El Arte en medio del horror nuclear y humano

9
El Fukushima Prefectural Muesum Of Art se sitúa al lado del monte Shinobu
El Fukushima Prefectural Muesum Of Art se sitúa al lado del monte Shinobu

Desde hace unas semanas, Fukushima es una ciudad condenada; por la que circulan con impunidad los fantasmas de la radiación. La central nuclear que alberga este territorio de tradición milenaria, asentado en torno al histórico Monte Shinobu y a tiro de billete de tren del tecnológico paisaje tokiota, amenaza -tras el devastador movimiento sísmico del que fue víctima el país- con desintegrar la naturaleza circundante. Por eso, las mascarillas casi de ciencia ficción colorean la monocroma tonalidad temerosa y asfixiante de unos habitantes que tiemblan ante lo que podría ser una muerte segura, en caso de un escape generalizado provocado por los dañados reactores de la vecina planta energética.

La colección permanente tiene más de 2.000 obras
La colección permanente tiene más de 2.000 obras

Escondido entre las sombras que planean sobre esta prefectura se halla el Museo de Arte, un edificio moderno y de amplias salas al que le pilló el desastre nacional mientras exhibía los trabajos del popular y seguido Estudio Ghibli. Las animaciones diseñadas en la factoría ideada por Hayao Miyazaki en 1985 –y que tomó el nombre de los aviones que lucharon en el Sáhara durante la Segunda Guerra Mundial- dotaron, hasta el aterrador movimiento terráqueo del pasado 11 de marzo, de cromatismo y genialidad artística el espacio que la institución dedica habitualmente a las exposiciones temporales. Pero el desastre acaecido tras el terremoto y el posterior tsunami cortó de lleno la aparente normalidad. Ahora, la confusión hace que las actividades del inmueble cultural estén más o menos paralizadas; mientras los fondos del centro aguardan un futuro incierto, con el espectro de Chernobyl pululando en cada brizna de aire; andidando entre los huecos invisibles de pinceladas sueltas y siluetas marmóreas.

Cuando se produjo el terremoto y el tsunami estaba programada una exposición sobre los Estudios Ghibli
Cuando se produjo el terremoto y el tsunami estaba programada una exposición sobre los Estudios Ghibli

El Fukushima Prefectural Museum Of Art, alzado en el número 1 de la calle Nishiyohan (Moriai), fue inaugurado con todos los honores en 1984, con la misión de convertirse en un referente de las expresiones creativas de la contemporaneidad en esas latitudes. Más de 2.000 obras componen la colección permanente de este particular y efectivo lugar; unión heterogénea destinada a concitar la belleza y el genio de maestros como los impresionistas franceses, con el claro academicismo de los pintores y escultores nipones surgidos en la tierra de Yukio Mishima a paritr del final de la época decimonónica.

La institución fue inaugurada en 1984
La institución fue inaugurada en 1984

Es muy lógico asociar el destino del museo de Nishiyozan con la inmensa institución de similar espíritu que se erige en la ciudad de Hiroshima. Siempre con el recuerdo del bestial e imborrable 6 de agosto de 1945, el Hiroshima Kenritsu Bijutsukan intentó desde su apertura demostrar que después de la destrucción era posible crear Arte; a la vez de ofrecer cama y reposo a las piezas de grandes referentes universales de la Pintura y la Escultura. Ocho habitaciones, denominadas galerías, componen el mapa neurálgico de este centro expositivo. En sus paredes y laberintos hay sitio de sobra para que luzcan con sus mejores pigmentos los sueños de óleo y lienzo pertenecientes al Romanticismo, Impresionismo, Fauvismo, la Escuela de París o la generación de artistas orientales más identificados con las ideas de Picasso, Modigliani, Chäim Soutine o Marc Chagal. Así, las escenas de Shotaro Koyama, Chu Asai, Seiki Kuroda, Takeji Fujishima y Saburosuke Okada se dan la mano con los más representativos cerebros visuales de Europa y América de las postrimerías del siglo XIX y principios del XX.

El futuro es incierto
El futuro es incierto

Las noticias que llegan a Occidente sobre el estado de Fukushima no son halagüeñas, más bien todo lo contrario. La Tierra no está dando muchas esperanzas ni treguas de recuperación al antiguo imperio de los samuráis y el shogunato. No obstante, queda el resquicio siempre alentador de que la solidaridad de la humanidad al completo doblegue a la realidad, para conseguir la ansiada dosis de calma y recuperación que necesitan en estos momentos -de sufrimiento constante- los hermanos del conglomerado de islas que componen Japón.

Para colaborar con los afectados por la catástrofe nipona, los interesados pueden hacerlo mediante donativos directos en las páginas de Save the Children y la Cruz Roja. O bien, mediante SMS, de la siguiente manera:

Los abonados a Telefónica/ Movistar deben mandar “Japón”, al 28077

Los abonados a Vodafone deben mandar “CRE”, al 28052

Todo pasa por acabar con los problemas en los reactores de la cercana central nuclear
Todo pasa por acabar con los problemas en los reactores de la cercana central nuclear

Más información http://www.art-museum.fks.ed.jp

Nota.- Algunas de las imágenes tienen el copyright del Fukushima Prefectural Muesum Of Art.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language