Series míticas: Los ángeles de Charlie

520
Triunfó entre 1976 y 1981
Triunfó entre 1976 y 1981

“Había una vez tres muchachitas que fueron a la academia de policía. Les asignaron misiones muy peligrosas. Pero yo las aparté de todo eso y ahora trabajan para mí. Yo me llamo Charlie…”. Así daba comienzo una de las producciones de la pequeña pantalla más recordadas en la historia de las seiscientas veinticinco líneas. En ella, un trío de gachís descubrían casos demostrando que la belleza y la actividad detectivesca bien podían ir una junto a la otra. De 1976 a 1981, la cadena estadounidense ABC alimentó a sus espectadores con las tramas protagonizadas por Kelly, Sabrina y Jill; a las que se añadieron como pertinentes sustitutas en temporadas posteriores Kris, Tiffany y Julie. Siempre formando un trío con el núcleo constante de la elegante Kelly.

Kelly, Sabrina y Jill se convirtieron en iconos sexuales de varias generaciones
Kelly, Sabrina y Jill se convirtieron en iconos sexuales de varias generaciones

Rodada en la urbe de la Meca del Cine, Los ángeles de Charlie conmocionó a la audiencia desde su episodio piloto, grabado en 1976. Todo se inició cuando Ivan Goff y Ben Roberts presentaron su idea -sobre unas chicas exuberantes al servicio de la ley, cuyo jefe era el hombre sin rostro- a los productores Aaron Spelling y Leonard Goldberg; y los financieros hicieron realidad un proyecto que tenía visos de transformarse en uno de los pelotazos mediáticos más sonados de la década de los setenta.

Desde el episodio piloto, la popularidad del serial fue más que notable
Desde el episodio piloto, la popularidad del serial fue más que notable

El atractivo evidente de Los ángeles de Charlie convocó a una gran cantidad de actrices para ser nominadas como las jóvenes asalariadas al servicio del magnate ficticio de la voz en off; pero solamente tres serían las elegidas para la gloria: Jaclyn Smith, Kate Jackson y Farrah Fawcett.

Las dos partes del remake cinematográfico no lograron calar tan hondo como su precedente televisivo
Las dos partes del remake cinematográfico no lograron calar tan hondo como su precedente televisivo

La texana Jaclyn Smith (Houston, USA, 1945) iba para bailarina cuando se cruzó en su camino un anuncio de champú, y los tutús pasaron a un segundo plano. Era el año 1973, cuando la girl de las piernas largas (1,73 de estatura) y la melena oscura se puso delante de las cámaras con el fin de llamar la atención, y lo hizo de manera sobresaliente. El armonioso y sereno rostro de Smith estaba destinado a catapultarla al estrellato; algo que comenzó cuando fue agraciada con el papel de la cabal Kelly Garrett, en 1976. La natural de la tierra de la Rosa Amarilla participó en la totalidad de episodios –más de un centenar- de la producción seriada, convirtiéndola en una celebridad del medio televisivo. Aunque no pudo dar el salto al séptimo arte, Jaclyn siguió con su carrera en la pequeña pantalla tras Los ángeles de Charlie, con interpretaciones más que notables en títulos como George Washington (en la piel de la deseada Sally Fairfax), El caso Bourne (adaptación de la homónima novela de Robert Ludlum, dirigida por Robert Young) y Jaqueline Bouvier Kennedy (Steve Gethers, 1981). Tan intensa fue su relación con el papel de Kelly, que Smith fue la única integrante del reparto original –junto a John Forsythe- que participó en el remake cinematográfico. En el caso de la antigua danzarina, únicamente dio su visto bueno para aparecer en Al límite, la secuela realizada por McG en 2003. Alejada de las cámaras por un cáncer de mama, la recordada Kelly contó su lucha contra la enfermedad en 1 A Minute (Namrata Singh Gujral, 2010); y en la actualidad se dedica a dar puntadas para su propia firma de ropa.

