Cioran tras cien años de depresión existencial

263
La editorial Siruela publica en España "Sobre Francia"
La editorial Siruela publica en España "Sobre Francia"

La esperanza vital se encuentra en continuo naufragio, mientras los adoradores de esta diosa de agua sucumben ante su propia condición humana. En este ecosistema es en el que se hizo fuerte la filosofía del autor de Silogismos de la amargura: un cosmos profesional donde la oscuridad se torna en atmósfera sustancial, a través de aforismos de dureza implacable; a la vez que el dogmatismo se difumina y la intelectualidad de orquesta toca a retirada frente a las algaradas de este rumano que escribía en francés.

El filósofo nacido en Transilvania falleció en 1995 víctima del Alzheimer
El filósofo nacido en Transilvania falleció en 1995 víctima del Alzheimer

Un centenar de velas sería las que hubiera apagado –el pasado 8 de abril– en la inmensa tarta del pensamiento Emil Mihai Cioran (Rasinari, Transilvania, 1911- París, 1995). Pero la enfermedad del olvido –el Alzheimer– le vampirizó su impulso vital, cuando contaba ochenta y cuatro años de edad. No obstante, su producción es de las que no entienden de mordazas pese al fallecimiento de su creador, de las que continúan asaltando la mente de los hombres por su capacidad para proclamar la libertad en un sentido absoluto; más allá de cualquier corsé histórico o político, académico o gratuitamente discursivo.

Schopenhauer fue uno de sus maestros
Schopenhauer fue uno de sus maestros

Por eso, en este 2011 de celebraciones y reencuentros con las palabras de Cioran, nada mejor que solazarse con la lectura de uno de sus libros, como es el caso del titulado Sobre Francia. La editorial Siruela publica en español este texto del natural del condado de Sibiu, en el que el narrador toma partido por las víctimas de la Segunda Guerra Mundial; y recupera una especie de sentimiento compasivo hacia los pueblos que estaban sometidos al yugo imperialista y a la dictadura de las armas. Aunque el responsable de La caída en el tiempo tuvo una juventud relacionada con ciertas organizaciones de significación nazi, pronto se dio cuenta de la contradicción que suponía seguir tesis tan alejadas del nihilismo trágico que sostenía con cada uno de sus pasos curriculares; por lo que no es de extrañar que abandonara los nacionalismos para adherirse a una postura más lógica, como la mostrada en el volumen presentado por Siruela.

El pesimismo voluntario se convirtió en una de sus constantes en su producción
El pesimismo voluntario se convirtió en una de las constantes en su producción

Hijo de un sacerdote ortodoxo, Emil Cioran fue una constante paradoja humana, sumido desde su adolescencia en una permanente negación de sí mismo como individuo capacitado para liderar a otros de sus congéneres desde el punto de vista ideológico. Para empezar, el escritor se licenció en Filosofía por la Universidad de Bucarest, para posteriormente recelar de semejante condición profesional. Luego expresó su deseo de no publicar y de que el desconocimiento de sus expresiones fuera una norma a seguir, mientras que postergaba su lengua natal –el rumano- por una más utilizada en el concierto internacional como el francés… Y así, se pueden localizar múltiples contradicciones en este hombre, que se sentía profundamente unido a las teorías existencialistas de Nietzsche y las estaciones emocionalmente depresivas de Schopenhauer.

Envuelto en continuas polémicas, Cioran cayó a lo largo de su vida en numerosas contradicciones
Envuelto en continuas polémicas, el pensador cayó a lo largo de su vida en numerosas contradicciones

Aunque si algo caracterizó a Cioran fue el componente anárquico de su obra y de sus posturas antisistema. En este sentido, el creador  siempre huyó de los grandes popes europeos de la dialéctica del siglo XX, a los que identificaba a través de autores como Sartre y Heidegger; y en todo momento confesó que su posicionamiento se podía resumir como el del derrocamiento de la intelectualidad dogmática y la proclamación a todas luces del no nacer. No obstante, definía el suicidio como una alternativa válida frente al aburrimiento de la realidad. Amigo de Eugène Ionesco en su época universitaria, el redactor de Adiós a la filosofía fue un fiel seguidor de la literatura de Jorge Luis Borges, Dosteievski y Marcel Proust. Con ellos alimentó su perspectiva tétrica y analítica –más irónica en el caso del literato argentino-; al igual que su dimensión desmitificadora de lo que significaba para él ser hombre.

Adoptó el francés para escribir casi todas sus obras
Adoptó el francés para escribir casi todas sus obras

Un siglo con el constructor de la genial De lágrimas y santos merece que los lectores vuelvan a perderse entre sus palabras, que muchos catalogaron como un espejo de la nueva filosofía del absurdo. Mediante estas frases y párrafos cortantes como cuchillas, Cioran desplegó su asfixia emocional por encontrar las respuestas que los conocimientos más tradicionales y establecidos no le pudieron otorgar. Al final, su subconsciente herido y atenazado por la amargura fue la única balsa a la que se asió el rumano; y con ella alcanzó el reconocimiento, planeando sobre las olas de la Historia sin reconocer nunca su importancia.

Al final, su opción filosófica evolucionó hacia el no nacer
En su última época, su opción filosófica evolucionó hacia el no nacer

 Más información en http://www.siruela.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language