Redford proclama la inocencia de Mary Surratt

250
El octavo filme de la estrella estadounidense trata sobre el juicio a uno de los supuestos responsables de la muerte de Lincoln
El octavo filme de la estrella estadounidense como realizador trata sobre el juicio a uno de los supestos responsables de la muerte de Lincoln

La noche irritó su manto oscuro ante la detonación de una pistola Deringer, justo cuando el actor de Maryland John Wilkes Booth acababa con las esperanzas de vida del decimosexto presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln. Todo sucedió un 15 de abril de 1865, y las páginas de los libros de Historia se tiñeron con las leyendas sobre un magnicidio en el que las implicaciones salpicaron incluso al vicepresidente y al secretario de Estado.

Frederick Aiken fue el abogado que defendió a Mary Surratt
Frederick Aiken fue el abogado que defendió a Mary Surratt

El otrora sex symbol protagonista de clásicos del cine como Dos hombres y un destino se acerca al proceso seguido contra uno de los detenidos por tal hecho; una mujer que respondía al nombre de Mary Surratt, y cuya presunta inocencia llevó al letrado Frederick Aiken a enfrentarse con gran parte del sistema que deseaba dar carpetazo rápido a tan incómodo asunto. La estrella de Descalzos por el parque reproduce los sufrimientos públicos de esta señora de 42 años, en un intenso filme titulado The Conspirator.

La protagonista fue acusada pese a no estar clara su implicación en el magnicidio
La protagonista fue acusada pese a no estar clara su implicación en el magnicidio

A falta de un proyecto que le permita ponerse simplemente delante de las cámaras, Robert Redford (Santa Mónica, California, USA, 1936) firma su octava obra como director, para presentar a sus seguidores una sentida crónica en imágenes sobre el padecimiento humano y el sacrificio de una madre; quien asume su papel de mártir pese a arriesgarse a ser motivo de escarnio y humillación. El guion escrito por James D. Solomon y Gregory Bernstein deja constancia de las emociones a flor de piel de una dama confundida por un tiempo difícil, y por unas asociaciones mortales que la iban a conducir –en caso de ser considerada culpable- a la horca.

"The Conspirator" intenta rendir cuentas con los errores del asesinato del Presidente Lincoln
"The Conspirator" intenta rendir cuentas con los errores del asesinato del Presidente Lincoln

El treintañero James McAvoy (Glasgow, Escocia, Reino Unido, 1979) se mete con soltura en la piel de Aiken, un antiguo héroe del ejército unionista durante la Guerra de Secesión; contienda civil en la que Lincoln luchó abiertamente por el fin de la esclavitud y –de paso- sus correligionarios norteños utilizaron como excusa para hacerse con las ricas plantaciones que escapaban al control recaudador del gobierno establecido en Washington. La caracterización como Frederick Aiken es uno de esos trabajos que se prestan en numerosos momentos al lucimiento de su intérprete si este tiene las suficientes tablas; y la estrella de Expiación es un actor que suele rendir bastante bien en cada uno de los largometrajes en los que presta su presencia. A su lado, la faz dramática de una felizmente recuperada Robin Wright (la texana nacida en 1966 se ha deslindado totalmente del apellido de su pasado marido Sean Penn, quien ahora coquetea sin disimulo con la espectacular Scarlett Johansson) para la pantalla grande añade un título más a una carrera que la sureña ha construido con solvencia, aunque sin muchos pelotazos de los de dejar boquiabiertos a la crítica y al público. Salvo el caso de La princesa prometida, el currículum de la rubia intérprete de 45 años se compone de películas en las que ha disfrutado cada línea de guion, sin tener que aceptar colaboraciones en cintas con enormes alardes presupuestarios de por medio. Tal vez, esa característica para hacer creíble y verosímil cualquier personaje con la adecuada hondura ha sido lo que ha llevado a Robin a tener la agenda más o menos completa durante este 2011. Rampart (creción de Oren Moverman basada en un texto de James Ellroy), Moneyball (producción sobre beisbol independiente que protagoniza al lado de Brad Pitt, a las órdenes de Bennett Miller), The Girl With The Dragon Tatoo (la respuesta hollywoodiense al superventas editorial de Stieg Larsson, que realiza David Fincher, y en el que Wright encarna a Erika Berger) y The Congress (con Ari Folman como cineasta) son sus citas de celuloide más inmediatas con los espectadores.

El guion desvela muchas de las claves ocultas sobre el magnicidio
El guion desvela muchas de las claves ocultas sobre el magnicidio

The Conspirator exhibe la capacidad de Redford como garante de una ideología marcadamente liberal; y siempre tendente con cada fotograma a denunciar los abusos de poder de los que tienen la sartén por el mango frente a los ciudadanos indefensos. Desde la magnífica Gente corriente (1980), el que fuera alcaide de prisiones en Brubaker y cazador de fieras salvajes en Memorias de África (1985) ha elaborado una senda profesional compacta y más que meritoria detrás de las cámaras. La existencialista y mágica Un lugar llamado Milagro (1988), la reflexiva El río de la vida (1992), la moralista Quiz Show: El dilema (1994), la ecológica El hombre que susurraba a los caballos (1998), la capriana La leyenda de Bagger Vance (2000) y la antibelicista Leones por corderos (2007) así lo demuestran. Por lo menos, la Meca del Cine aún deja al legendario Robert entonar lo de “acción” y “corten”, aunque sus admiradoras nunca olvidarán que -durante una época algo remota- el californiano fue uno de los hombres que mejor supieron sonreír en una sala de proyección.

Redford consiguió un Oscar con su primera obra como director
Redford consiguió un Oscar con su primera obra como director
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language