); James (hijo varón de los Bellamy, identificado con el alto Simon Williams) y Elizabeth (dio vida al papel la bella y delicada Nicola Pagett).

Nicola Pagett (Elizabeth Bellamy, sobre la cama) y Jean Marsh (Rose Buck)
Nicola Pagett (Elizabeth Bellamy, sobre la cama) y Jean Marsh (Rose Buck)

En cuanto a los pisos inferiores, la cosa se animaba con la llegada de una nueva doncella llamada Sarah (Pauline Collins); una muchacha mentirosa y cuentista que se unía a una plantilla en la que cumplían sus deberes Rose Buck (primera doncella escenificada por Jean Marsh); el mayordomo Sr. Hudson (Gordon Jackson); la cocinera Sra. Bridges (Angela Baddeley); el lacayo Alfred (George Innes); la pinche Emily (Evin Crowley) y el ama de llaves Sra. Roberts (Patsy Smarts).

"Arriba y abajo" gozó en su momento de su propio spin-off: "Thomas y Sarah"
"Arriba y abajo" gozó en su momento de su propio spin-off: "Thomas y Sarah"

Sesenta y ocho entregas -de aproximadamente una hora de duración cada una de ellas- prolongaron los vaivenes sentimentales de los Bellamy y de la cuadrilla del Sr. Hudson; aunque con algunas altas y bajas en el reparto original. Entre las desapariciones, Lady Marjorie y Roberts morían víctimas del hundimiento del Titanic; Sarah se casaba con el chófer –Thomas– y ambos protagonizaron un spin-off titulado Thomas y Sarah, que tuvo trece episodios en 1979; Emily se suicidaba por problemas amorosos con un lacayo engreído; James moría disparándose un tiro; y Elizabeth se trasladaba a Estados Unidos tras contraer matrimonio con un millonario del Nuevo Continente. Con respecto a las incorporaciones, actores famosos en los setenta como la espectacular Lesley-Anne Down (como la pariente de los Bellamy, Georgina Worsley), el aristocrático Anthony Andrews (como el marqués de Stockbridges) y la ingenua Jenny Tomasin (inolvidable su encarnación de Ruby) fueron algunos de los que sumaron su talento para sacar adelante las estaciones sentimentales por las que circulaba semanalmente la producción televisiva.

En el reparto original particiaron estrellas de la talla de Lesley-Anne Down (primera a la izquierda en la fila de los sentados)
En el reparto original particiaron estrellas de la talla de Lesley-Anne Down (primera a la izquierda en la fila de los sentados)

Después de muchos avateres -cuando los personajes se adentraban en la década de los treinta-, LWT y ITV dieron por finiquitada la elaboración de más temporadas; echando el candado a uno de los periodos más florecientes made in England de la pequeña pantalla. Sin embargo, el impacto causado por las emisiones ha hecho que, recientemente, la cadena BBC decidiera reabrir en 2011 el 165 de Eaton Place, para grabar tres capítulos más de Arriba y abajo; aunque la apuesta se haya centrado en la regeneración de la historia y de sus papeles principales. Los Holland han sido los encargados de sustituir a los imborrables Bellamy en la versión actual del serial; a la vez que los criados han visto renovadas sus relaciones a través de un cosmos existencial -cercano temporalmente al desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial- mucho más difuso en distinciones sociales que el del argumento precedente. Solamente la presencia de Jean Marsh, repitiendo en la piel de Rose Buck, y la colaboración de la coautora Eileen Atkins (como Lady Holland) logran en la secuela enlazar las gestas pasadas con las imágenes digitalizadas de la época de los 16:9.

La trama cubría desde 1903 al comienzo de la década de los treinta
La trama cubría desde 1903 al comienzo de la década de los treinta

 No obstante, y a pesar del remozado del mobiliario, todavía resuenan entre las habitaciones de la mansión del distrito de Belgravia el tintinear de las copas templadas por el pulso del Sr. Hudson; las soflamas de liberación poética de Elizabeth Bellamy; las risas con acento de opereta francesa de Sarah; los gritos reveladores de la Sra. Bridges y las canciones de romanticismo trágico de Emily. Arriba y abajo siempre tendrá dueños con iluminación setentera; los mismos rostros que personificaron los sufrimientos y alegrías de una época en la que todavía la modernidad estaba tamizada por el tradicionalismo ancestral de las águilas a punto de caer.

Anthony Andrews participó como el marqués de Stockbridges
Anthony Andrews participó como el marqués de Stockbridges

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.