¿Qué esconden los espejos de Pistoletto?

169
El MAXXI romano expone una completa antología del creador italiano
El MAXXI romano expone una completa antología del creador italiano

La Humanidad hace mucho tiempo era una mujer con miles de cuerpos y rostros, con millones de ojos y bocas. Su sabiduría se movía por mero capricho intuitivo, y su imagen era imposible de proyectar, de enjaular. Pero un día se encontró de pronto con un espejo. La curiosidad, esa extraña virtud que transforma a los mortales en heridas supurantes de los odios más inconfesables, hizo que esta diosa pagana de los incautos se mirara en él; y lo que vio provocó todo un sinfín de sensaciones.

Esas emociones recuperadas de un hecho tan trascendental son las que conforman la intensa producción del transalpino Michelangelo Pistoletto (Biella, Italia, 1933); cuyos trabajos más relevantes se exponen hasta el próximo 15 de agosto en dos de las salas del atrayente MAXXI (Museo Nazionale delle Arti del XXI), en la eterna ciudad de Roma. El título de tal viaje a la transmigración del alma creativa reza en los carteles como Da Uno a Molti, 1956-1974.

Con motivo de la cita, expertos sobre Pistoletto han editado un interesante catálogo
Con motivo de la cita, expertos sobre Pistoletto han editado un interesante catálogo

Procedente de Estados Unidos, la muestra –que cuenta con la sabiduría escénica del veterano comisario Carlos Basualdo– recupera cien piezas, dentro del más que vasto paisaje vivencial  del septuagenario compatriota de Garibaldi; un señor de mirada retadora y barba de hondura física que a finales de la época hippy se convirtió en uno de los máximos líderes del Arte Povera –ese movimiento anticlasista que se desplegó en el Viejo Continente durante los sesenta bajo las consignas de gente como Germano Celant-, con sus obsesiones universalistas y contrarias a las fronteras en cualquier disciplina plástica.

Para reciclar en una simple visita la prolífica carrera de Pistoletto se tendrían que habilitar más de doscientas salas. No obstante, lo que Basualdo ha seleccionado da una idea más o menos clara y completa de las explosiones mentales que arrancaron el motor visual de este individuo, que extrajo de la realidad y de su propia concepción como ser humano los ejes conceptuales para su evolución formal. La  fuerza de estos vértices inspiradores ya la demostró el joven Michelangelo cuando era un simple alumno de la escuela de diseño de Armando Testa, o cuando intentaba seguir el adoctrinamiento de su padre: un pintor y restaurador que otorgó al artista en ciernes el barro necesario para modelar un futuro de reflejos -unas veces certeros y otras ficticios- de cristal.

El maestro de Biella se ha caracterizado siempre por conseguir la máxima expresión con los materiales más sencillos
El maestro de Biella se ha caracterizado siempre por conseguir la máxima expresión con los materiales más sencillos

A partir de su figura como Michelangelo, del yo identificado como el punto de salida de cualquier génesis personalista, Pistoletto empezó en 1961 a rondar por las ideas de los espejos, como si fueran retinas u objetivos a través de los que definir su manipulación del elemento compositivo. Los fondos negros de su exhibición The Present o la oscura presencia que se cernía sobre sus cuadros escultóricos en Mirrors Paintings apuntaban, mediante los fantasmas plateados y fríos de las imágenes invertidas, a una nueva perspectiva del realismo; mientras deliraba por una variante mucho menos hedonista del Pop Art.

En esa línea de experimentación llegó Minus Objects, entre 1965-1966, centro neurálgico de la muestra del MAXXI romano y referente inigualable de las posturas del Povera. La reducción de lo esencial a la parte más pequeña de resolución material hizo de esta apuesta de Pistoletto uno de los hitos de la historia del Arte en el pasado siglo XX, y catapultó el talento del natural de Biella a las alturas de los genios a seguir.

Pistoletto fue uno de los líderes del Arte Povera en los sesenta
Pistoletto fue uno de los líderes del Arte Povera en los sesenta

Ir de lo concreto a lo global, de la unidad a lo universal; esas sensaciones son las que el autor de The Rooms transmite con cada una de sus obras; símbolos de poder hipnótico para el espectador en los que no faltan temáticas tan constitutivas del ideario colectivo italiano como la religiosidad, representada en el conjunto de esculturas que bautizó como La Natividad (1981).

Esa pasión por acceder a todos los nervios ópticos y desde todos los niveles perceptivos alcanzables le llevó al vástago del restaurador a fundar en 1994 Project Art –un lugar de expresión para creadores con ganas de decir algo atrayente en el concierto internacional- y Cittadellarte Fondazione Pistoletto, en Biella en 1998. Por medio de esta organización, el precursor del movimiento “pobre” da la voz visual a multitud de jóvenes, con programas tan interesantes como los relativos al uso de una producción textil con materiales sostenibles y ecológicos.

"Da Uno a Molti, 1956-1974" es el título de la exposición romana
"Da Uno a Molti, 1956-1974" es el título de la exposición romana

León de Oro por su excelente carrera de más de cuatro décadas -en la Bienal de Venecia de 2003-, el maestro del país con fisonomía de Bota vuelve a acercarse a su público; para proponerle que se mire sin complejos en sus espejos de contemporáneo Renacimiento. Unos artefactos vanidosos de un jugador de las formas sin ases en las mangas, y que siempre desnuda su inteligencia creativa sin importarle la amplitud del espacio.

Más información en http://www.fondazionemaxxi.it

Nota.- Todas las fotografías del presente reportaje tienen el copyright del MAXXI

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language