Del reparto original solo aguantaron hasta el final David Doyle y Jaclyn Smith (tercera desde la izquierda), más la voz de John Forsythe
Del reparto original solo aguantaron hasta el final David Doyle y Jaclyn Smith (tercera desde la izquierda), más la voz de John Forsythe

Kate Jackson (Birmingham, Alabama, USA, 1948) era una actriz emergente cuando recaló en el serial de Spelling y Goldberg. Su 1,75 de estatura y su figura desgarbada le valieron para hacerse sin problemas con la parte de la cerebral y simpática Sabrina Duncan; bueno, eso y su desparpajo interpretativo logrado tras colaboraciones en Bonanza o Sombras en la oscuridad. Jackson protagonizó Los ángeles de Charlie de 1976 a 1979; aunque su matrimonio profesional con la ABC no acabó muy bien. Cansada de estar siempre encarnando a Sabrina, Kate intentó acabar prematuramente con su contrato para dar vida al personaje principal de Kramer contra Kramer (Robert Benton, 1979). Pero las obligaciones laborales de la esbelta muchacha le impidieron dar el sí quiero a Benton. Seguro que después de ver los resultados para el currículum de Meryl Streep, la morena nacida como Lucy Kate se tiró de sus bien peinados pelos. Tantas eran las tensiones que al final Jackson pudo deshacerse de Sabrina, y aún brilló en la tele con El espantapájaros y la Sra. King (en este caso sí encabezó el reparto en los 89 episodios repartidos entre 1983 y 1987); aunque la popularidad de la ex Sabrina se fue empequeñeciendo poco a poco. Una de sus últimas apariciones fue en Mentes criminales, como la madre diplomática de la agente Prentiss.

La idea original fue de Ivan Goff y Ben Roberts
La idea original fue de Ivan Goff y Ben Roberts

La tercera en discordia criminal en ese lejano 1976 sustentaba el aval del palmito de la explosiva Farrah Fawcett (Corpus Christi, Texas, 1947- Santa Mónica, California, USA, 2009). La rubia actriz era un sex symbol en toda regla a principios de los setenta. Un cuerpo escultural y su mirada verdosa fueron sus armas para convertirse en el alter ego de Jill Munroe; aunque las malas lenguas también ponen en la balanza el hecho de que fuera en esos momentos la esposa del carismático Lee Majors. La texana solamente dejó su impronta en la serie durante una temporada, pero su presencia ayudó a aumentar considerablemente los rankings de audiencia. Además, era la única de las tres que ya tenía unos más o menos sólidos antecedentes en las salas de cine (un papelillo en La fuga de Logan, de Michael Anderson, era lo más sonado antes de transformarse en Jill).  Los ángeles de Charlie elevó a Fawcett a las alturas de las mujeres más deseadas de Estados Unidos, copando portadas de revistas del tipo de Playboy. Sin embargo, sus continuos bandazos sentimentales y sus escasas oportunidades para demostrar su talento en la industria de Hollywood (Saturno 3 y Extremities son de lo más notable en este terreno) acabaron con la estela del ángel más deportista. Víctima de un cáncer, la ex de Ryan O’Neal falleció en 2009 a los 62 años; precisamente cerca de esa fecha se situó su última caracterización, la que llevó a cabo  en la cinta humorística The Cookout de Lance Rivera.

Cheryl Ladd (primera desde la izquierda) se incorporó en la segunda temporada
Cheryl Ladd (primera desde la izquierda) se incorporó en la segunda temporada

Pero el serial de Goff y Roberts también tenía espacio para los actores masculinos. En concreto para dos: el bueno de Bosley y el ligón de Charlie.

John Bosley tuvo el orondo y simpático físico de David Doyle (Linceln, Nebraska, USA, 1929- Los Ángeles, 1997) durante los 110 capítulos filmados. Secundario fogueado en la pequeña pantalla, Doyle realizó sonoras actuaciones en productos tan valorados como Vacaciones en el mar, General Hospital, Se ha escrito un crimen, Azules y grises o La isla de la fantasía (donde encarnó a un especial Sancho Panza).

Por su parte, John Forsythe (Pennis Grove, Nueva Jersey, 1918- Santa Ynez, California, USA, 2010) también duró la centena corta de entregas enfundado en la voz de Charlie. El veterano John Lincoln Freund ya era una estrella reconocida sobradamente en 1976, tras haber trabajado a las órdenes de gente como Alfred Hitchcock (Topaz, 1969). El éxito de Los ángeles de Charlie le valió a Forsythe para ser avistado por los jefazos televisivos, quienes no dudaron en otorgarle el personaje del millonario Blake Carrington, en otro de los hitos estadounidenses de naturaleza catódica: Dinastía (1981-1989). Tan contento quedó con la producción detectivesca de los setenta que Forsythe volvió a ser Charlie en los dos filmes que recrearon el serial en el siglo XXI: Los ángeles de Charlie (McG, 2000) y Al límite (McG, 2003).

La estética de los setenta tuvo una presencia decisiva en la producción
La estética de los setenta tuvo una presencia decisiva en la producción

Un elenco semejante era difícil de mantener durante más de cien entregas, y así fue. Farrah se convirtió en la primera en desertar, por lo que tuvo que ser sustituida por la enérgica Cheryl Ladd (Huron, Dakota del Sur, USA, 1951). La intérprete de 1,63 de estatura se metió con soltura en la psique de la chispeante prima de Jill, Kris Munroe. Estuvo 87 episodios, y aprovechó esta oportunidad para hacerse con un nombre en el medio televisivo más allá de los recuerdos que generaba su sonoro apellido (estuvo casada hasta 1980 con el vástago de Alan Ladd). Al acabar con Los ángeles de Charlie, la guapa norteamericana brilló en producciones como Jeckyll & Hyde (David Wickles, 1990), Las Vegas y CSI: Miami.

Aunque solo salió durante algo más de veinte entregas, Farrah Fawcett es uno de los ángeles más recordados
Aunque solo salió durante algo más de veinte entregas, Farrah Fawcett es uno de los ángeles más recordados

Siguiendo el camino de Fawcett, Kate Jackson fue la siguiente en dimitir. Sabrina dejó un vacío más difícil de llenar, y dos fueron las candidatas para ello. Shelley Hack (Greenwich, Connecticut, USA, 1947) personificó el intento inicial para suplir a la querida señorita Duncan. Pero Tiffany no cuajó, y solamente duró la temporada de 1979 a 1980. La seleccionada para continuar con la formación en triada fue la apabullante Tanya Roberts (Nueva York, USA, 1955). La actriz procedente del Bronx poseía una belleza de evidente impacto, y los veintitantos capítulos en los que colaboró, como Julie Rogers, sirvieron para ponerla en el panorama de las sex symbols al estilo de Fawcett. La clausura del serial no impidió el despegue de Roberts, que llegó a protagonizar películas como El señor de las bestias (Don Coscarelli, 1982), Sheena (John Guillermin, 1984) y Panorama para matar (John Glenn, 1984). Actualmente se encuentra en el rodaje de Queens Of The World, de Mel Robertson.

El veterano John Forsythe vivió una renovada juventud en la tele con Charlie Townsend
El veterano John Forsythe vivió una renovada juventud en la tele con Charlie Townsend

Puede que Los ángeles de Charlie fuera perdiendo fuelle conforme la denominada caja tonta se adaptaba a nuevos estilos y formatos. Pero lo que no se puede negar es que, cuando se habla de tres antiguas policías metidas a detectives, siempre relucen en las mentes de cualquier generación las curvas peligrosas de Kelly, Sabrina y Jill.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language